Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

¿Hay futuro para los discos magneto-ópticos?

¿Hay futuro para los discos magneto-ópticos?
5 Comentarios
Publicidad

¿Recuerdas cuando los ordenadores contaban con apenas un par de kB disponibles y aquello nos parecía maravilloso? Pronto llegó la generación de los MB y de los SO más desarrollados, y el PC personal creció exponencialmente con ordenadores en los que se podían guardar GB de datos. Hoy día plegamos portátiles con discos SSD con capacidad de uno o dos TB.

Aunque la tecnología de los sistemas de almacenamiento es notablemente diferente para los SSD (Unidad de Estado Sólido) que para los HDD (Unidad de Disco Duro [magnético]), el grueso de la industria sigue orientada a estos últimos en una lenta transición que parece resistirse. Los discos magnéticos no parecen querer desaparecer, y una nueva tecnología podría traerlos de nuevo al futuro: MAMR.

Discos magneto-ópticos: un largo desarrollo

La tecnología de los discos magneto-ópticos (no confundir con discos magnéticos como el disquete o floppy disk, o los discos ópticos como los CD/DVD/Blu Ray) no es ni remotamente nueva. La tecnología de grabación basada en los discos magneto-ópticos empezó a formularse a mediados del siglo XX para cristalizar en los 70-80 en forma de discos de 2.5" y 3.5".

La tecnología de grabación de datos ha evolucionado desde las ramas del magnetismo y la electrónica

El proceso, aunque de física sencilla, necesitó de varias innovaciones en electromagnetismo. A diferencia de los discos magnéticos, escritos y leídos mediante imanes; o los discos ópticos, que hacen uso de un láser, los discos magneto-ópticos usan una técnica combinada y reversible para orientar las partículas de la superficie del disco y grabar información.

Aunque muy generalizada y conocida, esta tecnología tiene sus límites. Por un lado, no podemos hacer los discos mucho más grandes, ya que la clave del éxito (y abaratamiento) de los discos de 2.5" o 3.5" es la estandarización. Como consecuencia, estos disponen de un área limitada. Por otro lado, podríamos hacer uso de varias capas para almacenar información, usando más energía en los láser de lectura/escritura. Sin embargo, esto podría dañar los discos.

La tecnología actual parece haber alcanzado límites de calor en lo que a escritura se trata, estando el récord en los 600ºC aproximados que usa la escritura de CD, DVD o Blu Ray para escritura óptica, con un número de usos limitado ( Vázquez, 2006).

Disco Magnetico Optico Nueva Esperanza

Cuanta mayor densidad de datos intentamos introducir en los HDD, más energía requiere el láser

Los discos magneto-ópticos, usando una propiedad del efecto Kerr, consiguen reducir la temperatura en torno a los 300ºC durante la grabación, pero si queremos profundizar más en la tecnología y aumentar la densidad de datos (más datos en el mismo tamaño de disco), pronto alcanzamos regímenes de trabajo en arcos de 400 a 700ºC.

Teniendo en cuenta que prácticamente todos los ordenadores personales del mundo siguen usando una tecnología HDD, dar el salto a lo que podríamos llamar HDD+ o HDD de siguiente generación no parece muy inteligente. Los picos de consumo serían elevados, dado que el disco duro está en perpetua lectura/escritura con el PC en marcha. Más si manejamos grandes volúmenes.

¿Una nueva esperanza para los discos magneto-ópticos?

La tendencia futura podría ir por derroteros algo más sostenibles, ya que se está desarrollando una tecnología llamada MAMR ( Microwave-Assisted Magnetic Recording o 'grabación magnética asistida por microondas') que, apoyándose también en un efecto físico entre las microondas y los campos magnéticos, consigue reducir de manera considerable el calor.

Espectro Electromagnetico

La idea tras el proyecto es hacer uso de un tipo diferente de ondas (láser visible y microondas son dos tipos de ondas diferentes) para trabajar. Esto supone un ahorro energético interesante. Además, permite aumentar de manera notable la densidad de datos (hasta unos 40 TB/3.5" ), reduciendo aún más los costes de almacenamiento.

Sin embargo, esta tecnología, al igual que otras como los rayos de terahercios, se encuentran en desarrollo y es posible que acaben en un callejón sin salida evolutivo como tantos otros inventos.

Los "discos" de estado sólido, una apuesta segura para la tecnología presente

Intel X25 M Solid State Drive

Los discos HDD tardaron décadas en desarrollarse y llegar a los estándares de calidad, densidad de datos y velocidad que tenemos hoy día, y es de esperar que la tecnología SSD con la que ya cuentan los delgados ultrabooks de Asus siga ganando propiedades a medida que se investiga sobre ella.

El consumo eléctrico es un problema que podemos minimizar usando discos SSD

Teniendo en cuenta que un salto de 300 a 400ºC (no digamos ya los 700ºC de pico) no sigue una escala lineal, sino exponencial en consumo energético, no es raro que la mayoría de los fabricantes hayan optado por las unidades de estado sólido sobre memoria flash para desarrollar su tecnología en lugar de mantenerse en la tecnología de discos propiamente dicha.

Los sistemas sólidos, sin elementos rotatorios ni láser para lectura/escritura no solo son como mínimo unas cinco veces más rápidos que los discos HDD, sino que además son más sostenibles y ecológicos, más asequibles en su construcción, más duraderos y más eficientes (mismas propiedades bajo las mismas demandas energéticas).

En un momento de nuestra historia en el que el consumo energético se está disparando, y en el que valores como la sostenibilidad y el ahorro personal pasan a un primer plano, invertir en este tipo de desarrollo SSD ya asentado en el mercado es una apuesta segura por la tecnología presente.

Mask

Algunos ultrabook de Asus como el ZenBook Flip, incorporan desde hace años "discos" de estado sólido con los que el arranque y carga de los programas ocurre a una velocidad con la que los HDD no pueden competir. Para saber qué tecnología terminará por posicionarse habrá que esperar unos años más, y quizá para entonces los QHD ( Quantum Hard Drive) hayan llegado al mercado.

Imágenes | Jörn Heller, Bruno Glätsch, Horst Frank (CC BY-SA 3.0), Intel (CC BY 2.0)

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio