Compartir
Publicidad
La larga lucha por poder ver porno en tu dispositivo Apple
Móviles

La larga lucha por poder ver porno en tu dispositivo Apple

Publicidad
Publicidad

Ha llovido ya bastante desde aquel día, pero abril de 2010 nos dejó una de las frases más llamativas de Steve Jobs. Estaba en una sesión de preguntas y respuestas acerca del lanzamiento del iPhone 4 y un periodista le preguntó si iba a permitir que se pudieran instalar aplicaciones sin firmar, es decir, desde fuera de la App Store.

La respuesta de Jobs fue sorprendente. Dijo que no, pero el argumento que usó no fue ni la seguridad ni que quisieran mantener una experiencia de usuario controlada para evitar que una aplicación haga quedar mal a los productos Apple (argumentos que siempre usó para que no hubiera Flash), nada de eso. El problema era el porno:

You know, there’s a porn store for Android. You can download nothing but porn. You can download porn, your kids can download porn. That’s a place we don’t want to go – so we’re not going to go there.

Traducción: ¿Sabes? Hay una tienda de porno en Android. Puedes descargar solamente porno. Puedes descargar porno, tus hijos pueden descargar porno. Ese es un lugar al que no queremos ir - y no vamos a ir allí.

Las reacciones ante tal argumento fueron muy graciosas pero lo cierto es que Jobs no rectificó. Es más, en un correo de respuesta a un cliente que tenía dudas sobre la función de "policía del pensamiento de Apple", Jobs volvía a insistir en el tema:

We do believe we have a moral responsibility to keep porn off the iPhone [...]Folks who want porn can buy and [sic] Android phone

Traducción: Creemos que tenemos una responsabilidad moral para mantener el prono fuera del iPhone. Los quieran porno pueden comprarse un teléfono Android

Apple y su batalla contra cierto tipo de contenido

La batalla de Apple contra el porno no se quedó aquí. Cuando lanzó el iPad uno de sus posibles usos, una de las killer app, era la lectura de revistas. Se suponía que iba a revolucionar la lectura de la prensa aunque luego se quedó en nada. Y Apple puso muchos problemas con los desnudos en dichas revistas.

El ejemplo más significativo fue Playboy. La revista no fue aceptada y tuvieron que lanzar una edición especial para el iPad sin desnudos (curiosamente a día de hoy la revista impresa ya no tiene desnudos). Este es un caso que no sorprende, dada la política de Apple iba a ser raro que admitieran revistas porno.

Ipad

El problema vino cuando algunas publicaciones mostraban desnudos. Es bastante habitual en revistas que no son pornográficas que aparezcan desnudos y Apple vetó algunas revistas y números por ello. Pero acabó relajando algo las normas (sin cambiar un ápice las condiciones) para publicar, por ejemplo, The Sun, que en todas sus ediciones incluye una foto de una mujer desnuda en la página 3. Cosmopolitan, que también incluye a veces contenidos sexuales, no tuvo vetos y según ellos mismos "la revista se clasifica como para mayores de 17 años".

A lo largo de los años la polémica ha sido menor, pero no ha cesado. Recientemente, en iOS 10, Apple decidió cambiar el emoji de pistola por uno de una pistola de juguete. Aunque ha habido algo de polémica esto hay que englobarlo en el eterno debate en EEUU sobre la segunda enmienda de la Constitución, que permite tener armas a cualquiera y los tiroteos que hay cada año. Apple muestra así su posición, pero a la vez impide a sus usuarios expresarse con un emoji que claramente nunca se pensó como una pistola de juguete.

También en iOS 10 ha habido una novedad importante y es la capacidad de mandar GIFs animados en la aplicación de mensajería. Por desgracia para Apple se colaron algunos GIF pornográficos, que han eliminado rápidamente. De nuevo Apple se auto erige en guardián de la moral de sus usuarios.

Apple, ¿de verdad es necesario?

iPhone

Está claro que Apple intenta que sus dispositivos iOS estén libres de porno. En Android la situación es distinta, se pueden instalar aplicaciones de fuera de Google Play e incluso en la tienda oficial se pueden encontrar aplicaciones con contenido pornográfico o, por ejemplo, aplicaciones para ver vídeos porno online.

Toda la polémica de Apple me parece, sinceramente, algo artificial. Basta con abrir Safari en el iPhone o iPad para entrar en una web porno, la barrera de la App Store es mínima. ¿Cuánta gente de Android usa aplicaciones para consumir porno? El navegador es lo más normal.

De hecho hace no mucho PornHub publicó un estudio sobre el consumo de porno en iOS y Android e iban muy a la par. Es decir, es una barrera de protección muy artificial y poco efectiva si de verdad quieren enfocarse a un público infantil.

Por lo que hemos visto Apple tiene entre sus objetivos proteger a sus usuarios de cierto tipo de contenidos mediante una censura de los mismos. Lo ha hecho en el pasado con mayor o menor consistencia. Pero realmente esta protección, esta censura previa, no es efectiva y basta con abrir la aplicación de Twitter para ver contenido pornográfico o violento realizando una simple búsqueda.

Es cierto que existe, a nivel de sistema, una opción para decidir si queremos o no restricciones la hora de navegar por webs con contenido de adultos en cualquier navegador que tengamos instalado en iOS (al igual, por ejemplo, de lo que ofrece Google Images en Safe Search). Sin embargo, al activar dicha opción solo actuamos sobre la web. Otras aplicaciones, como Twitter, no se ven afectadas. Y aunque no tengamos activada dicha opción hay cosas que Apple censura, como los emojis de pistolas o los GIFs animados pornográficos en su aplicación de mensajería.

Archivo

Si de verdad Apple quisiera ser consistente con estas acciones y tener entre sus características una una censura previa eficaz de contenidos debería extender esta opción reestricción a todo el sistema. Es decir, que no se encargue de bloquear únicamente la web sino todos los aspectos del sistema (aplicaciones que no son navegadores, emojis del sistema y cualquier cosa que se nos ocurra) y siempre de forma opcional. Apple debería dejar decidir al usuario y no tratarle como si no tuviera capacidad de elegir por sí mismo.

Apple debería dejar decidir al usuario y no tratarle como si no tuviera capacidad de elegir por sí mismo

Ofreciendo una opción de restricciones realmente avanzada Apple trataría a sus usuarios como adultos y además se estaría tomando en serio la censura de contenidos que considera inapropiados para los clientes que lo requieran. Es más, si realmente quisieran imponer su visión del mundo, dicha opción podría venir activada por defecto en los dispositivos iOS. En cambio, la política actual es muy superficial, con censura en algunas cosas y en otras no, así que la posición de superioridad moral que intenta transmitir Apple es simplemente pura fachada.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos