Síguenos

Nokia 808 PureView

El futuro de Symbian es incierto. El sistema operativo de Nokia llega a su ocaso y parece que los caminos de la finlandesa apuntan a otra dirección. Antes de que llegue el final, quieren brillar con luz propia y demostrarle al mundo cómo se las gastan. Nokia 808 PureView, alias el móvil de los 41 megapíxeles, estará con nosotros dentro de poco.

Le conocimos este año en el Mobile World Congress. Para muchos fue sin duda el teléfono de la feria. Para otros en cambio, una mezcla rara entre especificaciones técnicas sobresalientes, siendo la cámara su principal virtud, con un sistema operativo que había logrado adaptarse a los tiempos que corren. Esta mañana, en un evento de Nokia, hemos tenido la oportunidad de probarlo de nuevo.

41 megapíxeles de resolución y una nitidez jamás vista en un teléfono

Cinco años. Esta cantidad de tiempo, así como una cantidad no determinada de dinero, ha sido lo que ha necesitado Nokia para desarrollar la tecnología PureView. Más allá de ser un amasijo de píxeles lo cierto es que esta cámara tiene mucho que ofrecer.

Nokia 808 PureView

Ya vimos en el Mobile algunas de sus claves: zoom real, un nivel de nitidez realmente elevado para un smartphone y varias opciones y modos que nos permiten sacarle el máximo provecho tanto al hardware de la cámara como al software de Nokia.

Aunque los 41 megapíxeles de Nokia son atractivos, una de las fortalezas del Nokia 808 PureView la encontramos cuando bajamos la resolución de la cámara a cifras más “modestas”, nótese las comillas, como los 8 megapíxeles. La libertad que da a la hora de hacer fotos, controlar diferentes aspectos y sobretodo la ya mencionada nitidez es sorprendente.

Nokia 808 PureView

Es cierto que la calidad es buena, sentimos no colgar fotos hechas con el móvil pero la propia Nokia nos lo ha pedido así, pero no olvidemos que se trata de un smartphone. Podremos hacer muy buenas fotos pero hay que ser conscientes de que compite con estos dispositivos y no con otros como pueden ser las cámaras convencionales.

En este sentido, los halagos que ha recibido Nokia están, desde mi humilde opinión, más que justificados. Será interesante comparar la cámara con la competencia, que viene pisando muy fuerte en este terreno, pero ojo: no olvidemos, insisto, que hay que hacer más cosas bien. Veamos el resto.

Nokia 808 PureView

Nokia 808 PureView, érase una cámara pegada a un teléfono

Lo primero que nos llama la atención cuando lo cogemos es su grosor. Comparado con los smartphones de gama alta en Android, que han decidido apostar por una línea más fina, el Pure
View es un poco más grueso: 13.9mm y 17.95mm en la parte de la cámara, donde hace una pequeña joroba.

En cuanto al resto de dimensiones nos encontramos con 123.9mm de altura y 60.2mm de anchura. La pantalla, de 4 pulgadas, utiliza tecnología AMOLED y display Clear Black como los Lumia 800 y 900. Para protegerla, nos encontramos por encima con una cobertura Gorilla Glass.

Nokia 808 PureView

A nivel de diseño la frontal conserva muchos de los elementos que han caracterizado a Nokia en los últimos años: la distribución de los botones, los acabados ligeramente curvos en las esquinas… La parta trasera es agradable al tacto y aunque la diferencia de peso se nota respecto a otros móviles, pero tampoco es un ladrillo.

En su interior nos encontramos con un chip de tres núcleos: el procesador en sí, 1.3 GHz ARM 11, la GPU y un tercero que se encarga de gestionar de forma independientemente la cámara. Todavía es pronto para sacar conclusiones pero hay que reconocer que mueve Symbian Belle con bastante fluidez.

Quedan muchos aspectos por ver: la cámara a fondo, la grabación de vídeo y el rendimiento del sistema operativo en sí. No obstante, la primera impresión con el Nokia 808 PureView ha sido bastante positiva.

Nokia 808 PureView

No será un superventas, pero Nokia saca músculo y con razón con este smartphone. Es cierto que el sistema operativo no acompaña, y es que a día de hoy este aspecto, junto a su ecosistema, se ha vuelto una clave muy importante para decidir una compra. Tiene lo básico, sí, pero también tiene carencias.

Dentro de poco, recordemos que el teléfono sale a la venta dentro de unas semanas, os traeremos un análisis al detalle con todo lo que ofrece el Nokia 808 Pure View. Estad atentos y, si tenéis oportunidad de probarlo cuando llegue a las tiendas, no lo dudéis. Merece la pena.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios