Intel y los nuevos transistores Tri-Gate '3D' de sus Ivy Bridge

Síguenos

Intel Tri-Gate

Esta semana hemos vivido uno de los grandes hitos de los últimos años. Ha llegado de la mano de Intel, quien ha presentado los Tri-Gates: transistores con estructura tridimensional que, según palabras del conocido fabricante, mejorarán muy notablemente la eficiencia de sus futuros microprocesadores.

Tri-gate es el nombre que la propia Intel le ha dado a la nueva estructura de sus transistores, y que se verá implantada a partir de la próxima generación de chips Ivy Bridge que se prevé llegarán al mercado a finales del actual año. Las mejoras que traen los Tri-gate son muy notables, empezando por un menor consumo que repercutirá en un montón de factores.

Tri-Gate, los transistores 3D de Intel

Intel ha estado investigando este nuevo desarrollo desde 2002, y han tenido que pasar nueve años – casi diez – para que la invención llegue al mercado. La idea tras Tri-Gate es que la estructura de los transistores pasa de ser plana (bidimensional) a tener una nueva dimensión, la altura. La diferencia – explicada muy a groso modo – viene a ser la misma entre un cuadrado y un cubo.

Con esta estructura tridimensional se consigue la creación de un nuevo estado de funcionamiento que permitirá minimizar el consumo energético cuando sea necesario, es decir, cuando la CPU no tenga tareas que realizar. Así se logra optimizar el ratio rendimiento/energía que tan importante se está haciendo en los últimos años.

Repercusiones reales de Tri-Gate

Evidentemente los transistores de un microprocesador es algo que no veremos jamás, no sólo porque están escondidos a la vista si no porque son diminutos: su tamaño es el indicado por el proceso de fabricación, en este caso 22 nanómetros.

Intel ha ofrecido algunos datos numéricos interesantes: en primer lugar, la mejora en el rendimiento con los Tri-Gate se sitúa en un 37% a la vez que mejora el consumo, según el fabricante hasta la mitad. Estas cifras no serán tan bárbaras cuando Ivy Bridge lleguen al mercado, pero sí pueden ser representativas.

Una interesante idea es que los Tri-Gate trabajarán con voltajes bajos, de forma que pueden ser excelentes procesadores para overclocking. No obstante, detalles sobre su funcionamiento real en equipos domésticos irán llegando a medida que nos acerquemos a la fecha de lanzamiento, que recuerdo se sitúa sobre los últimos meses del año.

El cuándo

La incógnita está desvelada: Tri-Gate llegarán con Ivy Bridge, la nueva generación de microprocesadores Intel sucesores de los actuales Sandy Bridge.

Serán procesadores de corte doméstico y, en principio, abarcarán gamas desde las más bajas hasta las altas, aunque los modelos más punteros basados en 22 nanómetros y con Tri-Gate podrían llegar ya entrado el año 2012. Los precios parece que serán los mismos que los de la actual generación, pues tanto Intel como la inmensa mayoría de fabricantes de hardware suelen situar los precios de sus nuevos productos en los mismos rangos que los de anteriores generaciones.

Intel, una máquina en I+D

Mi opinión personal es que Intel es una de las mejores empresas en lo que a investigaciones se refiere, y ésto es precisamente una de las razones por las que sus precios suelen ser sensiblemente más altos que los de la competencia, liderada en este caso por AMD.

Intel CPU

Intel es, junto a IBM, una de las empresas más potentes en el mundo del hardware, gracias en parte a invenciones como la Tri-Gate de la que hablamos hoy, high-K o las continuas mejoras en cada proceso de fabricación en las que Intel es la pionera en ponerlas en marcha.

Ésta es la gran diferencia entre Intel y el resto de fabricantes para el mercado doméstico, donde estos últimos suelen ir siempre un paso por detrás: el ejemplo más claro está en el proceso de fabricación, donde Intel lleva va a saltar a los 22 nanómetros y AMD va a lanzar próximamente sus primeros en 32 nanómetros. Evidentemente, como decimos, la diferencia de precio también existe y suele ser favorable a “los otros”, que ofrecen precios más bajos.

Tri-Gate, conclusiones

Estamos ante otra obra maestra del departamento de investigación de Intel, quien cada cuatro años aproximadamente añade una nueva forma de hacer las cosas. Tri-Gate ha venido para quedarse y será algo que dentro de unos cuantos años veremos con toda la normalidad del mundo.

Mientras tanto, la repercusión real de Tri-Gate es aún desconocida. Intel ofrece sus mejores datos (+37% en rendimiento, -50% en consumo) pero evidentemente ésto no será así en nuestras casas. Sí es cierto que mejorarán los procesadores actuales, pues es algo innato en la tecnología: cada año se lanzan nuevas cosas que hacen que lo anterior se vuelva obsoleto.

Intel Tri-Gate Detalle de la estructura en 22 nanómetros, con Tri-Gate
Intel 32 nanómetros Detalle de la estructura en 32 nanómetros, sin Tri-Gate

Nosotros seguiremos utilizando nuestros ordenadores de la misma manera, ya sean con Tri-Gate o sin él. Quizá los programadores a muy bajo nivel traten con Tri-Gate, pero será un número mínimo de trabajadores y la inmensa mayoría de expertos en software trabajarán siempre en capas superiores.

Una gran noticia para el mundo del hardware, un jaque de Intel a AMD en estos tiempos en los que hay tanta guerra por ver quién la tiene más grande.

Encontraréis mucha más información y explicaciones técnicas en la web oficial de Intel que os dejo a continuación:

Más información | Intel.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

43 comentarios