Sigue a Xataka

Ambient Scatter


La Universidad de Washington ha presentado un proyecto denominado como Ambient Backscatter. De esta manera han demostrado cómo se puede aprovechar la energía de emisiones RF del entorno para alimentar dispositivos y enviar mensajes entre ellos.

Es un concepto muy interesante y tendrá aplicaciones importantes en campos como son ropa inteligente, smart home y redes de sensores auto sostenibles. Con Ambient Backscatter se consigue aprovechar la energía del ambiente creando una red entre dispositivos con un ancho de banda de 1 Kb/s sin necesidad de utilizar ningún tipo de fuente de alimentación o batería.

El Internet de las cosas, Ambient Backscatter

A día de hoy llevamos con nosotros numerosos dispositivos que se comunican entre ellos bien vía Internet u directamente mediante medios de comunicación inalámbrica habituales: Bluetooth o Wi-Fi.

Sin embargo, estos métodos requieren disfrutar de un emisor receptor de radio activo, es decir, que necesite alimentación vía batería para funcionar. Como todos sabemos, las baterías se agotan con el uso y hay que recargarlas y es ahí donde entra esta tecnología.

Ambient BackScatter hace uso d la energía residual de las ondas de radiofrecuencia que tenemos en el ambiente para alimentar el dispositivo o bien emitir datos a modo de red inalámbrica. No requiere ningún tipo de alimentación y por ende es buena base, entre otros, para lo que se conoce como “wearable computing” o tecnología que podríamos llevar puesta a modo de ropa inteligente.

Ambient Scatter

Se crea una Internet de las cosas en la que podemos enviar información entre dispositivos, a una baja tasa de datos eso sí (1Kb/s) pero más que suficiente para enviar un mensaje de texto, información de contacto o incluso ser utilizado como lanzador de alguna tarea de manera inalámbrica.

En palabras del líder de la investigación, el profesor asistente de ciencia e ingeniería Shyam Gollakota en la Universidad de Washington:

“Podemos reutilizar señales inalámbricas de nuestro entorno como fuente de energía y medio de comunicación”

Los investigadores han creado pequeños dispositivos en placas impresas de tamaño tarjeta de crédito donde hay un LED que permite, de manera gráfica, ver la transmisión y recepción de datos entre ellas. Y, recordamos, que no hay pila ni más fuente de alimentación que las redes inalámbricas del entorno.

Han probado el alcance y funcionamiento de este sistema y han determinado que la existencia de ondas inalámbricas de TV hasta a 10 km de la antena es suficiente para alimentar este sistema que es capaz de funcionar a una distancia de hasta 76 centímetros.

Aplicaciones y el futuro de esta tecnología

Esta tecnología permitiría la comunicación entre dispositivos de manera pasiva. Podríamos enviar o recibir información haciendo uso de la energía de las ondas de radiofrecuencias del ambiente (léase ondas de TV, radio e incluso redes Wi-Fi).

Al ser una tecnología pasiva no es de esperar que tenga un gran alcance, como hemos visto cerca de 76 centímetros, y funcionará siempre y cuando tengamos ondas de radiofrecuencia alrededor.

Los investigadores han comentado que podría integrarse esta tecnología en dispositivos como móviles para, cuando se quedan sin batería, poder seguir enviando mensajes de texto aprovechando la energía de las señales de TV del ambiente.

Han comentado que va a nacer una nuevo grupo de aplicaciones que aprovecharán Ambient Backscatter en áreas de wearable computing, smart homes y redes de sensores autosostenibles.

Nos parece una tecnología interesante desde el punto de vista de que no necesita una batería o estar conectado a la red eléctrica para funcionar. Podría ser utilizado a modo de un NFC que no requiera estar tan cerca para funcionar, para emparejar dispositivos móviles, para transmitir direcciones URL o sistema de información en monumentos sin necesidad de mantenimiento alguno.

También podrá ser utilizado como un sistema pasivo de comunicación inalámbrica. Suponed que tenemos un llavero con esta tecnología y un pequeño timbre (éste sí funcionaría a pilas), podríamos “activar” ese timbre de manera inalámbrica sin necesidad de que las llaves tengan que estar consumiendo energía, manteniendo la conectividad inalámbrica activa.

Otras posibles aplicaciones serían la apertura de puertas de oficinas, casas e incluso garajes y olvidarnos de cambiar las pilas al mando. Hablando de mandos, también se podría hacer uso de esta tecnología en mandos a distancia de TV.

Como se puede ver, las posibles aplicaciones son innumerables en múltiples campos y habrá que esperar a ver cómo evoluciona Ambient Backscatter, su rango de acción y su aplicación a gadgets del día a día.

Más información | Universidad de Washinton

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

15 comentarios