Síguenos

Análisis del Sony Tablet S

Ha sido el que más se ha hecho de rogar, pero por fin tenemos el primer tablet con Android de Sony sobre la mesa de trabajo. Y ya os podemos adelantar que no nos ha defraudado en los fundamental, aunque hay cosas que mejorar.

El Sony Tablet S entra en el mercado de los tableta con Android con dos aspectos diferenciadores: el diseño y los contenidos. Precisamente a cada uno de estos valores vamos a dedicar una parte del análisis del Sony Tablet S que hemos hecho en Xataka.

Sony Tablet S, marcando diferencias con el diseño

Sony tenía claro que entrar en el mercado de los tablets con Android era un paso que tenía que dar. Ha tardado quizás más de lo esperado pero de forma acertada ha optado por ofrecer dos modelos que suponen aire fresco para el mercado. Junto con los modelos de ASUS – y se puede comprobar su éxito -, los Sony Tablet S y Tablet P son especiales dentro de una gama de productos que tienen tendencia a parecerse demasiado.

Todos los tablets Android del mercado comparten la práctica totalidad de las especificaciones. Este modelo de Sony no iba a ser diferente, y en su interior encontramos un procesador Tegra 2 de doble núcleo y memoria RAM de 1 GB.

sony-tablet-s-12.jpg Sony Tablet S y Galaxy Tab 10.1: pese a la diferencia de grosor, el tablet de Sony ha resultado más manejable y cómodo de usar

Así que para destacar hay que ofrecer algo diferente. El Sony Tablet S apuesta por un diseño original que más allá de las apariencias, ofrece mejoras en el manejo del mismo.

Como si de una hoja doblada se tratara, el Sony Tablet S no busca ser un tablet especialmente fino sino ergonómico. Y lo consigue. Podría haber sido un modelo de grosor mínimo pero los japoneses apostaron acertadamente a nuestro parecer por un diseño que facilite escribir con su excelente teclado virtual y leer/navegar ya sea con una o dos manos.

sony-tablet-analisis-11.jpg

Colocado sobre la mesa, el Sony Tablet S queda ligeramente inclinado, algo que resulta muy cómodo si tenemos que escribir. Cuando lo cogemos con una mano para leer o navegar, ese extremo más grueso facilita la tarea.

El material del que está fabricado es plástico negro, pero de muy buena calidad. En el frontal es liso pero en la parte trasera, como complemento de su forma especial, el plástico se vuelve rugoso para mejorar el agarre. Lo consigue incluso sin que la textura sea desagradable.

sony-tablet-analisis-2.jpg

En mano, el tablet de Sony nos ha dado la sensación de ser el tablet más ligero de cuantos hemos probado hasta ahora. Y todo ello pese a que el peso iguala al del iPad 2 con 600 gramos, pero os aseguramos que en el día a día, el tablet de Apple parece más pesado que el manejable modelo de Sony.

sony-tablet-analisis-3.jpg

Rendimiento, pantalla y multimedia

En cuestiones de rendimiento y potencia, el Sony Tablet S se comporta como cualquier otro tablet con Android 3.2 del mercado. Sí, viene con Android 3.2 directamente y como veremos en la segunda parte, sin aspavientos, Sony ha conseguido que la experiencia con esta versión del sistema operativo de Google, sea la más lograda con su personalización. Pero no adelantemos acontecimientos.

Estando detrás de este tablet una marca como Sony, la pantalla tenía que cobrar protagonismo. Gracias a su superficie y las mejoras en Android, la respuesta de la misma nos ha parecido también la mejor entre los tablets Android analizados por Xataka, y todos los menús se desenvuelven con fluidez y sin que hayamos notado ralentizaciones en ningún momento.

Pero con el potencial multimedia que Sony le ha dado a este Tablet S, el brillo de la pantalla nos parece que podría haberse mejorado porque sale perdiendo en el día a día con el modelo de Samsung, por ejemplo, que ofrece mucha más espectacularidad con las imágenes. Eso sí, en calidad de imagen y detalle sí que cumple con lo que esperábamos de un tablet de Sony.

sony-tablet-s-analisis-8.jpg Buena definición y detalle pero al Sony Tablet le falta más espectacularidad con las imágenes

Llegamos al que quizás sea el punto más débil del tablet de Sony. Parece mentira que un modelo tan enfocado en el consumo de contenido multimedia nos de problemas con la reproducción de formatos tan habituales como los MKV, pero así ha sido. Con los MP4 la respuesta sí ha sido la correcta, incluso con calidad 1080p, la máxima que permite este Sony Tablet S. Pero en un tablet multimedia como el de Sony, tener que recurrir a programas de terceros o convertir archivos y cuidar en qué formato están no es algo que nos guste. Precisamente en ese apartado es donde un tablet con Android debería destacar frente al iPad de Apple.

sony-tablet-s-reproduccion-1080p.jpg

Hay que comentar también que en el almacenamiento, los que compren el modelo de 16 GB se llevarán la sorpresa de que en realidad apenas tienen 5-7 GB disponibles. Habría pues que recurrir a tarjetas de memoria SD (no microSD) o discos USB que podemos conectar a su puerto miniUSB que por cierto no viene con cable incluido en la caja del tablet. Al menos la transferencia desde una tarjeta SD es sencilla y muy intuitiva, así como el manejo de archivos.

sony-tablet-s-almacenamiento.jpg

El Sony Tablet S incluye dos cámaras de fotos, una básica de 0.3 megapíxeles que no salva los muebles en videoconferencias, y otra principal de 5 megapíxeles que ofrece fotografías bastante mediocres pero que sí da un aceptable resultado cuando nos atrevemos con el vídeo, que puede tener calidad 1080p.

sony-tablet-s-prueba-6.jpg

En cuanto a la batería, las cifras son las esperadas. En modo de navegación web con WiFi hemos llegado a las 9 horas, mientras que cuando le hemos exigido reproducción multimedia continua, nos costaba que aguantara seis horas seguidas. Por cierto, el conector de carga es propietario.

sony-tablet-s-prueba-7.jpg

Un tablet que hace de mando a distancia

Acabamos la primera parte del análisis del Sony Tablet S comentando una de sus funcionalidad más curiosas: el modo de mando a distancia gracias a un puerto de infrarrojos integrado.

Si bien esta funcionalidad ha sido pensada para integrarse con sus equipos (televisores, bases de música o reproductores multimedia), ha resultado tremendamente sencillo configurar el Sony Tablet S para ser usado como mando a distancia de otros televisores. Solo hay que seleccionar la marca y si el modelo no queda del todo reconocido, mediante ensayo y error con las configuraciones por defecto, buscar el modo que funciona con el modelo en concreto que queremos controlar.

sony tablet como mando a distancia

De momento la interfaz es básica (hay un modo completo y otro que gestiona el volumen y avance/retroceso de canal mediante gestos) pero abre muchas posibilidades para la integración del tablet con el televisor sin depender de terceros equipos ni otro tipo de conectividad más allá de la clásica de los mandos a distancia.

...continuará

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios