Compartir
Publicidad
Agricultores amenazados: los drones y tractores autónomos no se quejan y trabajan 24 horas al día
Empresas y economía

Agricultores amenazados: los drones y tractores autónomos no se quejan y trabajan 24 horas al día

Publicidad
Publicidad

Mucho se habla del impacto que el coche autónomo podría tener en nuestras carreteras, pero hay otros muchos ámbitos en los que esa capacidad es aplicable. Entre los que presentan un futuro más prometedor está el de la agricultura, que podría ser conquistada por esos drones y tractores autónomos de los que poco a poco se comienza a hablar.

Estamos viendo pequeños experimentos en este sentido y también otras formas de explotar la agricultura de interiores, pero tractores robóticos y drones agrícolas podrían ser protagonistas de una revolución en los campos de cultivo de todo el mundo.

La población mundial crece, la producción debe hacerlo también

El World Bank ha indicado que necesitaremos producir un 50% más de comida en el año 2050 si la población mundial sigue creciendo a este ritmo, pero en esa estimación hay que tener en cuenta factores como el impacto del cambio climático, que podría hacer que las producciones habituales se redujeran hasta en un 25%.

Agricut

Esa es una de las razones por las que tractores autónomos, drones agrícolas y sensores de todo tipo integrados en los cultivos podrían hacer que la producción creciese y que además los costes de esa gestión se redujesen.

Los esfuerzos en este sentido están siendo enormes, y el desarrollo de esos robots amenaza una vez más puestos de trabajo que hasta ahora habían sido ocupados por generaciones de agricultores. Como en otros campos el peligro está ahí: los robots agrícolas no se cogen días de baja, no forman sindicatos y trabajan 24 horas al día a un ritmo frenético.

Agricultura de precisión

Los estudios apuntan a ese crecimiento brutal de este mercado: la firma WinterGreen Research estimaba que el segmento de los drones agrícolas pasará de los 494 millones de valor de este año a los 3.690 millones en 2022.

Precision

En un estudio más antiguo iba más allá en sus pronósticos: de los 817 millones de dólares del mercado de robots agrícolas (no solo drones) en 2013 podríamos pasar a los 16.300 millones de dólares en 2020.

Sin embargo en Goldman Sachs creen que en realidad el sector agrícola vivirá una expansión sin igual, y según sus datos (PDF) el valor del segmento de la robótica agrícola —englobada dentro de la nueva "agricultura de precisión", como ellos la llamaban— tendrá un valor de 240.000 millones de dólares en los próximos cinco años.

Goldman

En ese estudio Goldman Sachs se incluían disciplinas como el segmento de los fertilizantes de precisión (solo este campo tendría un valor de 64.000 millones de dólares), la "reducción de la compactación" (usar muchos tractores autónomos pequeños en lugar de los grandes tractores actuales), el riego de precisión, la fumigación de impresión o el cultivo de precisión.

Todos quieren su trozo del pastel

Los esfuerzos de los grandes de la agricultura son evidentes en este terreno. John Deere —sí, esa John Deere—, CNH Industrial, AGCO y por supuesto Monsanto están trabajando en ese futuro automatizado de la agricultura para poder ofrecer sus distintos productos y servicios en este ámbito.

Hay proyectos de diverso tipo también en este ámbito, y tenemos un buen ejemplo en la iniciativa Hands Free Hectare, que pretende establecer un cultivo de cereales con una extensión de una hectárea en Shropshire, Inglaterra, con todo totalmente automatizado: el hombre no tendrá que pisar esos cultivos jamás.

La idea es también válida para tareas aparentemente más complejas como la poda de vides que podría estar también automatizada en el futuro, como ha demostrado el inventor Christophe Millot en Francia, que en 2012 creó Wall-Ye, su particular robot para esta tarea. Los drones que vigilan los cultivos e incluso los fumigan son una realidad desde hace tiempo, y es evidente que veremos más y más novedades en este campo —y nunca mejor dicho— muy pronto.

En Xataka | Dos nuevos estudios profetizan el 'roboapocalipsis' laboral: Banco de Inglaterra y Merrill Lynch

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos