La UE acepta al fin cambiar el sistema energético: España podrá fijar un precio máximo sin contar el gas

La UE acepta al fin cambiar el sistema energético: España podrá fijar un precio máximo sin contar el gas
65 comentarios

Parecía un tema tabú, pero por fin la Comisión Europea ha aceptado cambiar el actual sistema marginalista de precios del sector energético y desvincularlo temporalmente del precio del gas, completamente desbocado debido a la guerra con Ucrania.

Así lo ha anunciado Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea: "tenemos que actuar ahora para mitigar el impacto del aumento de los precios de la energía". En el nuevo plan REPowerEU, se describen una serie de medidas para responder al aumento de los precios de la energía y diversificar el suministro de gas. Unas medidas que, por primera vez, incluyen regular el precio del sistema energético y establecer un precio máximo.

Limitar el precio de la energía al fin está encima de la mesa oficialmente

Se da la particularidad que España tenía un límite de casación del 'pool' eléctrico de 180€/MWh, pero en 2019 se amplió hasta los 3.000€/MWh para armonizar el mercado con los países vecinos e ir hacia la creación de un mercado único de la energía. Entonces el límite de España parecía una locura, pero ha quedado claramente desfasado con la enorme subida de estas últimas semanas.

Ahora la Comisión Europea acepta la medida planteada por países como España y admite que permitirá poner un precio máximo al precio de la energía, pese a que si se tiene en cuenta el gas este debería ser mucho mayor. Un límite mucho menor que los 3.000€/MWh actuales en el mercado diario o de 9.999€/MWh en el mercado intradiario continuo, que no dejan de ser un tope casi técnico para evitar irregularidades puntuales. Todavía no se ha concretado este límite. La Comisión Europea dará más detalles las próximas semanas.

Si el pasado otoño se tomaron medidas como la rebaja de impuestos y ayudas estatales, ahora la Comisión Europea plantea una nueva ronda de medida entre las que se incluye por ejemplo que se deberá garantizar que el almacenamiento subterráneo de gas alcance un mínimo del 90% de su capacidad para octubre de cada año (y así poder tener reservas suficientes para invierno).

La Comisión explica que "están abiertas todas las opciones de emergencia con el fin de limitar el efecto contagio de los precios del gas en los precios de la electricidad, tales como límites temporales de precios". Aquí son bastante cautos y pedirán informes a la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER) para evitar los posibles inconvenientes, como que haya disparidad de precios entre los distintos países y se genere desigualdad.

Este conjunto de recomendaciones de la Comisión recoge todas las solicitudes de países como España, donde el precio del gas acaba marcando el precio de la energía pese a que en España su peso es considerablemente más reducido que en el norte de Europa. Todavía no se sabe cómo se implementará este máximo. Afortunadamente, ya es una opción contemplada oficialmente.

Imagen | Anton Romanko

Temas
Inicio