Sigue a Xataka

Intel Wine Processor

Que los microprocesadores consumen cada vez menos es una realidad. La evolución de la tecnología junto a los requisitos de los dispositivos (cada vez valoramos más la portabilidad sobre productos muy potentes) obligan a los fabricantes a investigar en chips de bajísimo consumo y rendimiento decente.

En el mercado ya existen soluciones muy sorprendentes relacionadas con el bajo consumo, como por ejemplo el tan mencionado Raspberry Pi, aunque por supuesto los laboratorios de las grandes compañías no dejan de investigar. Uno de los ejemplos más curiosos es el creado por el Intel Labs, podríamos decir que su departamento de I+D, quienes han desarrollado un procesador que se ‘alimenta’ energéticamente de un vaso de vino tinto. El proceso se basa en los mismos conceptos que el conocido experimento de la pila de limón, intercambiando la fruta por el líquido alcohólico y cambiando la luz por un sencillo circuito que incluye una unidad de proceso.

Más allá de lo que este proyecto aporta a la química — nada nuevo —, lo más interesante es el estado actual de la tecnología que, teniendo la vista puesta en un largo plazo, podría permitirnos cosas que parecen ciencia-ficción. Por ejemplo, y salvando las distancias, hacer realidad pequeñas maravillas de los videojuegos como la que os dejamos a continuación:

Evidentemente todo esto es un proyecto de investigación muy poco maduro como para pensar en sus repercusiones en el mercado. Un prototipo de un procesador alimentado por vino cuyo rendimiento será muy reducido, pero que servirá como base para proyectos futuros que quién sabe qué tipo de usos pueden tener. Seguro que Intel lo quiere plantear relacionándolo con el Internet de las cosas, y más concretamente con esos otros proyectos como Quark para añadir una base tecnológica a todo lo que ahora no la tiene.

Vía | Mashable, The Register, Gizmodo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios