¿Podemos hablar de una segunda generación de coches eléctricos? 12 claves nos indican que sí

¿Podemos hablar de una segunda generación de coches eléctricos? 12 claves nos indican que sí
8 comentarios

El pasado mes de febrero, un grupo de investigación de la National Bureau of Economic Research, llegó a la conclusión de que sus estudios sobre el uso de vehículos eléctricos habían quedado obsoletos en pocos años. Sus cifras revelaban un crecimiento exponencial en las principales métricas claves, principalmente el consumo de electricidad en puntos de recarga.

El gran salto no ha sido solo cuantitativamente. El abaratamiento de los componentes y el uso de plataformas modulares han permitido a los vehículos eléctricos equipararse en especificaciones a los térmicos. Pero también han supuesto un gran salto cualitativo, cambiando completamente el concepto que teníamos del vehículo eléctrico.

Para repasar las claves de esta nueva generación de vehículos eléctricos, vamos a tomar de ejemplo los vehículos de la gama Peugeot. El fabricante francés ha hecho uso de las plataformas modulares del grupo PSA (como la e-CMP específica para vehículos eléctricos) para conseguir modelos que poco o nada tienen que ver con los pequeños utilitarios pequeños de hace unos años.

1. Más autonomía

La mayor barrera psicológica que tenía el coche eléctrico era el miedo a quedarse sin batería, que se ha ido disipando a medida que los nuevos modelos ganaban en autonomía. Esto ha sido posible gracias a la mejora de los sistemas de gestión térmica de las baterías, que ha permitido protegerlas de uno de sus mayores enemigos: las temperaturas extremas.

Así, hemos pasado de coches eléctricos con apenas 50 km de autonomía, lo justo para una jornada laboral en la ciudad, a otros con más de 300 o 400 km, suficientes para realizar incluso largos viajes. Por ejemplo, el Peugeot e-208 y el e-2008 cuentan con una autonomía homologada en WLTP de 340 y 320 km. respectivamente, ideal para salidas al campo o escapadas de fin de semana.

Expert Cargando

2. Cargar más rápido

Otra de las barreras del coche eléctrico eran sus tiempos de carga, que han mejorado sustancialmente. Es cierto que todo depende del punto de carga que utilicemos, pero ahora los vehículos eléctricos de segunda generación pueden aprovechar aquellos de mayor potencia.

Los nuevos sistemas de gestión térmica que aludíamos, permiten disipar el calor generado en la recarga, especialmente en las estaciones de carga rápida. Así, vehículos de la gama eléctrica de Peugeot de todo tipo, como el compacto e-208 o el furgón para profesionales e-Expert, pueden recargar su batería al 80% en apenas media hora.

3. Para todo tipo de necesidades

Hace diez años, solo eran unos pocos fabricantes los que apostaban por modelos eléctricos, y siempre en el mismo segmento, el de los subcompactos y minicompactos. Hoy en día, gracias al uso de plataformas modulares, los fabricantes pueden ofrecer modelos eléctricos en todas las categorías.

Por ejemplo, Peugeot puede ofrecer un compacto urbano como el e-208, un SUV para todo tipo de actividades como el e-2008 o una furgoneta todocamino como el e-Rifter. Todos ellos muy diferentes entre sí y capaces de cubrir cualquier tipo de necesidad.

Peugeotelectricos2generacion 02 1

4.  Más potencia y velocidad punta

Los coches eléctricos deben desenvolverse también en cualquier tipo de circunstancias. Realizar adelantamientos en carretera con toda la seguridad, o ascender por pronunciadas pendientes con el espacio de carga lleno, son algunas de las situaciones impensables en los primeros coches eléctricos.

Hoy sin embargo, los eléctricos presentan cifras de velocidad máxima y rangos de potencia que harían palidecer a muchos deportivos de motor térmico. Una de las claves es el par motor inmediato que ofrece el motor eléctrico, y que arroja empuje desde los 0 km/h. En el caso de Peugeot, el fabricante ha apostado para sus modelos eléctricos por una nueva motorización de 100 kW (equivalente a 136 CV), con un par motor de 260 Nm.

5. Habitáculos y maleteros más amplios

Uno de los mayores problemas que tenían los fabricantes de los primeros coches eléctricos era buscar acomodo en el chasis de las voluminosas baterías. Eso conllevaba siempre un menor espacio en el habitáculo o en el maletero, que quedaban sensiblemente reducidos.

Por suerte, los ingenieros han sabido mejorar los diseños para integrar mejor las baterías y conseguir vehículos más espaciosos. Por ejemplo, en el Peugeot e-2008 las han ubicado en el suelo del vehículo, consiguiendo un maletero de 405 litros de capacidad, los mismos que en la versión térmica.

Caso aparte merecen modelos como el combispace e-Traveller, que permite acomodar en su habitáculo hasta 9 personas en la versión Business y 1.500 litros de equipaje. O el furgón e-Boxer, que ofrece un volumen útil de 17 metros cúbicos y hasta 1.890 kg de carga.

Peugeot E 208 1

6. Diseños más atractivos

Los coches eléctricos de segunda generación poco o nada tienen que ver con los angulosos cuadriciclos que veíamos antaño. Ahora tenemos diseños para todos los gustos, en parte porque muchos de ellos comparten carrocería con sus hermanos de motor térmico. Hasta el punto de que en ocasiones es casi imposible diferenciarlos uno de otros.

De hecho, muchos fabricantes se deciden a incluir detalles estéticos exclusivos para sus modelos eléctricos, que ofrecen una imagen más fresca y renovada y suponen motivo de orgullo para sus conductores. Por ejemplo, los modelos eléctricos de Peugeot llevan una elegante calandra del mismo color que la carrocería, que a su vez acoge al ya característico león dicroico como emblema.

7. Equipamiento completo

Anteriormente, los interiores de los coches eléctricos resultaban realmente austeros y carentes de detalles. Actualmente, gracias al uso de plataformas modulares y de compartir muchos elementos con los modelos térmicos, los coches eléctricos cuentan ahora con mejores equipamientos. Los fabricantes pueden ahora incorporar los mismos elementos y acabados, sin que ello suponga un incremento extra del coste final.

Y sí, también los mismos sistemas de seguridad. En el caso de Peugeot, incorpora en sus modelos eléctricos las mismas tecnologías que el resto de modelos: sensores de aparcamiento con radar, reconocimiento de señales de tráfico, indicador de presión de los neumáticos…

Equipamiento

8. Herramientas de conectividad

Si tenemos claro que el eléctrico es el coche del futuro, también debe formar parte del ecosistema vial del futuro, con todas las prestaciones del Vehículo Conectado y de la comunicación V2I (Vehicle To Infraestructure).

Así, los vehículos eléctricos de Peugeot tienen a su disposición todos los servicios conectados del Grupo PSA. Así, contarán con cartografía conectada, que se actualiza automáticamente y nos informa en tiempo real; avisador de radares, que nos alerta cuando llegamos a un tramo de velocidad controlada; o el Peugeot SOS & Assistance, con el que podremos ser geolocalizados por los servicios de emergencia en caso de avería o accidente.

Lp Cmc Visuel

9. Integración con nuestro smartphone

Las apps para smartphone son la forma que tenemos de comunicarnos con nuestro vehículo, incluso cuando estamos lejos de él. Gracias a estas herramientas, podemos recibir todo tipo de información sobre el estado de nuestro coche, y realizar todo tipo de acciones en remoto.

Este tipo de funciones cobran más sentido si cabe en los nuevos vehículos eléctricos. Por ejemplo, con la aplicación de MyPeugeot podemos controlar y planificar la carga desde nuestro smartphone. Y con la ChargeMyCar, de Free2Move Services, podemos encontrar puntos de recarga en cualquier momento y lugar.

10. Modos de conducción

Los modos de conducción nos ofrecen la posibilidad de disfrutar de diferentes experiencias de conducción, adaptando determinados reglajes de nuestro vehículo. Pero realmente surgieron para optimizar las prestaciones de los vehículos híbridos y eléctricos, y mejorar así la eficiencia de su batería.

Peugeot en su caso incorpora en su gama de eléctricos tres modos de conducción: Eco, para ahorrar energía y aumentar la autonomía de la batería; Normal, para optimizar el consumo garantizando el confort al volante; Sport o Power (según modelo), para exprimir las capacidades del motor eléctrico.

Cuadro De Mandos

11. Modos de frenado

La frenada regenerativa es una importante característica para todos los vehículos eléctricos (también para los híbridos), pero no todos los conductores se acostumbran a la deceleración en modo “Brake”. Por eso muchos fabricantes están trabajando en sistemas que permitan una experiencia similar al freno-motor tradicional.

Es el caso de Peugeot, que incluye en sus modelos eléctricos dos modos de frenado en posición “Brake”: Moderado, para garantizar unas sensaciones similares a la de un vehículo térmico; y Aumentado, que permite aprovechar al máximo la frenada regenerativa de nuestro vehículo.

12. Cuadros de control renovados y específicos

Conducir un coche eléctrico supone conocer algunos nuevos parámetros propios de este tipo de vehículos: nivel de batería, entrega de potencia, tiempo de carga… Además, como hemos visto anteriormente, puede incluir otros sistemas propios de un vehículo de nueva generación, como los modos de conducción o las ayudas a la conducción. Esto ha llevado a la necesidad de revisar los paneles de control y cuadros de mandos tal y como los conocíamos.

Podemos comprobarlo con los Peugeot e-208 y e-2008, que incorporan un i-Cockpit 3D específico para la conducción eléctrica con todos estos parámetros. De forma similar, comerciales eléctricos como e-Boxer y e-Expert cuentan también con sistemas de información específicos con toda la información esencial. Todos ellos combinan cuadros digitales y táctiles con intuitivas teclas físicas de acceso rápido.

cuadro de mandos

Como vemos, los vehículos eléctricos que hoy hemos descrito poco o nada tienen que ver con los que conocimos hace una década. Los avances han llegado tan rápido, que no estamos hablando de simples mejoras en las cifras y especificaciones técnicas, sino en una experiencia completamente distinta al volante. Por todo ello es justo hablar de una segunda generación de vehículos eléctricos, que ha dado a la movilidad más limpia una dimensión completamente nueva.

Inicio