Raspberry Pi, el maravilloso ordenador de los 25 dólares

Síguenos

Raspberry Pi

Quizá algunos recordaréis aquél proyecto de portátil de los 100 dólares, el OLPC original destinado al mercado en desarrollo y que llegó a vender en algunos países. La cosa parece que – desgraciadamente – se quedó ahí a pesar de los rumores de una segunda versión que aún no ha terminado de cuajarse en los laboratorios.

Pero hay alternativas que siguen moviéndose y funcionando. Fijaos en el Raspberry Pi, un ordenador muy malo en comparación con las grandes novedades del mercado actual pero que precisamente juega con eso: ser poco potente pero muy barato, 25 dólares, y en un formato un poco más grande que una tarjeta de crédito. Las versiones alpha del hardware están incluyendo un procesador ARM de 700 MHz. (modelo desconocido), puertos USB 2.0 y un lector de tarjetas SD que servirá como almacenamiento. También incluye salidas de vídeo compuesto y ¡HDMI! integradas y audio por un conector de 3.5 milímetros. Éste es el que denominan Model A, mientras que también tienen pensado distribuir un Model B que tendrá una toma de red Ethernet y 256 MB de memoria RAM integrada en la placa base. Por ahora nada de WiFi, aunque gracias a los USB se podrán ampliar algunas funcionalidades como ésta.

Raspberry Pi

Decir que es interesante es quedarse corto, claro. Raspberry Pi no será un ordenador superventas, si no algo minoritario y genial para ciertos ámbitos. Por ejemplo, fijaos en el siguiente dato: desarrolla una potencia eléctrica de 1 vatio a máxima carga, lo cual es genial en comparación con los equipos normales del mercado – entre 80 y 150 vatios – o con los más ahorradores en este sentido – que usualmente se sitúan en torno a los 30 o 40 -. Raspberry Pi es ideal, por ejemplo, para TPV (Terminal Punto de Venta) o servidores de datos muy básicos que gestionen, por ejemplo, una base de datos de una empresa pequeña o de una tienda. Son simplemente un par de ejemplos, buscando un poco más podremos encontrar unas cuantas decenas más.

Ya imaginaréis que me encanta la idea de Raspberry Pi, un proyecto muy barato y asequible. ¿Cuándo llegará esta maravilla al mercado? Sus creadores prometen que a finales de 2011 por esos 25 o 35 dólares que comentaba anteriormente. Para su funcionamiento requerirá de un sistema Linux – las pruebas las están realizando bajo Debian – y atentos a cómo funciona el mítico Quake 3. Doce años han pasado desde su lanzamiento pero sigue luciendo como entonces:

Por cierto, Raspberry Pi podrá funcionar con cuatro pilas AA, aunque no han especificado su autonomía. El que suscribe estas líneas es un más que posible comprador. ¡Genial!

¿Por qué estos equipos son tan maravillosos?

El avance del hardware en los últimos años ha sido demencial. Fijaos en algo tan simple como la tarjeta gráfica, en cómo eran en 1999 y en cómo son ahora. Algo tan simple como el tamaño repercute directamente en el consumo energético que se ve incrementado muy notablemente dado el tamaño de los componentes internos de la propia tarjeta.

El hardware ha avanzado mucho, pero el software no ha crecido tanto, o al menos no lo ha hecho al mismo ritmo. Ésto ha hecho que un cierto hardware barato hoy en día pueda hacer funcionar software bastante decente, como es el caso del Raspberry Pi o de otros equipos del mercado con la misma idea.

A todo ésto hay que sumarle que, dado que son equipos poco potentes – en comparación con los grandotesconsumen muy poco. El consumo energético es algo que usualmente no lo tenemos en cuenta, pero que es vital para ciertos ordenadores en los que se busca el nivel óptimo entre rendimiento/consumo. Por ejemplo, si como es el caso de este equipo conseguimos reducir un 99% la energía que gastamos… imaginad un ordenador que está constantemente encendido (como en muchas oficinas) y gasta, supongamos, 20 euros al mes. Al año serían 240 euros de un ordenador normal. Si conseguimos reducir la potencia un 99%, por ejemplo pasando de un ordenador normalito de 100 vatios al propio Raspberry Pi (recuerdo, 1 vatio) serían sólo 2.4 euros/año.

Maravilloso.

Si por ejemplo cambiamos los ordenadores de los 350 diputados que tenemos actualmente en el Congreso de los Disputados, pasaríamos de un gasto de unos 84.000 euros anuales a sólo 840 euros. Con sólo cambiar 350 ordenadores de los miles (¿decenas de miles? ¿cientos de miles? ¿millones?) de ordenadores que la Administración Pública española tiene por el país.

Y a un precio de 25 dólares que se amortizarían en poco más de un mes. El mismo caso de la Administración Pública Española podría hacerse en colegios, oficinas, centros de salud, etc.

Por estas cosas este tipo de equipos son maravillosos, ¿no os parece?

Vía | TechCrunch.
Más información | Raspberry Pi.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

45 comentarios