Sigue a Xataka

Samsung Galaxy Note II

Samsung expandió un poco más los horizontes del mercado de los smartphones con un dispositivo singular: el Galaxy Note. Para algunos, su tamaño era motivo de mofas. Para otros un formato perfecto para sacarle más provecho y de paso solucionar uno de los estigmas de la telefonía móvil actual: la duración de la batería.

Ahora, nos toca ver al sucesor del phablet original al que se ha llamado Samsung Galaxy Note II. Igual de grande pero más potente y con la experiencia de dos dispositivos con S-Pen a sus espaldas. Un gran Smartphone, quizá no sólo en su sentido más figurativo. A continuación el análisis a fondo del Galaxy Note II.

Diseño

Lo primero que impresiona cuando vemos el Galaxy Note II es su tamaño. Quizá el hecho de que lleve el II como coletilla y la pantalla sea de mayores dimensiones se puede caer en el engaño de que el crecimiento respecto al original es notable.

Samsung Galaxy Note II De izquierda a derecha: iPhone 4S, Galaxy SII y Galaxy Note II

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Es grande, por supuesto, pero las diferencias con su antecesor son bastante discretas. Veamos en esta tabla la comparativa de tamaños y otras prestaciones de los phablets que hay ahora mismo en el mercado.

Samsung Galaxy Note II Samsung Galaxy Note LG Optimus Vu LG Optimus VU II
Dimensiones 151,1×80,5×9,4mm 146,9×83×9,7mm 139,6×90,4×8,5mm 132,2×85,6×9,4mm
Peso 183g 178g 168g 159g
Pantalla 5,5 pulgadas 5,3 pulgadas 5 pulgadas 5 pulgadas
Resolución 720×1280 px 800×1280 px 768×1024 px 768×1024 px

Samsung Galaxy Note II

Respecto al Note vemos que es un poco más largo pero que tanto el grosor como el ancho del teléfono se han reducido. De estos cuatro es el más pesado, sobre el papel, pero a la hora de cogerlo la relación tamaño peso es correcta. Ser ligero es una virtud pero siempre debe de mantener un ratio correcto con el tamaño.

A la hora de cogerlo cae muy bien en la mano pero rápido nos damos cuenta que utilizar este smartphone con una mano es todo un reto. Es complicado llegar a todos los puntos de la pantalla con un pulgar salvo que movamos con la palma el teléfono.

Este punto es una cuestión bastante subjetiva pero hay que reconocer que si queremos hacer una acción rápida con una mano (por ejemplo cuando vamos andando) es bastante complicado y al final tenemos que recurrir a la otra. Cuestión de gustos pero el terminal no nos engaña.

Samsung Galaxy SIII inauguró la línea de diseño de la compañía coreana en lo que respecta a smartphones. De él beben otros muchos terminales como por ejemplo el Samsung Galaxy Chat y cómo no este grandullón de cinco pulgadas y media.

Samsung Galaxy Note II

Esquinas redondeadas, que ayudan a eliminar la sensación de que el terminal es grande, marcos cromados, un botón frontal más dos táctiles en la parte inferior y los laterales para el encendido y los ajustes de volumen. Clavija Jack en la parte superior y USB en la inferior. Nada nuevo pero se ajusta muy bien al tipo de terminal que es.

Disponible en dos colores, hay que reconocer que el Titanium Grey es bastante bonito y le da un tono muy atractivo al Note II. También lo tenemos disponible en Marble White, el mismo que el Samsung Galaxy SIII. Pocos cambios pero introducidos de forma correcta.

Samsung Galaxy Note II

Conociendo cómo trabaja Samsung este apartado del diseño, y su continuismo dentro de la misma generación, tampoco esperábamos grandes cambios ni nada innovador. Cumple pero tampoco es nada revolucionario.

Hablando de diseño, toca hablar de los materiales. Samsung es sinónimo de plástico por ahora para los consumidores y este apartado siempre acaba causando mucha controversia. Es cierto que no tiene el toque del aluminio y el cristal pero también es más resistente, lo que le confiere un punto a su favor ante las roturas artísticas de los modelos con partes traseras de cristal.

Samsung Galaxy Note II

En este caso, y quizá por el tamaño, el plástico no da tanto la sensación de ser un material de mala calidad. No se dobla tanto, salvo la tapa, y transmite una buena sensación al tacto. Además el diseño ayuda también a reducir esa sensación y en el caso del modelo gris no se nota tanto.

S-Pen, el compañero necesario para el Galaxy Note II

El Note original introdujo un nuevo accesorio, el S-Pen. Se trata de un puntero con el que dibujar y tomar notas. En el Galaxy Note 10.1 no nos terminó de convencer el diseño pero en este smartphone sí está a la altura de un modelo de gama alta como es éste.

Samsung Galaxy Note II

El tamaño es correcto, ni muy largo ni muy corto. Cómodo cuando lo usamos y con el botón bien colocado para que lo podamos pulsar sin hacer gestos raros. Si por algún motivo lo perdemos nos tocará pasar por caja: no viene con recambio. Sobre la integración con las aplicaciones hablaremos más adelante pero ya os adelanto que esta vez le podremos sacar más provecho.

Pantalla

Otro punto clave, y crítico, en los terminales de Samsung es la pantalla. En este caso los coreanos han empleado la misma tecnología de panel que en el Galaxy SIII, Super AMOLED, lo que nos da una resolución de 720×1280 píxeles y una densidad de 267 pixeles, una cantidad inferior al SIII que se justifica con el aumento de pantalla.

Samsung Galaxy Note II

Hora de la gran pregunta: ¿y el Pentile? No, en esta ocasión los coreanos han decidido prescindir de él. En el Note II, Samsung ha utilizado una matriz diferente. Algo que los usuarios más técnicos agradecerán.

A nivel de contraste se porta muy bien y es capaz de mostrar muchos matices del mismo color. Sin embargo vemos que sigue teniendo una pequeña desviación con el azul y aquí no se aprecian con tanta claridad los matices. Nada nuevo, una buena pantalla pero con las consecuencias (para bien y para mal) que supone un panel AMOLED.

La resolución, tanto para leer textos como ver imágenes y vídeo es correcta. Es cierto que se ha perdido un poco de densidad pero no es algo que se aprecie demasiado. En resumen, un buen equilibrio entre un tamaño grande y un panel, que no es perfecto, pero que cumple con las expectativas de la gama alta.

Cámara

Como en el Samsung Galaxy SIII, nos encontramos con un EXMOR R de 8 megapíxeles que se traduce en imágenes de 3264×2448 píxeles en la parte trasera. Una calidad realmente buena y es que Sony (el fabricante) demuestra una vez más que es de las mejores haciendo cámaras para móviles.

Samsung Galaxy Note II

En la frontal tenemos también la misma configuración: 1,9 megapíxeles con la posibilidad de grabar vídeo a 720p con una tasa de 30 frames. Correcta para autoretratos y bastante mejor que lo que ofrece la competencia en videoconferencias.

Las funciones y la aplicación de la cámara en sí tampoco traen grandes novedades pero cumplen perfectamente su papel: foto en ráfaga, HDR, panorámicas y una selección de filtros para darle un toque artístico prefabricado.

Samsung Galaxy Note II

Ver galería completa » Samsung Galaxy Note II (10 fotos)

Rendimiento y autonomía

Grande no sólo significa más pantalla sino también más potencia y aquí Samsung ha subido el listón de su buque insignia: cuatro núcleos a 1,6 GHz que al lado de sus 2 GB nos dan sobre el papel unas especificaciones técnicas muy prometedoras pero ahora toca bajar a tierra todo eso y traducirlo en algo que podamos entender.

Samsung Galaxy Note II

Empecemos por el aspecto más técnico usando las principales herramientas de benchmarking que hay en Android: AnTuTu nos da un resultado de 13473 puntos mientras que Quadrant marca 5472. Sunspider en cambio nos da el siguiente dato: 1197.3m/s con una desviación del 2.3 %.

Esto se traduce en que ahora mismo es el smartphone Android que mejores resultados da sobre el benchmark. Algo elogiable pero hablemos del uso normal que al final es lo relevante. El que vamos a hacer en el día a día. A la hora de navegar por los menús o ejecutar aplicaciones el rendimiento es excelente.

Las transiciones son ligeras, no se aprecian tirones importantes salvo en la aplicación de la galería que siempre tarda un poco en cargar. Su mejor aval para justificar el procesador y la memoria RAM que tiene es precisamente el rendimiento que va y todos los detalles que a continuación analizaremos.

Samsung Galaxy Note II

La batería, de 3.100 mAh es capaz de aguantarlo todo. Usándolo con WiFi, 3G, y aplicaciones de todo tipo, logra ofrecernos casi 20 horas de autonomía. Cantidad que varía según el uso que le demos pero una cosa está clara: no nos deja tirados. De nuevo, una forma perfecta de justificar el tamaño y de dar una alegría a los usuarios de telefonía móvil.

Sistema operativo y aplicaciones

A día de hoy, el Samsung Galaxy Note II lleva la última versión de Android, Jelly Bean 4.1, y con ella la interfaz TouchWiz UX. Con un rendimiento irregular, en el Samsung Galaxy Tab 2 por ejemplo no da la talla, en este caso ocurre como en el SIII. Cumple bien con lo que se propone y no supone un problema. Más allá de que nos guste más o menos los iconos y la parte estética.

Nos encontramos muchos elementos de la última versión de TouchWiz y más bien poco de Jelly Bean, donde se pueden apreciar los principales estigios en Google Now y la barra de notificaciones, que ahora muestra más información en los correos electrónicos, muy útil.

Samsung Galaxy Note II

La experiencia final es bastante buena aunque se echa de menos que al final Jelly Bean sea un reducto de TouchWiz. La interfaz es agradable, ofrece muchas posibilidades pero se echa de menos ese toque de Android más puro, aunque para eso ya tenemos los Nexus.

Además de la interfaz, Samsung introduce muchas aplicaciones. Viejos conocidos como el cliente de email, el reproductor multimedia, la tienda de aplicaciones propias y algunas más recientes como el sistema Voz S que debutó en el Samsung Galaxy SIII.

Sin embargo, quedarnos sólo en este comentario sería bastante injusto ya que si bien es cierto que las aplicaciones son las mismas, no lo son sus funcionalidades que gracias al S-Pen y la renovación que ha hecho de su uso Samsung, introduce unas cuantas posibilidades muy interesantes, hablemos de ellas.

Samsung quería que el S-Pen fuera el protagonista y en esta ocasión ha logrado darle más usos además de ser un sustituto para el dedo y un indispensable en la aplicación de Notas. Ahora podremos usarlo en más sitios y gracias al sensor de proximidad, que se activa cuando tenemos el puntero a 1 centímetro de la pantalla, podemos darle más usos.

Samsung Galaxy Note II

Por ejemplo, en la aplicación de calendario. Cuando pasamos el lápiz sin tocar nos mostrará las citas completas sin necesidad de ampliar sobre ese día en concreto. Ideal para hacer consultas rápidas y ahorrar gestos para cambiar de un día para otro.

Lo mismo para el correo, aunque esto sólo funciona con la aplicación nativa de Samsung y no con la de GMail. Cuando pasamos el stylus podremos ver una previa del mensaje. Una lástima que estas funciones sólo estén en las aplicaciones propietarias y que no haya planes, a priori, de exportar la funcionalidad a otras apps.

Un añadido muy interesante es el navegador emergente. Cuando abrimos un link podemos hacerlo con una pequeña ventana. Ideal para no saltar entre aplicaciones y cuando queremos abrir algo rápido como un tweet. Muy útil y una muestra más de cómo se puede exprimir el procesador.

Exprimiendo las capacidades del S-Pen para hacerlo más útil

Además de los usos ya comentados. La aplicación de Notas vuelve a tener un papel crucial para ir haciendo todas las anotaciones. Se han añadido nuevas funcionalidades para cambiar de forma más sencilla entre pinceles y se ha introducido las opciones de Shape Match y Formula Match del Samsung Galaxy Note 10.1.

Samsung Galaxy Note II

Además, podemos configurar el stylus para que cuando lo saquemos nos aparezca una nota emergente. Útil si tenemos que tomar algo rápido y no tenemos el acceso de la aplicación a mano. Estas dos funciones emergentes están bien aprovechadas.

Con el stylus tenemos un par de usos más. Por un lado la posibilidad de hacer recortes de la pantalla para posteriormente enviarlos a otra aplicación. Estas imágenes se guardan como capturas de pantalla al margen de que luego las enviemos a otros lugares como el email, Nota S, etc. Para hacer las capturas sólo tenemos que pulsar el botón integrado en el S-Pen.

Samsung Galaxy Note II

Otro uso son los atajos directos. Cuando deslizamos, sobre la pantalla, el stylus de abajo arriba nos saldrá una ventana emergente donde con un trazo podemos definir qué queremos hacer y después escribir lo que queremos. Útil por ejemplo para abrir el correo, hacer una búsqueda en Google o una dirección de Maps.

El reconocimiento de trazos en esta aplicación es bastante útil y además es completamente programable por lo que podemos introducir nuevos gestos y funciones según los necesitemos. Útil aunque en los días que hemos estado con el terminal no lo hemos encontrado como una alternativa eficaz a los dedos y las aplicaciones.

Un gran teléfono que demuestra el potencial de los phablets, la opinión de Xataka

Samsung Galaxy Note II sigue siendo un grandullón y con esta concepción hará que las miradas de aprecio y desprecio se repartan. Quizá el phablet no es un Smartphone para el gran público pero hay que reconocer que es un nicho más y hay gente que le gusta este tipo de terminales.

Samsung Galaxy Note II

Respecto al modelo original, supone un salto cualitativo bastante importante que se nutre principalmente de dos dispositivos de gama alta de Samsung, el SIII y el Note 10.1. Todo ello con funcionalidades nuevas como el multiwindow, las aplicaciones emergentes y la forma de utilizar el stylus.

¿Son suficientes para integrar los elementos de un smartphone en un tablet? Resulta difícil de afirmar pero por tamaño y capacidades es capaz de ofrecer lo mejor de cada mundo. Sin embargo al final dependerá de cómo lo utilicemos pero por opciones que no falte.

El S-Pen vuelve a ser un añadido interesante. No para tenerlo siempre a mano y dibujando pero sí para usarlo de forma eventual para notas rápidas. Quizá los usos para ver las previas no son tan útiles como pretenden pero si nos acostumbramos a ellos pueden marcar la diferencia, pero tras usarlo no lo vemos como una alternativa mejor.

En relación calidad-precio su coste se mantiene dentro de la línea de gama alta, que en general (más allá de Samsung) es un poco elevado. Resumiendo, un smartphone potente con mucho que ofrecer, bastante eficiente y con el tamaño como gran frontera entre quienes les parece una buena idea y quienes prefieren algo más pequeño y compacto.

El teléfono ha sido cedido para la prueba por parte de Samsung. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios