Compartir
Publicidad
¿Qué ha hecho mal Xiaomi?
Móviles

¿Qué ha hecho mal Xiaomi?

Publicidad
Publicidad

Muchos han comparado a Xiaomi con Apple, y no por esa evidente "inspiración" que los productos de Cupertino han aportado al propio catálogo del fabricante chino. La empresa parecía ir directa a convertirse en una de las grandes de la movilidad, con una valoración que superaba los 45.000 millones de dólares a principios de 2015.

Las cosas comenzaron a partir de entonces: la enorme competencia que Xiaomi ha visto en sus propias fronteras y su incapacidad para dar el salto definitivo en esa expansión internacional han hecho que hoy en día su valoración se reduzca a menos de 4.000 millones de dólares. ¿Qué ha fallado en una de las empresas tecnológicas más llamativas de los últimos tiempos? ¿Nos hemos cansado de Xiaomi?

Una competencia feroz, también en China

Como indicaban en IBITimes, todo parecía de color de rosa para la empresa liderada por Lei Jun: los inversores se peleaban por un trocito de este gigante que parecía tenerlo todo muy bien atado en China, y su catálogo de productos seguía (y sigue) sorprendiéndonos por esa notable relación calidad/precio que la diferenciaba de la competencia.

Xiaomi

Sin embargo otros fabricantes supieron aprovechar la misma filosofía aplicada por Xiaomi en China, y además hacerlo con innovaciones con las que la empresa todavía no podía competir. Los dispositivos de Vivo ofrecen pantallas curvas, mientras que Oppo y OnePlus destacaron por sus terminales con carga rápida y Huawei ha sido pionera en la inclusión de cámaras duales o sensores de huella dactilar que luego otros han ido incorporando.

Neil Shah, analista en CounterPoint Research, indicaba que los competidores de Xiaomi tienen "mejor I+D, experiencia en fabricación en segmentos verticales, y una mayor huella geográfica para la distribución. La incapacidad de Xiaomi para innovar de forma independiente es otro de los puntos clave". Como indicaban recientemente en Quartz, la propia estrategia de Xiaomi ha tenido que cambiar ante el ataque de sus competidores, y han tenido que invertir en marketing cuando antes les bastaba con el boca a boca.

Los productos chollo ya no son exclusivos de Xiaomi

El segmento de smartphones en el que Xiaomi destacaba con productos "chollo" -el Mi 5 es su último gran ejemplo- también ha cambiado: otros fabricantes compiten desde hace tiempo con esas propuestas de Xiaomi, y lo hacen además con esos canales de venta que permiten encontrar sus productos de forma oficial a la venta a nivel internacional.

No parece que las gamas medias y de entrada en las que también solían destacar sus productos vayan mucho mejor: la competencia en dichos segmentos es también brutal, y aunque productos como el Redmi Note 3 siguen siendo apuestas notables para los que buscan buenos terminales a precios ajustados, eso ha hecho que entre otras cosas el lanzamiento del Mi Note 2 que esperábamos hace semanas aún no se haya producido.

Ese catálogo de productos que atraen por precio y prestaciones va más allá de los smartphones, desde luego. Xiaomi ha ido expandiendo su oferta y ofrece todo tipo de soluciones en el campo de la informática y también en el de los electrodomésticos. Aunque los productos llaman la atención, la empresa se enfrenta al problema de la distribución. El interés por comprarlos es evidente -el Mi Notebook Air es uno de los últimos ejemplos-, pero encontrarlos fuera de China es complicado en muchas ocasiones, como ocurre con su reciente bicicleta eléctrica

Xiaomi sigue siendo demasiado china

La expansión internacional de la empresa es una mueca. Los terminales de la firma que tanto interés generan durante su lanzamiento llegan con cuentagotas a países occidentales, y conseguirlos en tiendas que aportan sus propias garantías hace que esa relación precio/prestaciones empeore.

Xiaomi2

El precio en yuanes al que se anuncian y el precio al que llegan a mercados como el español es muy distinto. Mientras tanto competidores como OnePlus, Oppo o Huawei ofrecen terminales cada vez más interesantes por precios igualmente sorprendentes, y eso ha hecho que Xiaomi se enfrente a problemas serios en esas gamas.

En esa limitada expansión internacional pesan, y mucho, las amenazas por patentes. Xiaomi está protegida en su propio país, pero incluso en India, el segundo mercado más relevante para la empresa de Jun, Xiaomi se ha enfrentado a demandas por la violación de patentes de Ericsson. A pesar de haber llegado a acuerdos con empresas como Microsoft o Qualcomm para evitar más demandas en este y otros países, su salto a mercados internacionales parece improbable: en cuanto lo haga las demandas probablemente le pongan las cosas imposibles a la empresa.

En Xataka | El fenómeno de Xiaomi explicado en 13 cifras

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos