Así es la experiencia inmersiva pionera en España que te permitirá descubrir el nuevo Audi RS e-tron GT

Así es la experiencia inmersiva pionera en España que te permitirá descubrir el nuevo Audi RS e-tron GT
1 comentario

Si pasas estos días por la entrada del centro comercial L’illa Diagonal de Barcelona, puede que te lleves una sorpresa. Te encontrarás una enorme caja digital formada por dos pantallas de gran formato, aunque el realismo de las animaciones puede que te hagan dudar. También es posible que frente a ellas veas a alguien moviéndose y agitando los brazos, en perfecta sincronía con lo que sucede en la pantalla. Si te acercas hasta esta posición, verás que el interior del cubo irá ganando profundidad, y que los elementos dentro de él parecerán salirse del mismo. Y es entonces cuando se produce la magia.

Una experiencia en 3D e interactiva para descubrir el nuevo Audi


La magia en cuestión la pone ‘Audi Immersive Experience’, una instalación audiovisual desarrollada entre la marca de automoción alemana y el estudio creativo Glassworks. Estará disponible hasta el próximo 25 de mayo en la entrada del centro comercial L’illa Diagonal, y tiene como protagonista al nuevo modelo eléctrico de Audi RS e-tron GT.

Además de contar con un efecto tridimensional, esta instalación inmersiva es totalmente interactiva, pudiendo controlar la experiencia con nuestras propias manos

La experiencia dista mucho de ser la típica acción comercial. “Teníamos claro que no queríamos que fuese un video al uso”, explica Xavi Tribó, Head of Technology del estudio creativo Glassworks en Barcelona. La instalación consta de dos pantallas LED de gran formato, con una superficie total de 12x4 metros, y dispuestas en ángulo de 90º. Aparentemente parece un videowall publicitario común, pero cuando pasas por el perímetro y te acercas al centro de las dos pantallas, “el cerebro te hace ‘wow’ y empiezas a ver la profundidad de la caja y los elementos saliendo”. Así, se pasa de una sensación de 2D a 3D con apenas unos pasos.

Dsc03723

Pero lo realmente novedoso y pionero de ‘Audi Immersive Experience’ es que, además de contar con este efecto tridimensional, es totalmente interactivo. La referencia a ‘Minority Report’ no es gratuita, pues podremos controlar la experiencia con nuestras propias manos. Con la ventaja de que, a diferencia de Tom Cruise en el filme, no necesitaremos guantes ni ningún dispositivo adicional para ello.

“Queríamos crear un mini-videojuego”, explica Tribó. “Tú te conviertes en el joystick, y durante unos segundos se crea una conexión casi emocional donde puedes interactuar con los contenidos”. El mini-videojuego consta de tres fases o escenas: un lanzador de pelotas que se dispara con las manos, una escena en slow motion que puede controlarse con la cabeza, y una otra de partículas que es posible cambiar de color (entre rojo y azul, como en Matrix). Al final, las partículas se desvanecen y aparece el Audi RS e-tron GT en el color que hemos escogido.

Las tecnologías que hay detrás de ‘Audi Immersive Experience’

Audi Experiencia

El efecto conseguido con las pantallas es lo que en la industria se conoce como ‘naked-eye 3D’ o ‘3D a simple vista’, pues no requiere de gafas ni ningún dispositivo adicional. Lo hemos visto sobre todo en Asia con pantallas curvas, pero es poco frecuente en España y más aún lograrlo con pantallas LED convencionales como las de esta instalación. La clave está en engañar, desde una determinada perspectiva, al cerebro humano, ofreciendo en cada pantalla lo que veríamos de un objeto tridimensional de uno y otro lado.

Una cámara, conectada a un módulo de IA, detecta nuestros movimientos. Tras realizar una “estimación de pose”, transforma los gestos a números. Y con esos datos, el motor Unreal crea la interacción con el contenido en tiempo real

Para conseguir el efecto, también es importante integrar la experiencia con el entorno real y “olvidarnos” de que las pantallas existen. El equipo de Glassworks ha sincronizado la experiencia con el ciclo solar, integrando en los contenidos la iluminación propia de cada momento del día. Para ello, se hizo un estudio previo de las sombras y la incidencia del sol con una cámara HDRi, y posteriormente el desarrollo de cinco escenarios de iluminación, desde la mañana hasta la noche.

Diseñar imágenes así y con efecto 3D requiere de una gran habilidad, pero es que además en esta experiencia tenían que ser interactivas. Desde Glassworks no hablan de “pequeño videojuego” en vano, pues han utilizado tecnología propietaria de Epic Games. Por un lado, han empleado el archiconocido motor gráfico Unreal; por otro, el sistema nDisplay, que permite la visualización de los contenidos en varias pantallas de forma sincronizada. “Hemos creado una experiencia donde cada fotograma se crea en tiempo real, con una calidad que roza el fotorrealismo”.

Dsc03776

La última cuestión era cómo lograr la interacción del usuario, cómo “convertirlo” en ese joystick del videojuego. Para ello, han utilizado una pequeña cámara de vídeo que —importante— no graba, sino que actúa a modo de sensor para detectar nuestra presencia y movimientos. Esta cámara está conectada a un módulo de inteligencia artificial, desarrollado por la propia Glassworks, que realiza una “estimación de pose” y transforma nuestros gestos a números. Y es con estos datos con los que el motor Unreal crea la interacción con el contenido en tiempo real.

Aunque el proceso es muy técnico, todo se produce de forma muy natural. “Para mí —concluye Xavi Tribó—, la magia de la Inteligencia Artificial es que hace la interacción más humana. Se crea una conexión emocional con la experiencia”.

Audi RS e-tron GT, el escaparate tecnológico de Audi

Experiencaaudi

Como comentábamos antes, el protagonista de la experiencia es el Audi RS e-tron GT, que podremos conocer en persona allí mismo. Se trata de una berlina deportiva cien por cien eléctrica, con 646 CV de potencia en modo boost y 472 kilómetros de autonomía estimada. “Es nuestro mayor escaparate tecnológico, el modelo que más elementos innovadores tiene. Por eso hemos querido homenajearlo con una experiencia igualmente innovadora y disruptiva”, explica Esteve Busquet, Product Manager de Audi.

El protagonista de la experiencia es el modelo Audi RS e-tron GT, que hace gala de un despliegue tecnológico que hará las delicias de cualquier techie

Y es que, efectivamente, el Audi RS e-tron GT  hace gala de un despliegue tecnológico que hará las delicias de cualquier techie. Sobre todo porque es lo que permite al modelo mostrar su dualidad como vehículo: por un lado, como un RS, es decir, un modelo que ha pasado por las manos del equipo de competición; por otro, como un GT, un Gran Turismo en el que poder llevar a toda la familia. Esta versatilidad permite que el coche pueda ser disfrutado como un superdeportivo y como un vehículo para el día a día.

Esto se consigue mediante los modos de conducción, que en el Audi RS e-tron GT son tres (más uno personalizable): Comfort, Efficiency y Dynamic. “Al final, mediante la tecnología se consigue modificar sistemas y funciones. Permite al coche cambiar la respuesta del motor, la dureza de la dirección, la aceleración, el control de tracción… Incluso los asientos se vuelven más envolventes”, comenta Busquet.

Ciertamente, la sensación de conducir el Audi RS e-tron GT es muy digital, casi como una nave espacial. Empezando por el momento de montarnos, cuando el asiento nos coloca automáticamente en el interior del cockpit, o con el modo boost del Launch Control, que nos permite alcanzar los 646 CV de potencia. Y pasando por elementos como las levas para ajustar la resistencia del freno regenerativo, el cuadro de instrumentos digital personalizable o el Audi e-Sound, el sonido creado por el fabricante para intensificar las emociones al volante.

Todo en el Audi RS e-tron GT rezuma tecnología, por lo que, si tenéis la oportunidad, no olvidéis acercaros hasta el 25 de mayo al centro comercial L’illa Diagonal de Barcelona para conocerlo y disfrutar de una experiencia igualmente innovadora.

Inicio