Sigue a Xataka

dext_portada_1.jpg

Creo que no había nacido yo (es un decir claro) cuando se hablaba bien de un terminal de Motorola. De hecho, Xataka casi ni existía por entonces. Fue el momento del Motorola Razr, aquel terminal delgado y sumamente atractivo que llegaba para revolucionar un parque de teléfonos móviles que rozaban el sobrepeso.

Con aquel éxito se sentaron en un cómodo sillón los americanos y se pusieron a disfrutar sin pensar en el futuro. Llegaron más teléfonos, pero se encontraban con el recuerdo del V3 y el avance de sus rivales de frente.

Por eso resulta tan extraño volver a hablar bastante bien de un terminal de Motorola. Pero el Dext que hemos estado probando unas semanas bien lo merece.

Motorola Dext, con pantalla táctil y también teclado

Estaba Motorola pensando en cómo resurgir de sus cenizas cuando un tal Android pasó por delante de su ventana y se hizo la luz. Dos son los modelos de teléfonos de los que se está hablando mucho: el Motorola Droid y el Dext, modelo que hemos probado en Xataka durante unas dos semanas.

Con el Dext, Motorola apuesta por ofrecer un teléfono con pantalla táctil y también con teclado QWERTY completo y deslizante. El resultado es agradable en apariencia y una buena combinación. Quizás le tengamos que recriminar que sea un poco grueso.

dext_portada.jpg

Pero como decimos, la combinación de teclado y pantalla táctil les ha salido bastante resultona. La pantalla táctil funciona muy bien, con respuesta cuando pulsamos en ella muy agradable. Y el teclado, al que cuesta unos minutos acostumbrarse, nos facilita la comunicación cuando colocamos la pantalla apaisada, momento en el que no gira el teclado virtual, de los mejores que hemos probado en una pantalla táctil.

De sus características técnicas no hay nada que destacar. Se mantienen en la línea de la mayoría de los teléfonos móviles del mercado con Android. Funcionan de forma correcta, la cámara de fotos cumple y la pantalla se ve bastante bien sin llegar a ser lo espectacular de una OLED.

En cuanto a la autonomía, también sigue al dedillo lo que nos ofrecen sus rivales, y es de esos terminales que con un uso intensivo llegan al final del día suplicando descanso o al menos que le demos una buena dosis de energía.

El acabado del teléfono es aceptable, con tres teclas con relieve en el frontal que son suficientes. Nos han gustado menos los controles de los laterales, demasiado integrados en el terminal. Viene con miniUSB y conector de 3.5 mm para auriculares.

Android personalizado, pero sin brillo

HTC se ha convertido en un experto en pieles, y un rival ahora mismo imposible de batir. A la espera de lo que nos tenga que mostrar Sony Ericsson, nadie puede igualar los logros de HTC en el campo de la personalización de las interfaces. Hacen un gran trabajo con Windows Mobile y lo están haciendo también excelente con Android. El HTC Hero es un ejemplo claro.

Motorola, sin llegar a esos extremos, ha dotado de cierta personalización al Android que corre en el Motorola Dext. Se trata de la versión 1.5, y la mayor novedad la encontramos en la pantalla de inicio, donde las redes sociales y nuestros contactos toman toda la importante.

Así, desde esa pantalla podemos recoger avisos y mensajes que da igual de donde provengan.

Unir y socializar, el futuro

motorola_dext_2.jpg

Un paso adelante de la personalización de Android en el Motorola Dext y el HTC Hero ha sido la integración de la fuentes: me interesa conocer qué ha dicho o hecho un contacto independientemente del lugar en el que lo haya hecho. Y seguir el historial de esas comunicaciones de forma agrupada en un solo lugar me parece un acierto, aunque todavía le queda camino al Motorola Dext para que todo fluya de la forma más correcta.

Twitter y Facebook principalmente tienen una presencia mayúscula en el terminal de Motorola, pero sus widgets dejan que desear. Mucho mejor los de HTC.

La opinión de Xataka

Motorola ha entrado de nuevo en la batalla de la telefonía móvil con consistencia por medio del Dext y el Droid, dos terminales parecidos que le van a ayudar a coger un buen dato cuota de mercado entre los teléfonos con Android.

Esa elección ha sido todo un acierto, pero se puede volver en su contra (como en el resto de fabricantes). Muchas marcas tendrán el mismo sistema operativo base y será el terminal y su experiencia (además del precio y acabado) lo que determine que un consumidor compre uno u otro terminal, los cuales ofrecerán más o menos lo mismo.

dext_htc_hero.jpg

Con el Motorola Dext han hecho una puesta en escena que les ha salido bastante bien, de notable alto en nuestro análisis, mejorando la fluidez con la que mueve Android frente a los terminales más básicos de HTC, pero con un terminal de menos diseño, menos mediático y menor personalización de la interfaz.

Es precisamente en ese campo donde le ganan sus rivales de HTC, principalmente el Hero, con quien lo comparamos por ser dos equipos que buscan lo mismo de manera similar: que nos olvidemos de la agenda tradicional compuesta solamente por el número de teléfono y asumamos que ahora la comunicación se realiza a diferentes niveles y en distintos lugares.

La aportación de Motorola se llama Motoblur, y cuenta con la ventaja de las copias de seguridad que se realizan en este servicio, aunque a cambio tenemos la latencia de ser camino con una estación intermedia para el paso de las notificaciones.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

28 comentarios