Un maletín con mini bombonas de hidrógeno: en Japón ya venden generadores portátiles que no se degradan ni emiten

Un maletín con mini bombonas de hidrógeno: en Japón ya venden generadores portátiles que no se degradan ni emiten
15 comentarios

El problema de las baterías es que no puedes guardarlas indefinidamente porque sufren de degradación. No ocurre lo mismo con el hidrógeno, que puede ser almacenado hasta el momento que queramos aprovecharlo con mucha menos pérdida. Bajo esta idea, la startup japonesa Scitem va a empezar a vender los primeros generadores portátiles basados en hidrógeno.

A partir de esta primavera se podrán adquirir pequeños generadores de energía, del tamaño de un maletín. En su interior habrá cartuchos de hidrógeno intercambiables. Una especie de mini bombonas de hidrógeno que permiten producir electricidad en contacto con el oxígeno del aire.

Un maletín de hidrógeno para cargar el PC o la bicicleta eléctrica

La idea de estos generadores portátiles es poder tener acceso a energía en el momento que lo necesitemos, con el añadido de que el sistema no emite CO2 y tampoco se degrada significativamente con el tiempo como ocurre con las baterías de litio.

Como describe Nikkei, el sistema funciona con pequeñas bombonas fácilmente intercambiables y que permiten generar hasta 30 W de potencia, suficientes para poder cargar un portátil o incluso un pequeño vehículo, como la bicicleta eléctrica.

Hidrogeno

El generador permite recargar dispositivos a través de un enchufe tradicional o cable USB. Pero lo más innovador es que han logrado crear un sistema alrededor del hidrógeno y con un coste relativamente asequible para estar basado en el hidrógeno. Scitem plantea un coste de 500.000 yenes, unos 3.800 euros al cambio.

Este coste es para la versión de 30W, pero la compañía ya piensa en otros generadores con diferentes niveles de potencia. Hasta la fecha la compañía vendía generadores de hidrógeno para empresas e investigación, pero este es el primer paso con vertiente comercial de cara al usuario de a pie.

La solución de Scitem no tiene motor, no hay vibraciones y no emite dióxido de carbono. El hidrógeno es un vector de energía abundante y potencialmente asequible, pero su mayor desafío es a la hora de transportarlo y administrarlo. Precisamente por eso este pequeño maletín energético es una solución tan interesante. Veremos hasta qué punto pueden ofrecerlo al precio que prometen y hasta qué punto pueden producirlos en masa.

Vía | Mixx.io

Temas
Inicio