Sigue a

Nokia Microsoft

Independientemente de cuáles sean las consecuencias, hoy es un día histórico. La alianza estratégica anunciada por Nokia y Microsoft es una enorme piedra en el estanque de la telefonía móvil cuyas olas no dejaremos de ver en lo que queda de año.

La primera consecuencia de esta unión es la evidente. Nokia abandona Symbian como sistema operativo para su segmento smartphone. Los teléfonos de gama alta que fabrique Nokia en adelante llevarán instalado Windows Phone 7. Pero este no es, ni mucho menos el único cambio. La alianza Nokia-Microsoft va mucho más allá.

Como algunos ya han apuntado, el hardware existente en los teléfonos Nokia actuales no es fácilmente portable a Windows Phone 7. A primera vista podríamos asumir que Nokia tendrá que cambiar completamente su estrategia, sobre todo en lo que respecta a los procesadores de sus teléfonos.

Pero la cosa no se queda ahí. En el comunicado oficial se dice textualmente que ‘Nokia ayudará a guiar el futuro de Windows Phone. Nokia contribuirá con su experiencia en diseño de hardware y soporte de lenguajes para ayudar a Windows Phone a llegar a un mayor número de rangos de precios, segmentos de mercado y zonas geográficas’.

Nokia ayudará a guiar el futuro de Windows Phone

Nokia llevará la voz cantante en lo que a desarrollo de software se refiere, y Microsoft aportará su bien engrasada maquinaria a la hora de mover los avances de la finlandesa. En definitiva, que no sólo implica que Nokia probablemente mejore el hardware de sus móviles para adaptarse, sino que es muy posible que los de Helsinki contribuyan a extender Windows Phone 7 a gamas más bajas, todo un caramelo para Microsoft.

Nokia Microsoft

En cuanto a la mención de zonas geográficas, Nokia lleva años cerrando acuerdos de facturación en países emergentes donde el uso de tarjetas de crédito es limitado. En virtud del acuerdo entre ambas compañías, Microsoft gana acceso a todos los mercados emergentes en los que Nokia es el rey. Con la adopción de Windows Phone 7, Nokia también obtiene un acceso privilegiado en el mercado estadounidense, donde no pintaba nada hasta ahora.

Adiós OVI, adiós Nokia Mapas

El acuerdo entre Nokia y Microsoft también supone algunas uniones que a muchos les pueden resultar antinaturales. La primera es la absorción de Nokia Mapas por parte del servicio cartográfico de Microsoft, Bing Maps.

En este matrimonio, Nokia pone el excelente servicio de geolocalización y mapas que compró en su día a Navteq. Microsoft, por su parte, pone su servicio de búsquedas global basado en Bing, y el interfaz gráfico de sus mapas, más actualizado que el de la finlandesa. Conviene recordar también que Microsoft tiene a Bing mejor posicionado en lo que a publicidad se refiere. El servicio Adcenter ahora queda a disposición de lo que Nokia necesite.

Nokia Microsoft

Otra de las víctimas del acuerdo es OVI. En la nota oficial se dice que ‘La tienda de contenidos y aplicaciones de Nokia se integrará con Microsoft Marketplace para una experiencia de usuario más integrada’. Este movimiento es evidente. Al fin y al cabo, no tendría mucho sentido meter un acceso directo a OVI en Windows Phone 7 cuando ya tiene su propia tienda de aplicaciones.

La tienda de contenidos y aplicaciones de Nokia se integrará con Microsoft Marketplace

Lo que aún queda por ver es cómo afectará este cambio a las aplicaciones Symbian, y como influirá a los desarrolladores que trabajan para esta plataforma. Es posible que OVI se mantenga un tiempo para dar servicio a Symbian. También es posible que desarrollen una aplicación Microsoft Marketplace para los terminales de gama media. Este tipo de decisiones aún están en al aire.

Implicaciones financieras y estructurales

En los días previos a este anuncio, las acciones de Nokia no respondieron mal a los rumores sobre Windows Phone 7. Nada más conocerse la noticia, las acciones de la finlandesa han caído un 9.31%. Es el susto habitual de los mercados y, mientras escribo estás líneas, el bajón inicial ha dado paso a una progresiva recuperación.

Nokia ya ha dejado muy claro que no va a hacer públicas expectativas de crecimiento para 2011, y que este y 2012 serán años de transición a nivel de cuota de mercado y crecimiento. La finlandesa espera un crecimiento moderado y hasta ahí podemos leer. Decir otra cosa sería sacar a pasear la bola de cristal.

Nokia Microsoft

Más cambios. Como ya se apuntaba hace días, el acuerdo llega tras una criba notable en la estructura corporativa de la compañía. Aparte de cambiar todo el consejo directivo, a partir del uno de abril se crean dos divisiones diferenciadas de Nokia: Smart Devices, y Mobile Phones. Ambos departamentos serán independientes económicamente y podrán tomar sus propias decisiones en marketing e I+D. Navteq y Nokia-Siemens Networks mantienen su independencia operativa, al menos de momento.

El futuro de Symbian y Meego

¿Qué pasa entonces con Symbian y Meego? No desaparecen ni mucho menos. Symbian pasa a ser una franquicia de la que seguirán disfrutando los móviles de la recien creada División Mobile Phones. Nokia no está dispuesta, ni por un cortijo, a abandonar una base de 200 millones de clientes.

La compañía, de hecho, espera vender todavía otros 150 millones de terminales Symbian en los años venideros. La idea más lógica es ir ganando adeptos a Windows Phone 7, pero el que quiera Symbian lo seguirá teniendo, aunque no en móviles de gama alta.

Nokia Microsoft

Y llegamos a Meego. Nokia tampoco discontinúa su proyecto de futuro. Meego pasa a convertirse en una plataforma Open Source que seguirá desarrollándose al ritmo actual y que verá su primer terminal antes de que acabe el año. Nokia se reserva este as en la manga como sistema operativo para móviles de gama muy alta. Quizá incluso se atreva con un tablet. Lo que está claro es que no va a desaparecer ni mucho menos.

Nokia y la navaja de Ockham

El principio de la navaja de Ockham dice que la respuesta más simple tiene siempre más posibilidades de ser la correcta. ¿Debería haber adoptado Nokia Android? Sinceramente creo que no. Es seguro que la finlandesa y Google han estado hablando, pero los de Mountain View están en una posición demasiado fuerte como para que Nokia se sintiera cómoda a nivel de desarrollo de software. Seguramente el precio (político) que pedía Google a cambio de su sistema operativo era excesivo. Eso por no mencionar que las actualizaciones con Android siempre son una incógnita.

Con Windows Phone 7, aunque Ballmer nos caiga mejor o peor, Nokia tiene el balón de oxígeno que necesitaba y, lo que es más importante, un plan para el futuro en el que no va a estar a expensas de lo que dicte Microsoft. Y, mientras tanto, puede dedicar tiempo y recursos para convertir a Meego en el bombazo que todos queremos que sea.

En la quiniela de sistemas operativos, Windows Phone 7 era la respuesta más simple y la que a la postre ha sido la correcta. Nokia ha utilizado la Navaja de Ockham para amputarse un miembro llamado Symbian, un apéndice que le ha dado muy buenos resultados, pero cuya poda era necesaria si quería afrontar con éxito el futuro. Cómo suele decirse en las bodas, con la unión entre Nokia y Microsoft no perdemos una hija, ganamos un hijo. Desde aquí les deseamos que sean felices y que desarrollen las mejores perdices, que es lo que, al fin y al cabo, todos queremos.

Actualización

Los últimos datos desde Business Insider revelan que la alianza entre Nokia y Microsoft ha supuesto un fuerte desembolso económico para esta última. Todo parece indicar que ha tenido lugar un agresivo proceso de puja entre Microsoft y Google por ver quien se llevaba el gato finlandés al agua. El componente económico no debería extrañar a nadie a estas alturas, y raro será que llegue a hacerse pública la cifra algún día. Nuestro compañero Kote amplia los datos en Xatakamóvil.

En Xatakamóvil | Microsoft ha tenido que pujar muy fuerte para que Nokia eligiera Windows Phone 7

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios