Publicidad

Tecnologías de pantalla inteligentes que se adaptan al contenido y al ambiente evitando problemas visuales

Tecnologías de pantalla inteligentes que se adaptan al contenido y al ambiente evitando problemas visuales
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El número de pantallas que hay a nuestro alrededor no ha dejado de crecer en las últimas décadas. Si en su momento había una en nuestro salón, ahora hay varias por la casa (televisores, tablets, monitores), más el teléfono móvil que llevamos en el bolsillo. De modo que estamos expuestos con frecuencia a brillos elevados. ¿Es posible usar la tecnología para proteger nuestros ojos?

Hace muchos años cubríamos los monitores del ordenador con plásticos protectores. Qué tiempos. Era lo que había. Ahora, gracias a tecnologías mucho más avanzadas que responden en tiempo real a las condiciones del entorno, es posible ajustar el brillo a la luz ambiente sin necesidad de perder calidad en televisores HDR, como hace la tecnología BI+ (Brightness Intelligence o Brillo Inteligente) de BenQ.

Nuestros ojos están continuamente expuestos

Lo adelantábamos en la introducción: tenemos pantallas por todas partes , y más que van a aparecer en lugares como salas de esperas o transporte público. Eso significa que nuestros ojos reciben, en comparación con generaciones anteriores, una cantidad de luz y brillo que podríamos describir como inusual.

Además tenemos que el ocio se ha dirigido con frecuencia a las pantallas. Dice la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) que hacia 2017 explotó el servicio streaming en España. Plataformas como Netflix, HBO o Prime Vídeo son frecuentemente abiertas en dispositivos móviles, pero también en televisores y pantallas de ordenador, junto con servicios como YouTube. En esta última plataforma, que nació para monitor, se consume todo tipo de contenido.

Istock 667849954

Uno de los dispositivos más recientes es también de los más usados. Según la consultora Oracle Marketing Cloud desbloqueamos el móvil unas 150 veces diarias, sin contar tablets. Con respecto al televisor, el INE afirma que el 99,3% de los hogares españoles tiene al menos uno o más, y el tiempo de televisado se estima en unas dos horas de televisión diaria.

Sin embargo, olvidamos que hay una pantalla que miramos más que ninguna otra: la del trabajo o el puesto con el ordenador de casa. Casi todos los empleos actuales requieren, al menos, una pantalla, y pasamos ocho horas con este monitor. En casa podemos minimizar la exposición, pero en el trabajo... Si vamos a pasarnos la mitad del día delante (no olvidemos ocio como los videojuegos), ¿quién no querría hacer uso de aquellas pantallas que protegen nuestros ojos?

El Síndrome de Fatiga Visual, nombre oficial del trastorno, es una de las afecciones más comunes entre los trabajadores. Como consecuencias, tenemos demostrados muchos síntomas: prurito ocular, sequedad, hiperemia, lagrimeo, disminución de parpadeo , diplopía, visión borrosa o visión fragmentada... Es un tema serio que debe considerarse.

De hecho, algunos fabricantes, como BenQ, tienen una línea completa de monitores Eye-Care orientada a estos cuidados. A ella pertenecen modelos como el EW3270U (abajo), de 32 pulgadas y diseñado para disfrutar de vídeo hiperrealista gracias a su resolución UHD HDR y contraste nativo 300:1 que incluye sensores de BI y otras tecnologías de protección ocular.

Benq Tecnologia Pantalla Ojos

La importancia de adaptar la temperatura de color a la hora solar

El cerebro humano es excepcionalmente complejo. Pero, a pesar de su misterio, hemos logrado dar con patrones de funcionamiento sencillos. Uno de ellos lleva años identificado y nos informa de cómo el cerebro percibe la temperatura de color de la luz solar. ¿Por qué nos despertamos con el amanecer y nos da sueño a medida que el sol se esconde por el horizonte?

Cuando amanece, el recorrido de los fotones solares en la atmósfera genera luz azulada que nuestro cerebro interpreta como el inicio del día. En ese momento nuestro cuerpo empieza a segregar la hormona cortisol y nos sentimos activos. Por la noche, la luz se vuelve anaranjada o rojiza, y nuestro cuerpo libera melatonina para relajarnos. En parte, es lo que nos da sueño y ganas de bostezar.

De ahí que sea imprescindible contar con pantallas no solo capaces de cambiar su temperatura de color, sino hacerlo en base a los patrones horarios del sol. Esto ocurre en monitores BenQ con tecnología BI +: el brillo será azulado por las mañanas e intenso; y por las noches será bajo y cercano al rojo. En otras palabras, estos monitores modulan la luz en base a ciclos circadianos con tecnologías como Brightness Intelligence.

Temperatura De Color Imagen

El objetivo es ayudarnos a mantener los necesarios patrones de sueño y no desvelarnos si tenemos que abrir un correo a última hora del día, así como eliminar parte de la luz azulada que puede ser dañina en exceso. Además, BI + y HDR, tecnologías presentes en propuestas como el modelo curvo EX3203R de BenQ que amplía la experiencia inmersiva en juegos (arriba), resultan un maridaje perfecto, ya que HDR busca abarcar el máximo rango posible de niveles de exposición en todas las zonas de la imagen con independencia de la luz del momento.

A diferencia de lo que se suele creer, el HDR (High Dynamic Range o Alto Rango Dinámico) no aumenta el brillo de toda la pantalla, sino que ayuda a que no haya zonas demasiado oscuras. Cuando en fotografía aplicamos este modo, como en el ejemplo de arriba a la derecha, aumentamos la exposición para que pueda entrar más luz en la cámara, pero luego esta se procesa en el chip de la cámara para normalizar toda la imagen.

Así, si vemos una película en Netflix en nuestro monitor y esta cuenta con ángulos excesivamente oscuros, estos ganarán brillo con respecto del resto de la imagen, como ocurre con los edificios del ejemplo. BI + y HDR no solo son perfectamente compatibles, sino que se complementan.

Hdr Ejemplo

Otros sistemas que protegen sin comprometer la calidad de la imagen

No obstante, existen otras cuestiones técnicas, además del ajuste inteligente del brillo, a las que los fabricantes de monitores están atendiendo para cuidar la salud ocular del usuario sin comprometer la calidad de la imagen. En el caso de BenQ, junto al tándem que forman BI+ y HDR, reúne otra serie de funcionalidades bajo el concepto Eye-Care.

Entre ellas se encuentra Flicker Free, destinada a evitar los parpadeos de luz conocidos como flicker que a menudo producen irritación ocular, dolores de cabeza y mareos, aunque no a todo el mundo le afecta por igual o con la misma intensidad. El flicker es un fenómeno que se da en algunas pantallas debido a la tasa de refresco de la imagen y que no ocurre en monitores Eye-Care.

Este sello también aglutina las tecnologías Low Blue Light y Low Blue Light+. Su función es filtrar el espectro de luz azul con una longitud de onda corta ─entre 420 y 455 nm─ según el contenido. Se sabe que incluso por la mañana un exceso de este tipo de luz puede ser perjudicial para los ojos y provocar estrés visual.

Pantalla Profesional Ojos Cuidado

Por su parte, el sistema de alto contraste 3000:1, presente tanto en el EW32700U como en el EX3203R, llega a triplicar el contraste de los monitores normales. De esta manera, se consigue mayor profundidad de color y elevado nivel de detalle en imágenes oscuras y complejas, lo que combinado con HDR imprime a cualquier tipo de escena gran realismo.

Finalmente, nos detendremos en lo que se conoce como el refresco adaptativo, que permite sincronizar la tasa de representación de imágenes por segundo del monitor con los cuadros de un videojuego gestionados por la tarjeta gráfica. Con ello, se elimina la aparición de los molestos efectos tearing y el stuttering que muestran imágenes desgarradas, como si las hubieran cortado a jirones.

La solución de refresco adaptativo que propone Nvidia recibe el nombre de G-Sync y exige que el monitor sea compatible, mientras que AMD ha bautizado a su tecnología como FreeSync y es compatible con monitores HDR de última generación y un extenso número de monitores de gama media. Abajo observamos en acción el monitor EX3203R de BenQ.

E Series Caring For Your Eyes M

Generar hábitos de consumo para los monitores

Dice la "regla 20-20-20" que resulta recomendable mirar al menos a 20 pies (seis metros de distancia) durante 20 segundos cada 20 minutos de trabajo con un ordenador. La regla, que sintetiza complejos patrones musculares de nuestros ojos, la aportó el conocido oftalmólogo Jeffrey Anshel. Es orientativa e inexacta, pero un buen punto de partida y una ayuda a nuestros fatigados ojos.

Este tipo de ejercicios nos ayuda a relajar los ojos del mismo modo que resulta conveniente levantarse y estirar un par de minutos cada cierto tiempo. Si trabajamos junto a una ventana, tendremos la suerte de poder mirar hacia fuera cada pocos minutos. Parece una distracción, pero relajar el cerebro unos segundos siguiendo pájaros puede hacernos mucho bien.

Además, contar con una referencia de luz natural nos ayuda a adaptar el brillo de nuestro monitor. Si este brilla más que la ventana, por ejemplo, podemos bajar la iluminación. Eso sí, en caso de contar con tecnología BI +, este proceso será automático. De todos modos, la luz natural nos vendrá bien.

También es aconsejable trabajar con el brillo de la pantalla no demasiado alto incluso cuando hay mucha luz natural. Que fuera haya mucho sol (recordemos las gafas de sol mencionadas arriba) no significa que podamos subir el brillo, sino que nos conviene utilizar un estor que atenúe esta luz. En definitiva, ya que vamos a pasar buena parte de nuestro tiempo frente al monitor, hagamos la experiencia lo más grata y saludable posible.

Imágenes | iStock/g-stockstudio, iStock/scyther5, iStock/fizkes, Bethany Legg, iStock/seb-ra

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir