La falta de agua no sólo se debe a la sequía: el impacto de las eléctricas con el vaciado de embalses

La falta de agua no sólo se debe a la sequía: el impacto de las eléctricas con el vaciado de embalses
47 comentarios

Ahora que la falta de lluvias está provocando que los pantanos estén en mínimos se ha vuelto a recordar la decisión de las eléctricas de vaciar los embalses para aprovechar los altos precios de la luz. Fue el verano pasado y el Gobierno llegó a investigar a empresas como Iberdrola por lo que se consideró como una acción "escandalosa". Ha pasado más de medio año desde entonces, pero las consecuencias están sufriéndose estos días.

Las reservas de agua ya están por debajo de la mitad. Según los datos de Embalses.net, el nivel en España se ha situado en el 44,6%, cuando la media de los últimos 10 años por estas fechas ha sido del 60,8%. Es especialmente preocupante en el sur de España, donde comunidades como Andalucía están en el 31,4% o Murcia en el 22,3%. La falta de lluvias se está notando claramente, pero no es el único factor que ha influido.

Empiezan las alertas y restricciones. En Cataluña la situación con la falta de lluvia ha provocado que la región de Barcelona entre en prealerta. Esto no conlleva todavía restricciones en el consumo del agua, pero las administraciones sí tienen que racionalizar su uso. Según los datos del Observatori Fabra, se trata del año más seco en Barcelona desde que se tienen registros (1878).

En el otro lado de España, en las cuencas del Guadalquivir y el Guadiana se han impuesto restricciones en el uso industrial, se ha cortado el agua por las noches y ya se está transporte agua desde pozos de emergencia. Según datos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, la precipitación media registrada este año ha sido de 9 l/m², un 85% inferior a los 62 l/m² de la media histórica

Embalses Comunidades 08 02 2022

"Es un tema de preocupación en el conjunto del país, pero especialmente en algunas confederaciones hidrográficas como la del Guadalquivir, están sufriendo de forma muy significativa", ha explicado Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación. Una situación que no parece que cambie en las próximas semanas, según predicciones de AEMET.

El gran cambio se produjo con el vaciado, no ahora. Si nos fijamos en la evolución del nivel del agua en los pantanos vemos que realmente la dinámica ha sido equivalente a la de años anteriores. Sin embargo, el nivel del que partíamos a principios de año era mucho más bajo. El cambio de tendencia lo encontramos el año pasado con el vaciado. Los pantanos estaban tan llenos como años anteriores, pero en unas pocas semanas su nivel descendió enormemente para situarse unos 6.000 hm3 por debajo de la media.

Las primeras multas a las eléctricas por el vaciado ya están llegando. En verano, las eléctricas Naturgy e Iberdrola vaciaron bruscamente los embalses gallegos de Cenza, As Portas, Belesar y Salas. En pocas semanas el nivel del agua bajó en más de un 70%. Este mes de febrero la Xunta ha decidido sancionar a las dos empresas, así como a la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil por un total de 200.000 euros, por "mala praxis", no haberlo comunicado "de modo oficial" y por hacerlo "en un momento atípico" sin "ninguna condición que propiciara" a su vaciado.

Qué ganaban las eléctricas al vaciar los embalses. Con el alto precio de la energía, hay una diferencia bastante grande entre el coste de producirla y el que se vende. Las más beneficiadas por esta situación son la nuclear y la hidroeléctrica. Las eléctricas al vaciar los embalses lo que estaban haciendo es aprovechar al máximo su generación de energía para intentar sacar el máximo provecho. Cuanta más energía hidroeléctrica barata producida, más luz cara podían vender.

En su informe con la CNMW, Iberdrola explicó que la energía producida aumentó en un 13,6% el año pasado, pero la hidroeléctrica se disparó un 37,9%.

El Gobierno prepara un plan para digitalizar el sector del agua en España. La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunció que para el primer trimestre de 2022 se presentará un PERTE con el que digitalizar el sector del agua en España. La idea de invertir unos 400 millones de euros en crear un sistema para monitorizar el nivel del agua y mejorar la seguridad. Un sistema que servirá especialmente en presas y embalses para ver rápidamente su estado y de paso monitorizar con precisión cuando uno de ellos está presentando anomalías.

Imagen | Ross Stone
En Xataka | Ojalá solo fuera un pantano vacío: así está sufriendo la sociedad española las consecuencias menos obvias de la sequía

Temas
Inicio