Compartir
Publicidad

El equipo de Javier Penalva como editor de Xataka y docente TIC: ordenador, impresora 3D, gadgets y más

El equipo de Javier Penalva como editor de Xataka y docente TIC: ordenador, impresora 3D, gadgets y más
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mucho ha llovido desde que Javier Penalva pusiera un pie en Xataka. Concretamente doce años, un largo viaje que le ha permitido ostentar el título de ser el editor que más artículos ha redactado con 18.772 piezas (y subiendo). En ese tiempo ha cambiado Xataka, el propio Javier y por supuesto su equipo. Charlamos con el murciano para que nos cuente qué gadgets y herramientas emplea en su día a día, tanto en su trabajo como editor de Xataka como de profesor de robótica.

Un early adopter de libro

Antes de entrar en Xataka, Penalva ya quería probar cualquier gadget que aparecía: "Tengo ansiedad por probar y tener el máximo número de cacharros posibles. Un early adopter de manual, pero enfermizo. De los de cambio de color de un cacharro y pensar que ya el anterior no me sirve. Me pasó especialmente con los primeros teléfonos móviles. Tengo especial recuerdo del Motorola MPX220, que si no me falla la memoria, fue el modelo que me obsesionó durante un tiempo por ser de los primeros en dejar al usuario “cacharrearle” el sistema operativo."

"Con el tiempo he conseguido reducir ese mal e intento comprar y usar el menor número de dispositivos posible. Pero no voy a mentir y decir que me resulta algo sencillo de llevar en el día a día. Tengo crisis y recaídas más a menudo de lo que querría."

Con este antecedente, parece obvio que el trabajo de probar lo último que sale al mercado en el ámbito tecnológico para Xataka le sienta como un guante.

Para trabajar: cuatro ordenadores y tres sistemas operativos

Penalva distribuye su jornada entre Xataka y las clases de robótica, dos espacios muy diferenciados para los que emplea herramientas distintas.

Parte del trabajo en Xataka de Javier Penalva es probar hardware y para ello emplea un versátil PC de sobremesa con el que además diseña piezas para posteriormente imprimir en 3D e incluso juega de vez en cuando:

"Su configuración está basada en la plataforma Ryzen, concretamente un Ryzen 5 2400G (151 euros) montado en una placa base MSI B350I Pro A. Como memoria RAM no he escatimado y cuento con 32 GB distribuidos en 4 módulos de 8 GB, los Corsair Vengeance Performance (137,14 euros). La tarjeta gráfica es una GTX 1070 Ti (459,99 euros) que me da de las mejores relaciones calidad/precio del mercado. "

Zona Montaje

Este ordenador hecho a medida por él mismo le ha permitido personalizar al máximo los componentes integrados, ajustándolos a sus necesidades:

"Como no necesito mucho almacenamiento porque intento trabajar lo máximo posible con discos duros virtuales, toda la memoria interna del ordenador la tengo asociada a discos SSD. Concretamente en una configuración con dos unidades: por su rendimiento y porque era una buena oferta en su momento, elegí un SSD Samsung 960 EVO NVMe de 500 GB M.2 (154 euros(154 euros) donde va instalado el sistema operativo. Luego tengo una unidad de respaldo para datos de 1 TB, concretamente un WD Blue (149,90 euros), que compré por relación calidad/precio dentro de los que incluyen tecnología 3Dnand."

Finalmente, Penalva nos detalla que siente especial predilección por la carcasa escogida por su diseño y materiales: "Me gusta mucho la torre escogida. Es una de NZXT con carcasa de acero y uno de los laterales transparentes. (64,90 euros).

Para su trabajo como editor emplea un iMac Late 2012 de 21,5 pulgadas: "Es silencioso, tiene una pantalla de mucha calidad, ocupa poco y para la mayoría de usos que le doy, su diagonal es suficiente. Uso iMac principalmente por el sistema operativo y el ecosistema de aplicaciones al que me acostumbré hace años. Ahora cada vez es menos determinante porque el 90% de mi labor diaria pasa vía navegador web, y encima suelo usar Firefox en vez de Safari. Si me mantengo en él es por algunas aplicaciones como Things y por comodidad con mi equipo en movilidad, que va bajo iOS."

Sin embargo, a su iMac no le acompañan teclado y ratón de Apple, sino de Logitech: "Me parecen los de más calidad pese a su alto precio. En escritorio soy desde hace años fiel al Logitech MX Master original (104 euros) y el teclado Logitech K810 (110 euros), también con muchos años a sus espaldas pero que nunca me ha fallado. Tiene retroiluminación, carga por microUSB, tres perfiles bluetooth seleccionables con un solo toque y un recorrido para mí ideal. Además es suficientemente compacto como para llevármelo de viaje si quiero. "

Teclado Raton

A estos dos sobremesa le sumamos un tercero, ubicado en su centro de enseñanza: "En la parte de docente el equipo que uso está compuesto por un viejo portátil bajo Windows 7, versión necesaria para los drivers y software de robótica Lego con el que programo con mis alumnos."

Apuesta por el software libre para la docencia

Aunque en su vida personal Penalva se decanta por Apple, en sus clases el software propietario de LEGO es la excepción que confirma su apuesta por el software libre: "Lo habitual es usar Windows en el aula por licencias que paga la Consejería, pero hay un proyecto del centro para promover los contenidos libres y hemos comenzado el plan con el uso de Raspberry Pi como equipos de clase".

De hecho, se confiesa un enamorado de este pequeño ordenador, que emplea tanto en la docencia como en su vida en casa:

"Llevo siempre conmigo una Raspberry Pi 3B (37,99 euros) montada en una caja transparente como la del kit de Aukru (11,99 euros). Con este sistema realizamos las prácticas de ofimática, redes, software para programar Python y Scratch, Minecraft Pi, además de contar con un navegador solvente. En casa la usamos bastante, tanto como centro multimedia rápido como de ordenador principal para los niños. Para ellos uso la distribución Kano almacenada en una microSD específica. "

Raspi

Javier Penalva es el encargado de llevar a cabo este proyecto de software libre, formando tanto a los alumnos como al resto del profesorado. Nos cuenta cuáles son las razones de su elección de Raspberry Pi:

" Su elección atiende a varios criterios: uno de ellos fue el económico, pues son productos muy asequibles y que, correctamente configurados, ofrecen más que suficiente para las tareas que debemos realizar en clase. Usando las Raspi propiciamos también que los alumnos conozcan y valoren el entorno Linux y el hardware libre. Quedan bastante sorprendidos de poder hacer lo mismo que en equipos Windows pero sin pagar nada y con hardware que no se creen que cueste menos de 40 euros."

Respecto a su instalación: "Las aulas para enseñanza digital están montadas sobre equipos Raspberry Pi 3 Model B para aprovechar su conectividad Wi-Fi, aunque por la saturación que sufre el punto de acceso de cada aula, en los próximos meses se cableará entera. Están situadas bajo las mesas, protegidas con carcasas hechas a medida y que las dejan inaccesibles a los alumnos al tiempo que permiten la salida del cableado necesario para el monitor y el combo teclado/ratón."

No obstante, el curso que viene probarán con otra microplaca nacida para la enseñanza, la MicroBit: "Tenemos en mente las placas MicroBit (18,98 euros) por la integración que ahora han ganado con Scratch 3.0, el software base con el que introducimos en la programación."

En robótica, el clásico LEGO va dejando paso al libre Arduino

Aunque la mítica LEGO sea la marca de referencia de la robótica aplicada a la docencia, su entorno propietario presenta un reto que dificulta el acercamiento de los robots a los más pequeños: "Los kits de LEGO están muy bien, son completos, sencillos pero potentes y muy atractivos para los alumnos. Además las competiciones más conocidas son de ellos, pero pocos centros públicos e incluso privados pueden permitirse la cantidad de kits que necesitas en un aula normal."

Penalva nos explica cómo ha cambiado el panorama con la llegada del hardware libre a las aulas: "La robótica educativa estaba limitada hasta la llegada de los kits con Arduino y similares, basados en hardware libre, y que han democratizado el acceso a ese aprendizaje sea cual sea tu centro o nivel social."

Así, sus viejos kits de LEGO han ido dejando paso a kits Arduino:

" Algunos grupos de robótica experimentan también con kits de LEGO. Por una dotación muy antigua de hace más de 10 años, contamos con varios kits de los RCX 1.0, el primer set de LEGO para educación. De ellos aprovechamos el interés de los alumnos por ser LEGO, pero su uso ya es prácticamente anecdótico en favor de los kits Arduino que programamos con las Raspberry Pi. Se trata de modelos libres, económicos y con grandes posibilidades educativas"

De acuerdo con la experiencia docente de Penalva, su elección son los modelos de BQ: "Usamos el kit de BQ para educación (109,90 euros). Me gusta porque no necesitas placa protoboard para conectar elementos y sensores, pero por otro lado puedes usar cualquiera de terceros al estar basado en hardware libre. Además, el entorno de programación BitBloq es muy amigable, permitiendo programar tanto usando código como lenguaje basado en bloques.. Tengo de respaldo una genérica de Freearduino (19 euros). Para el trabajo directo con sensores son las mejores opciones que he encontrado en el mercado. "

La aventura de lanzarse a la impresión 3D con un modelo DIY

Zona Maker

Javier diseña las piezas de los robots que emplea en clase o descarga las plantillas de Thingiverse. A partir de este punto, las imprime con su impresora 3D, un modelo que construyó el mismo: "La impresora 3D que tengo es una básica y de montaje DIY. Es una clásica de iniciación, la Anet A8 (193 euros)"

"No fue complicado montarla, eso sí, mejor con tutoriales de Youtube. Como filamento uso los que vende BQ (17,99 euros), a los cuales llegué después de probar bastantes más genéricos pero que no me ofrecieron la fiabilidad de este PLA de BQ. Y me hice una cama de vidrio a medida."

Penalva nos explica que lo mejor de esta impresora es que está basada en hardware libre: "Gracias a eso hay una amplia comunidad a la que pedir ayuda o recurrir para solucionar problemas o lo más interesante, mejorar la impresora con piezas que podemos imprimir con ella misma. O cambiarle la placa o fuente de alimentación, una de las mejoras que tengo pendiente realizar en cuanto pueda sacar un rato."

Otras características a tener en cuenta de la Anet A8 tras haberla montado y probado exhaustivamente son: "Cuenta con pantalla LCD para conocer el estado de la impresión. Es completamente abierta, por lo que hay que llevar cuidado con las zonas calientes como la cama o el extrusor. También incluye ranura para tarjetas SD y poder cargar diseños para imprimir directamente. A mí me viene muy bien porque así puedo moverla a una zona donde no moleste cuando la dejo por la noche imprimiendo, porque hace ruido."

Aunque está contento con su impresora, nos hace una recomendación: "Si ahora tuviera que comprar un modelo también para montar, mi elección sería la Ender 3 224,69 euros. De las impresoras asequibles y DIY es de las que menos fallos o mayor fiabilidad está dando en la actualidad".

Un iPad Pro y un ultrabook de Xiaomi para trabajo en movilidad

Tanto cuando se va de viaje como cuando va a clase, Javier Penalva combina un iPad Pro 2018 con un Xiaomi Mi Notebook Air:

"Si básicamente tengo que escribir, gestionar redes sociales, leer y editar alguna foto rápidamente, el iPad me da todo lo que necesito. Pero todavía hay situaciones, tanto de viaje como en clase, donde la versatilidad de un portátil es necesaria. En ese caso recurro a un Xiaomi Mi Notebook Air de 12,5 pulgadas. Va muy justo de rendimiento y batería, pero para lo poco que lo suelo necesitar, me sobra. Es compacto, ligero y el teclado me gusta. Además me sirve para retomar flujos de trabajo bajo Windows".

En ese caso vuelve a apostar por la comodidad de un ratón inalámbrico: "Cuando trabajo con portátiles necesito un ratón para sentirme cómodo. Como en casa, aquí no hago experimentos y voy a lo seguro, que en mi caso es Logitech. El modelo que tengo desde hace años es el MX AnyWhere original (64,99 euros), pero cuando tenga que renovarlo, será su nueva versión seguro"

Su compra maestra: una mochila donde cabe todo

Con las mochilas, a Penalva le pasa lo mismos que con los gadgets: "Las quiero todas. No llego al nivel de la misma mochila en diferentes colores según la climatología o el día de la semana, pero casi. Por suerte en ese proceso de reducir equipamiento, actualmente funciono básicamente con dos modelos: uno para el día a día y viajes frugales, y otra para cuando necesito cargar con algo de ropa para pasar una noche fuera o diferentes cacharros y material. "

"La del día a día y con la que estoy muy contento es la Eastpack Buckler Black Denim (43,40 euros). No es barata pero me sirve justo para lo que la quería: comodidad y resistencia. En ella cabe perfectamente el iPad Pro con mi bolsa de accesorios y en caso necesario, el Xiaomi Mi Air 12 para cuando lo necesito. Su principal defecto está en en que no hay muchos compartimentos protegidos o al menos cerrados en su interior, así que los objetos o accesorios sueltos conviven en medio de un auténtico caos."

Accesorio

Algo que soluciona con un una bolsa de organización de cables, un accesorio que se ha convertido en un imprescindible en su día a día: "Compré la bolsa Pro Case (11,20 euros) y me acompaña allá donde voy. Su apertura completa es cómoda para tener muchos accesorios bien almacenados y organizados al alcance, y cerrada no ocupa mucho. La uso a diario para llevar cables de todo tipo, adaptadores, alguna tarjeta de memoria y pendrive, batería externa, los Airpods, unos segundos auriculares de cable de Xiaomi y algún bolígrafo."

Pero si hay una mochila que se ha convertido en compra maestra es la Thule Stravan: "Cuando necesito tener más espacio tengo la Thule Stravan (109 euros), seguramente de las mejores compras que he hecho nunca, tiene más de 5 años y está como nueva. El material con el que está fabricada es de lo más resistente para el día a día, y tiene sitio protegido para el portátil, así como para gafas de sol.".

Mochial Thule

Sus próximos objetivos: experimentar con la domótica y las redes mesh

Penalva nos señala dos vertientes hacia las que ha puesto el ojo: "Por un lado me encantaría llenar la casa de sensores para obtener datos e información con la que “jugar” y sacar conclusiones, razón por la que me planteo hacerme con el pack de Netamo (322,44 euros) compuesto por su estación meteorológica, anemómetro y pluviómetro, y calmar un poco mi curiosidad por los datos y la meteorología."

Ubi

Otro aspecto que le apasiona es la conectividad WiFi Mesh: "Vivo en una casa con dos plantas y buhardilla y las redes mesh me permiten una mayor cobertura y cambio entre puntos más transparente. Tengo en seguimiento el Ubiquiti Amplifi Home (365 euros), que estoy convencido que me encantaría por la unión de diseño, rendimiento y gestión sencilla."

Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio