Síguenos

Nanopartículas de polímero

Un equipo de investigadores de la Universidad de Austin, en Texas, ha dado con una forma de superar una de las barreras que hace que los discos duros actuales no puedan aumentar exponencialmente su capacidad.

En un disco duro tradicional, la información se almacena en partículas depositadas magnéticamente sobre una superficie de metal que representan ceros y unos. Cuanto más pequeños sean esos bits de información, más capacidad de almacenamiento tiene el disco. En la actualidad la tecnología es capaz de almacenar un trillón de estas celdas de datos (128GB) en una pulgada cuadrada.

El problema es que, si se reduce más el tamaño de estas celdas, se producen interferencias magnéticas que hace que las celdas se vuelvan inestables y puedan cambiar su estado lo que, en la práctica, arruina cualquier información contenida en el disco.

Lo que ha descubierto el grupo de Austin es un polímero compuesto de nanopartículas que, al ser depositadas sobre un material, se alinean en perfecto orden en unos pocos segundos. Cada una de estas partículas es tan pequeña que multiplica por cinco la densidad de la superficie del disco, y tiene la particularidad de estar completamente aislada magnéticamente de las partículas que la rodean.

Los responsables del descubrimiento están trabajando ya con Hitachi para intentar adaptar este material a la producción de unidades de disco comercializables.

Vía| Gizmag
Más información | University of Texas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

20 comentarios