Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Plano a plano: una historia de cine (narrada desde un teléfono móvil)

Plano a plano: una historia de cine (narrada desde un teléfono móvil)
0 Comentarios
Publicidad

Los planos de cámara, también conocidos como encuadres tanto en cine como fotografía, tienen una importancia inmensa en las películas. Son, en muchas ocasiones, las herramientas que han dado solidez a la trama, así como las que han hecho que las escenas clásicas queden guardadas en nuestra retina.

El cine ha explorado decenas si no cientos de encuadres diferentes, de los que aquí mencionaremos de pasada los planos clásicos. Lo que antes estaba reservado a grandes y pesadas cámaras de cintas magnéticas ahora lo puede hacer un smartphone. Más aún, esta miniaturización tecnológica también propone nuevas formas de narración visual.

A medida que las cámaras han ido mejorando hasta las que tenemos hoy día en teléfonos móviles de última generación, como el ZenFone 4 Max (13MP, gran angular de 120º y f/2.0, entre otros parámetros) hemos podido ir integrando los planos clásicos a los vídeos que realizamos con el smartphone.

Plano general largo, perfecto para paisajes y multitudes

Un Dios Salvaje Plano General

El plano general largo, también llamado panorámico o gran plano general se ha usado mucho en el cine para los paisajes, así como para enfatizar alguna acción sobre el mismo.

¿Recuerdas la apertura de Un dios salvaje (2011) en que dos niños pelean al fondo de un parque, o el momento en que Forrest Gump (1994) salta al estanque bajo el Lincoln Memorial para besar a Jenny?

Gran Plano General Forrest Gump

Son planos generales largos, y hoy día suelen ser apaisados para aprovechar la capacidad tanto de salas de cine como televisores, así como las pantallas de teléfonos móviles en las que cada vez con más frecuencia se reproducen vídeos de YouTube, Netflix, etc.

Estos mismos móviles ya permiten realizar grabaciones con calidades altísimas para, por ejemplo, la edición de cortos semiprofesionales o fotografías con hasta un 200% más de campo visual, como ocurre con el mencionado ZenFone 4 Max o con el ZenFone 5 Lite; o la posibilidad de incluir realidad aumentada en nuestros vídeos como ocurre con el ZenFone AR.

Gracias a un enfoque gran angular 120º de los 4 Max o del 5 Lite somos capaces de incluir en un mismo encuadre toda la escena, enriqueciendo la composición, pudiendo incluir más información en cada fotograma, y consiguiendo planos más dramáticos y estilizados. Como los que vemos en las imágenes de arriba.

Plano general, recogiendo toda la acción en la escena

Plano General La Naranja Mecanica

El plano general podría entenderse como un zoom del general largo, o viceversa, y muestra los límites de la acción, quedando recogida toda ella en la pantalla. Ha sido muy usado porque aprovecha todo el espacio de la pantalla.

Películas como La naranja mecánica (1971) o 300 (2006) son películas en las que se muestra este tipo de encuadre de modos muy diferentes.

Plano General 300

En la primera, con un formato cuadrado, los drugos ocupaban casi todo el área de la imagen (a esto en fotografía se lo llama plano figura ), algo nada sencillo para las técnicas de filmación de la época. En la segunda película, los espartanos tienden a ocupar el centro de la imagen, quedando en ocasiones personajes secundarios (generalmente atravesados por lanzas) fuera de cuadro.

Para estos tipos de planos se suele hacer uso de trípodes para dejar fija la cámara y marcas sobre el suelo que delimitan el área por la que los personajes se pueden desplazar. De ese modo se conservan las proporciones.

Por suerte, hoy día contamos con teléfonos que detectan la profundidad de campo de forma dinámica, como el Zenfone AR. ¿Un smartphone enfocado a la realidad virtual? Sí, gracias a su tercera cámara es capaz de rastrear el movimiento y hacer un seguimiento tal y como haríamos nosotros a través de nuestros ojos.

Plano medio, americano, o a 3/4

El plano medio, que en inglés se denomina medium shot, suele poner el encuadre en la mitad del objeto a mostrar, y por tanto cortar a los protagonistas de la película por algún punto del cuerpo.

A veces se corta por debajo de las rodillas (plano medio ampliado), otras por las rodillas como en las películas del oeste (plano americano, para que se viese el revólver), y otras se corta a los personajes a la altura del pecho para enfatizar el rostro (plano medio corto).

Plano Americano

En ocasiones se les llama plano a 3/4 porque es como si de una escena entera se hubiese retirado parte inferior de la imagen. Si hay una película que llame la atención con este tipo de planos es Gladiator (2000), ya que este encuadre ocupa gran parte del film. Todas las conversaciones y buena parte de las luchas han sido rodadas así.

Si algo llama la atención de este plano es la necesidad de estabilizar la imagen. En un plano amplio un pequeño temblor apenas se percibe, e incluso puede ser corregido en posproducción, pero en este tipo de enfoques los puntos de control de tobillos, cadera o pecho llaman demasiado la atención cuando entran y salen del cuadro.

Para evitar esto existen los estabilizadores de vídeo EIS que permiten grabar una escena sin que se perciban temblores muy frecuentes en smartphones (debido a su poco peso). Teléfonos como el ZenFone 4 Max incluye en su cámara PixelMaster este tipo de tecnología.

Primeros planos: cabeza y rostro al máximo detalle

Los primeros planos han sido usados casi desde las primeras etapas del cine para representar las emociones de los personajes, ya que solo un acercamiento a la cara podía aportar definición a su carácter. Hoy día es sinónimo de magnificar estas emociones: rabia, miedo, tristeza, alegría…

Primer Plano Psicosis

Algunas muestras representativas de este tipo de encuadre en detalle son la escena de la ducha de Psicosis (1960), la cabeza de El Notas en El gran Lebowski (1998) que encabeza este artículo, o la cabeza atravesando la puerta de El resplandor (1980).

¡Aquí está Jack!

El Resplandor Encuadre Rostro

La magnífica escena de Jack Nicholson constituye lo que se llama un primerísimo primer plano.

Este suele prescindir de todo lo que no sean los ojos y la boca de los personajes, y hemos visto muchos ejemplos en el cine: al replicante Roy Batty de Blade Runner (1982), Resident Evil: Afterlife (2010) con el rostro de Jovovich o Escuadrón suicida (2016) con Margot Robbie.

Primer Plano Rostro

Las tres escenas de arriba logran, con el mismo enfoque, diferentes estados emocionales gracias a que recogen a la perfección el rostro del actor y actrices. Locura, sorpresa y quietud absoluta, respectivamente. Este tipo de acercamientos son muy comunes en los selfies, las autofotos que nos hacemos para redes sociales como Instagram.

Para conseguir algo así es necesario no solo una aproximación a la cara del protagonista, sino una cámara capaz de captar con nitidez cada centímetro cuadrado del rostro, especialmente los ojos. La cámara frontal del ZenFone 4 Selfie Pro, con una calidad de 24 MP Dual Pixel y gran angular de 120º, es perfecta para este tipo de primerísimos planos.

Dos Camaras De Video
Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos