Sigue a

Samsung Galaxy Gear

El Samsung Galaxy Gear es según todos los rumores el reloj inteligente que el fabricante surcoreano tiene preparado para su presentación el próximo 4 de septiembre. Ahora han aparecido detalles sobre las especificaciones de este dispositivo, que se plantea como un posible revulsivo en el mercado “wearable“.

Según los datos publicados en GigaOm y en SamMobile, este smartwatch no tendrá pantalla flexible como apuntaban algunas fuentes inicialmente, y contaremos con una pantalla OLED de 2,5 pulgadas y una resolución de 320×320 píxeles. Y hay más, por supuesto.

El Samsung Galaxy Gear también dispondrá de un Samsung Exynos 4212 dual core a 1,5 GHz con una GPU Mali-400, un procesador más que sobrado para un dispositivo que en teoría no tiene las necesidades de un smartphone tradicional.

En esos rumores se habla también de que contaremos con una pequeña cámara —¿para videoconferencia desde el reloj?—, unos pequeños altavoces y soporte NFC, aunque la conectividad con el móvil se realizaría a través de Bluetooth Low Energy.

¿Solo compatible con smartphones y tablets Samsung?

Los Galaxy Gear que parecen haber llegado ya a las manos de algunos desarrolladores disponen de Android 4.1 y de Android 4.2, y tienen una integración total con los móviles y tablets.

Samsung

Así, si alguien ha deslizado notificaciones en el reloj y se queda en un aviso de nuevo correo electrónico, ese correo será el que se muestre en el smartphone al encender este dispositivo. La integración con Twitter y Facebook será igualmente nativa e importante en estos dispositivos.

Esa integración, no obstante, se limitará a smartphones y tablets de Samsung, en un movimiento similar al que Apple sigue con su ecosistema cerrado.

La empresa surcoreana hace tiempo que parece querer diferenciarse de la “corriente general” de fabricantes Android con características diferenciadoras tanto a nivel software —lo vimos en el S4— como en el hardware —con un Galaxy Gear que lo demostraría con creces—.

El problema es que esa ambición podría costarle cara, y la apertura a otros dispositivos basados en Android daría probablemente mucho más valor a la propuesta de Samsung, aunque obviamente eso frenaría esa diferenciación por la que tanto están luchando sus responsables desde hace tiempo.

Sony y Pebble de momento no cuajan

Las expectativas parecen por tanto prometedoras para la solución de Samsung. Si se logra una buena integración con móviles y tablets —y Samsung tiene recursos para ello— este podría representar el paso definitivo en un mercado aún tímido.

Sony Smartwatch 2

Phil Libin, CEO de Evernote, comentaba en GigaOm cómo ese tipo de productos tienen un futuro muy prometedor. Puede que no en doce meses, aclaraba, “pero creo que lo será [súper popular] en dos o tres años“.

Sin embargo, los relojes inteligentes de momento no parecen haber cuajado en el mercado. Sony lleva tiempo promocionándolos —no en vano renovó hace bien poco su oferta hardware y software en este apartado— y Pebble, el célebre reloj financiado en KickStarter, también generó muchísima expectación, pero el interés parece haber descendido desde entonces.

Desde luego, algo se mueve en ese segmento: la propia Apple parece muy interesada según todos los rumores, que apuntan al lanzamiento de un iWatch en 2014. Probablemente en ese punto el mercado esté bastante más asentado si la propuesta de Samsung finalmente cristaliza, y será un buen momento para hacer balance y comprobar cuál ha sido el verdadero impacto de todos estos lanzamientos.

En Xataka Móvil | Relojes inteligentes, una nueva tendencia
En Applesfera | Pebble ya está siendo distribuido con normalidad, en Applesfera lo hemos probado

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios