Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Qué no hacer cuando retocas fotos: el HDR mola, pero la naturalidad es la clave

Qué no hacer cuando retocas fotos: el HDR mola, pero la naturalidad es la clave
0 Comentarios
Publicidad

Los retoques fotográficos están a la orden del día. Todos hemos oído hablar de aplicaciones como Photoshop, convertido en el programa por defecto para modificar imágenes en el ordenador una vez disparada la fotografía, en parte debido a los escándalos de famosos en portadas de revistas, tan retocados digitalmente que a veces resultan personas muy distintas de como son.

A medida que la calidad de la fotografía de los smartphones ha ido ganando fuerza, y el software HDR ha mejorado, es cada vez más frecuente la detección de "imperfecciones" en la foto. Especialmente cuando hablamos de selfies, hay aspectos que por cultura tendemos a modificar (blanqueado de dientes, disminución de las patas de gallo…).

Gracias también a la potencia de cálculo de los móviles y el tamaño de las pantallas, se ha hecho posible que los retoques puedan realizarse vía app en el propio smartphone, e incluso hay aplicaciones específicas para ello. Hablamos de ambos tipos de retoques, y de cuándo no hacerlos. En ocasiones, la naturalidad es la clave.

Las posibilidades del HDR de los nuevos terminales móviles

El HDR no es una técnica nueva, ni siquiera de este siglo. Muchas cámaras han jugado con las imágenes de alto rango dinámico (High Dynamic Range) para ajustar la luminancia entre zonas claras y oscuras, consiguiendo imágenes que sean mejor interpretadas por el rango del ojo humano. Una breve explicación con un ejemplo visual:

Retoque Fotografico

La imagen superior, cuya fotografía original de Ehud Neuhaus (izquierda) encontramos aquí, ha sido modificada (centro y derecha) para mostrar cómo se aprecia la misma fotografía con HDR (izquierda), sin HDR, y mediante un retoque fotográfico automático llamado efecto HDR explicado abajo.

En la fotografía de la izquierda podemos observar cómo la zona de sombra es visible de forma más o menos nítida. Sin embargo, si el tiempo de exposición de la fotografía es muy reducido, o no contamos con software de HDR detrás, lo que obtenemos del mismo disparo es algo como lo que vemos en el centro. En este caso, una imagen modificada para mostrar este tipo de fotografía.

Es cada vez más frecuente la detección de "imperfecciones" en la foto

El ojo humano modula la apertura del iris para dejar pasar más o menos luz y adaptar la luminancia de zonas poco iluminadas. Pero en una imagen estática captada en una fracción de segundo no hay suficientes fotones en las zonas oscuras como para que los colores y formas ganen presencia. Como resultado, tenemos áreas de sombra a las que el ojo humano no puede ajustar.

En la imagen de la derecha observamos un retoque automático de la fotografía original, que si bien es cierto nos ayuda a resaltar qué hay en la zona oscura, un zoom a la fotografía nos muestra una zona de sombra pixelada de baja calidad. Se trata de un mapeo de tonos o efecto HDR de una única fotografía estática gracias a la latitud de sus archivos RAW, pero no de un HDR auténtico.

Hdr Asus Zenfone

Si para este tipo de fotografías buscamos que la zona de sombra quede iluminada para poder ser distinguida a posteriori, hemos de contar con una aplicación de fotografía con HDR como con la que cuenta la gama ZenFone de Asus. Estos teléfonos de última generación disponen de software y hardware optimizado para captar y procesar la luz y devolvernos una fotografía nítida.

Si, por el contrario, buscamos resaltar el contraste entre el claroscuro, muy usado en fotografía para delimitar zonas dentro de la misma, entonces conviene apagar el HDR y tomar fotografías con una exposición mínima que capturen por defecto las zonas más iluminadas. Como el HDR depende de la apertura y el postprocesado de la fotografía, es una técnica con la que podemos jugar, pero que trae algunos resultados inesperados.

El HDR y el suavizado robótico de nuestras imperfecciones

Hay un experimento interesante que uno puede llevar a cabo en su casa. Basta con ponerse delante de una cámara y tomar cientos de fotografías frontales, todas ligeramente diferentes pero muy parecidas entre sí. Luego, con ayuda de programas como Photoshop, mezclar todas y conseguir una "media" matemática de las mismas. ¿Nos vemos reconocidos? Sí, pero no somos nosotros.

El resultado nos sorprenderá, ya que si contamos con "imperfecciones" tales como granos, espinillas, pelos aislados de la masa de la barba, arrugas, puntos negros, etc, estos aparecerán difuminados. Eso ocurrió en el famoso selfie de los Oscar de 2014, el selfie más famoso del mundo, capturado mediante HDR:

Selfie Mas Famoso Del Mundo Hdr

La tecnología HDR procesa las imágenes de un modo similar: fotografía X imágenes y las combina mediante técnicas digitales. Como denunció en su momento el Washington Post, podríamos incluso discutir si se trata de una fotografía o un cuadro "pintado" con técnicas digitales, ya que el objeto fotografiado no aparece como era realmente en el momento de la fotografía.

Esto quiere decir que el HDR es una técnica de retoque fotográfico, aunque como fotógrafos nuestro papel en el retoque es bajo, y por eso no solemos considerarlo como tal.

Cuando retocamos una fotografía, es importante conservar el sentido común

Lo que sí consideramos como retoques fotográficos es la edición posterior a la toma de la fotografía, que hoy día podemos hacer, como hemos comentado arriba, directamente en nuestros smartphones. Sin embargo, no todas las aplicaciones aportan buenos resultados, y la reparación de nuestras "imperfecciones" pueden dar lugar a rostros robotizados, alienantes y poco humanos. Casi plásticos.

Erik Modificado

Arriba podemos ver tres versiones de la misma fotografía, siendo la de la izquierda la original, del fotógrafo Erik Lucatero. La fotografía central es quizá la menos humanizada, ya que se ha usado la aplicación Snapseed para, primero, borrar algunas de las pecas del lado izquierdo de la cara y, segundo, homogeneizar el color del rostro. La fotografía izquierda ha sido retocada en cuanto al tono y foco mediante la aplicación Selfie Photo Editor.

La gama de smartphones ZenFone, de Asus, utiliza el sistema operativo Android, y por tanto podemos acceder a un gran market de aplicaciones que nos ayudan a retocar las fotografías como las que vemos en este apartado. Sin embargo, cuando estos retoques dejan de ser ligeras correcciones para pasar a realizar operaciones concatenadas sobre la misma fotografía, esta empieza a desdibujarse y a perder nitidez (y humanidad, si hablamos de selfies).

Disponer de tecnología HDR o de aplicaciones de retoque fotográfico no implica que debamos llevar al extremo nuestras fotos. Unos retoques ligeros pueden aportar un gran valor a la imagen, del mismo modo que la captura HDR ayuda a resaltar zonas oscuras sin pérdida de nitidez. Pero la naturalidad sigue siendo la clave.

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio
Inicio

Ver más artículos