Síguenos

m590_purple_hi_res.jpg

Kodak no da su brazo a torcer. Tras unos años en que sus cámaras de fotos tenían cierta repercusión en los espaparates, el centrarse en las gamas más básicas no les ha dado el resultado esperado. Las vídeocámaras de bolsillo y los marcos de fotos le dan todavía algo de vida. Y con razón, pues el último marco que probamos de la marca, el Kodak Pulse, ha sido de los más interesantes que hemos tenido en las manos en muchísimo tiempo.

En sus últimos productos fotográficos hay una máxima que se repite: la función Share. Se trata de un modo de funcionamiento que no es nuevo, y que nos da cierta flexibilidad de edición de las fotos y vídeos en la propia cámara con el añadido de poder etiquetar correctamente esos contenidos antes de subirlos a sitios como Youtube o Facebook. Lo malo es que esa conectividad en teoría directa no se produce sin un ordenador de por medio.

Nuevo marco Kodak Pulse con más pantalla

El elemento del catálogo de Kodak que más encaja con la idea de compartir en las redes sociales es el marco Kodak Pulse. Tal y como se venía rumoreando en los últimos días, este producto amplía su diagonal hasta las diez pulgadas, subiendo de forma muy acertada de las escasas siete pulgadas del modelo anterior.

Por lo demás no hay cambios en su funcionamiento: podemos ver fotos que hayamos incluido nosotros en el marco, o recibir vía Wifi las que suban a los álbumes de Facebook que le marquemos o nos envíen a un dirección concreta de correo electrónico.

kodak pulse de 7 pulgadas

Kodak M590, delgada y con óptica de calidad

Todavía recuerdo que una de las primeras cámaras digitales que compré fue una de tipo bridge de Kodak. Mi compra se decidió en gran medida por la lente
Schneider-Kreuznach Varigon de la que presumía al igual que hace la nueva Kodak M590.

En este caso no estamos ante una cámara de tipo puente sino una compacta clásica bastante delgada a pesar de ofrecernos un zoom óptico de 5 aumentos.

4904614150354679889-1.jpg

Del resto de especificaciones de esta Kodak M590 debemos citar por interesantes el estabilizador de imagen, las funciones de ayuda como el reconocimiento de rostros o el uso de tarjetas microSD, lo que ayuda a reducir todavía más el tamaño de la cámara. En el lado negativo nos encontramos con la pantalla de solo 2.7 pulgadas.

Y volviendo a la función Share que es la razón de ser de esta nueva cámara, la Kodak M590 puede conectarse directamente con tan solo enchufarla al ordenador (con Internet) y subir sus contenidos a sitios como las galerías de Kodak, Facebook, Flickr o Youtube.

El precio de la Kodak M590 será de solo 200 dólares a partir de septiembre.

Más información | Kodak.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios