Síguenos

Fibra óptica en España: pasado, presente y ¿futuro?

Hace una semana que vimos como dos grandes rivales históricos, no solo en España si no en otros países también, como Orange y Vodafone se unían para plantar cara a Movistar con un despliegue de fibra óptica hasta el hogar que promete llegar para 2017 hasta seis millones de hogares y oficinas ofreciendo conexiones que con sus redes actuales serían imposibles.

Pero para que dos de las empresas que más tiempo llevan exprimiendo el viejo par de cobre se hayan puesto de acuerdo para renovar su red anteriormente han tenido que haber mucho movimiento, movimientos que vamos a repasar en un breve vistazo a la historia de la fibra óptica en España.

Primeras pruebas piloto en 2005

Allá por 2005 Telefónica decidió que era hora de ir preparando un futuro en el que su gran red de par de cobre fuese insuficiente para dotar de la velocidad necesaria a sus clientes de Banda Ancha y comenzó a realizar sus primeras pruebas de FTTH en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón y en el barrio la Latina de la capital, ofreciendo ya entonces una conexión de 50 Mbps de bajada.

Posteriormente, ya en 2008, fue Orange el otro gran operador que comenzó con sus primeras pruebas piloto en Madrid y Barcelona pero antes de eso comenzó a funcionar la red Asturcon, una red de financiación pública que alcanzó poblaciones asturianas que de depender de la inversión privada seguirían abandonadas a su suerte, y que explotan en la actualidad Orange, Telecable y Adamo.

En el mismo 2008 fue cuando Telefónica definitivamente comenzó a comercializar abiertamente conexiones de fibra óptica, que los operadores alternativos pueden revender mediante una oferta mayorista pero limitado a una velocidad de bajada de 30 Mbps que hace poca atractiva esta oferta al ofrecer Movistar ya hoy en día conexiones con 100 Mbps que dejarían muy atrás la posible reventa de su competencia.

Ono y las cableras regionales, no es fibra todo lo que reluce

Y muchos echaréis en falta en este repaso a la historia de la fibra óptica en España a Ono y las cableras regionales Euskaltel, R y Telecable, que siempre, y lo siguen haciendo, han presumido de las bondades de la fibra óptica, pero lo suyo no se trata exactamente de fibra óptica hasta el hogar (FTTH).

Diagrama de una red HFC

Las redes HFC (Hybrid Fibre Coaxial, Híbrida de fibra y coaxial) de estas compañías usan fibra óptica hasta cierto punto del despliegue pero nunca hasta los hogares de los clientes, ya que en el último tramo usan cable coaxial, más barato y que sobre todo facilita la instalación en los edificios y la entrada hasta dentro de los hogares.

A pesar de no llegar con la fibra óptica hasta el interior de los hogares esta tecnología ya está permitiendo que los operadores mencionados puedan ofrecer a particulares conexiones con 150 Mbps de bajada e incluso R y Telecable ya han anunciado que durante este año ofrecerán 200 Mbps de bajada.

Situación actual, Movistar vuelve a dominar

Pero tras hacer un breve repaso a como ha evolucionado la fibra óptica hasta el hogar toca hacer ahora un repaso a la situación actual del FTTH en España. Cada nota mensual que emite la CMT, donde se hace un breve repaso de los clientes que gana o pierde cada operador según la red empleada, xDSL, HFC o FTTH, el resultado suele ser siempre el mismo.

El FTTH viene siendo desde hace meses la red que tira de la Banda Ancha fija, ya que mientras el conjunto de líneas de fijas con Internet creció tan solo un 3.9% de enero 2012 a enero de 2013 las líneas de FTTH crecieron en el mismo periodo un 95.7%, mientras las líneas xDSL subieron un 2.9% y las de HFC se mantuvieron en el mismo nivel.

Cuota de mercado en FTTH a enero de 2013

La nota de este pasado mes de enero reflejó que en España había 354.408 líneas FTTH ya funcionando pero el reparto de estas es prácticamente inexistente, ya que el 97% de estas líneas corresponden a Movistar, dejando solo 9244 líneas FTTH en manos de otros operadores.

Claro que ese dominio casi absoluto del operador histórico es gracias a su impulso inversor en esta tecnología pero es algo preocupante y por lo que los operadores alternativos se están quejando a los reguladores.

Un futuro prometedor

Pero visto el dominio absoluto de Movistar en el FTTH, que no tiene pinta de ir a menos a corto plazo, y que la red de par de cobre cada vez demuestra más sus limitaciones, los operadores alternativos parecen decididos a comenzar con sus propios despliegues en un intento de no dejar escapar alos usuarios que quieran conexiones de altas velocidades.

Orange fue la primera en hacer pruebas piloto y también la primera en anunciar su propio despliegue masivo de fibra óptica hasta el hogar, que preveía alcanzar un millón y medio de hogares con una inversión estimada en 300 millones de euros y que estaba abierto a acuerdos con terceros, acuerdos que ya han llegado en forma de alianza con Vodafone.

Ese acuerdo ha puesto el mercado patas arriba, ya que ambos operadores se han comprometido a desplegar cada uno una red que alcanzará tres millones de posibles clientes, seis millones entre ambos ya que las redes no se solaparán, para 2017 en lo que supondrá la primera gran alternativa a Movistar.

Objetivo de despliegues anunciados

Eso si, ambos operadores volvieron a remarcar que su acuerdo esta abierto a la entrada de más socios (¿Jazztel o las cableras?) pero que necesitan de la ayuda del regulador, la CMT, para que Movistar se abra a compartir las verticales de los edificios en los que ya tiene desplegada su fibra, al ser este un punto muy conflictivo por las reticencias que pueden presentar las comunidades de vecinos a ver sus fachadas “ensuciadas” por cables.

Este punto es el que ya tiene avanzado Jazztel, que tiene previsto en principio acometer un despliegue horizontal (el correspondiente a las calles) en solitario pero que parte con la ventaja de haber llegado ya a un acuerdo con Movistar para compartir las verticales de los edificios.

Aún así habrá que seguir atentos a una posible alianza de Jazztel con Vodafone y Orange, para tener un mayor alcance y reducir el coste, aunque su acuerdo con Movistar podría suponer un freno para unirse a dicha alianza.

Incognitas por desvelar

Ahora habrá que estar atentos no solo a los movimientos de otros operadores, como Jazztel o incluso las cableras, que aprovechando el paso dado por Vodafone y Orange podrían sumarse al acuerdo formando un fuerte bloque capaz de acometer un despliegue que plante cara a Movistar, el operador que más FTTH tiene tendida ya y que más prevee tender.

Además Vodafone ya dejó caer que estarán inclusos abiertos a revender el acceso a su FTTH a otros operadores, como acaba de hacer con el ADSL con Pepephone, por lo que podríamos ver ofertas de operadores que no se han atrevido a acometer la inversión que supone participar directamente en el despliegue.

También podemos esperar novedades desde la CMT, futura CNMC, que ya dijo que se planteaba eliminar el límite de 30 Mbps de bajada impuesto hasta ahora a la oferta mayorista de la fibra de Movistar, que podría cumplir así con la petición del resto de operadores, que siempre han querido poder revender conexiones usando la fibra del ex-monopolio sin tener límites en la velocidad.

Lo que si debería preocuparnos más es que los despliegues anunciados serán totalmente beneficiosos para aquellos usuarios a los que les llegue pero no hará más que acrecentar la diferencia de opciones de Banda Ancha fija disponibles entre los habitantes de ciudades más grandes y pequeñas poblaciones.

Un crecimiento de la llamada Brecha Digital que solo puede ser paliada con iniciativas públicas, un tanto complicados en un entorno económico complicado pero que ya vimos en Asturias, o con el despliegue de otras opciones más económicas y rentables para los operadores como bien podría ser el LTE.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios