Compartir
Publicidad
Alcatel Idol 4s, análisis: así es la apuesta de Alcatel por entrar en la "supergama media"
Análisis

Alcatel Idol 4s, análisis: así es la apuesta de Alcatel por entrar en la "supergama media"

Publicidad
Publicidad

Aunque en ocasiones los límites son algo difusos, en el mundo de los smartphones nos entendemos de manera tradicional con gamas y de hecho desde hace un año aproximadamente se habla de la gama media premium, con una serie de terminales que por características no se ubican en la alta pero que tienen algún plus que los diferencia. Es ahí donde se encuadra uno de los últimos terminales de Alcatel, el Idol 4s, que además no vino solo.

El terminal se presentaba en febrero en el último MWC junto con su hermano pequeño, el Idol 4, como el buque insignia del fabricante. Pero lo de venir acompañado no venía por este lanzamiento compartido, sino por el hecho de que ya nacía aprovechando el auge que aún vivimos de la realidad virtual al incluir un set VR.

Así, la apuesta de Alcatel para una target algo más exigente es este terminal que no queda en la liga de los más potentes, pero que ofrece características superiores al Idol 4 y al resto de terminales de la marca. Entre ellas un diseño que incluye el metal, como es característico en los que se ubican en la llamada "súper gama media" y con una especial atención al sistema de sonido montando cuatro altavoces.

Alcatel Idol 4s
Pantalla AMOLED 5,5 pulgadas con resolución 1.440 x 2.560 píxeles (unos 534 ppp)
Procesador Snapdragon 652
Núcleos 4 x 1,8 GHz A72 + 4 x 1,4 GHz A53
GPU Adreno 510
RAM 3 GB
Almacenamiento 32 (ampliables a 256 GB vía microSD)
Versión software Android 6.0
Conectividad LTE, NFC, Bluetooth 4.2, Wi‑Fi 802.11ac
Cámara trasera 16 megapíxeles, f/2.0, autofocus, flash dual-LED / Video 4K
Cámara frontal 8 megapíxeles, f/2.4 / Vídeo 1080p
Otros Carga rápida (USB 2.0), radio FM
Batería 3.000 mAh
Dimensiones físicas 153,9 x 75,4 x 6,99 milímetros y 149 gramos
Precio Desde 499 euros (incluye auriculares y kit VR)

Alcatel Idol 4s, en vídeo

Sin salir del cristal y sin olvidar el metal

Como decíamos en la introducción, parece que el metal sea una característica obligada a medida que vamos subiendo escalones en la competición de los smartphones, y en el caso del Idol 4s han optado por los bordes en metal siendo las caras trasera y delantera de cristal. Una combinación que no es nueva ni mucho menos pero que conforme está hecha aquí presenta un primer inconveniente, o más bien algo que según lo escrupuloso que sea el propietario será o no un dolor de cabeza: el borde y el cristal no se continúan, quedando una hendidura en la que es fácil que se vaya acumulando la suciedad.

Alcatel Idol 4s

Dejando esto a un lado, el terminal es cómodo en mano y bastante ligero, aunque los bordes no se continúan (como vemos en los iPhones o los Galaxy S7) esto no molesta al sujetarlo. Eso sí: la curiosa combinación de botones requiere al menos algo de "entrenamiento", dado que en este caso además de la ubicación varían en número y especie al tener el botón Boom, situado justo a la mitad del borde derecho (más o menos como el tradicional botón de power protuberante de los Xperia).

Boom Key
Se nos puede hacer bastante incómodo el manejo al quedar los botones en la parte superior de ambos lados

¿Es acertada la posición de los botones? Aquí dependerá en primer lugar del tamaño relativo entre terminal y manos, porque si somos de dedos más bien cortos se nos va a hacer bastante incómodo el manejo al quedar los botones en la parte superior de ambos lados: si sujetamos con la izquierda bloquear/desbloquear nos será difícil, y si lo sujetamos con la derecha pasará algo igual con los botones de volumen. Aquí de hecho hemos tenido bastantes toques accidentales pasada la fase inicial, sobre todo bloqueos de pantalla al jugar o hacer fotografías o pulsar el botón boom de manera involuntaria.

Alcatel Idol 4s

Es un terminal bastante alto, en parte porque el borde sobresale para albergar los altavoces (delanteros y traseros). Pero a su favor está el aprovechamiento de frontal por parte de la pantalla, siendo de casi de un 72%. En su contra: la ubicación de los botones, la elección del cristal (si nos molestan las huellas) y el que se caliente con mucha facilidad y se perciba en seguida. Los bordes metálicos aquí hacen flaco favor conduciendo este calor, aunque llega a ser molesto en pocas ocasiones (apps muy exigentes como reproducción de vídeo, videojuegos o la cámara durante un rato).

Pantalla: aquí podría brillar más

Alcatel fue uno de tantos que también ha apostado por una diagonal de pantalla de 5,5 pulgadas, en este caso un panel AMOLED con una resolución QHD. A este respecto ninguna queja, el nivel de detalle es más que suficiente y nos encontramos con una buena calibración en cuanto a temperatura y saturación.

Alcatel Idol 4s

Eso sí, echamos en falta algo más de brillo cuando sacamos a pasear el terminal en las horas en las que la luz incide más directamente y con más intensidad, con un brillo máximo de 372,9 nits. A pleno día la experiencia es bastante mejorable, costando bastante diferenciar los elementos de la pantalla. El ajuste de brillo automático suele funcionar bien, en pocas ocasiones ha quedado ligeramente algo cuando estábamos en interiores o había menos luz (no se veía mal, pero siempre es mejor que el brillo quede ajustado por el consumo).

Alcatel Idol 4s
El hecho de que de manera automática el fondo se difumine al acercar nuestra mano ayuda en la visualización

Un detalle del software propio de Alcatel que tiene relación con la visualización es el hecho de que de manera automática el fondo se difumine al acercar nuestra mano. Así, al detectarla los sensores de proximidad en el momento que nuestro dedo vaya a alguno de los iconos veremos que el fondo se emborrona destacando más los iconos.

Los puntos fuertes: el audio y la autonomía

Aunque el consumo determine la autonomía de un terminal, los miliamperios por hora de la batería siempre son un indicativo y en este caso tenemos 3.000 mAh. Aquí el Idol 4s queda bastante bien, y la media de consumo nos daba casi un día entero (unas 23 horas). Esto se traduce en que según la intensidad del uso y las redes nos llegaba al día (o a última hora) o pasaba unas 4-5 horas de éste.

Batería

Prácticamente no nos hemos acordado de las baterías externas, y a esto se suma la carga rápida que tiene habilitada el terminal (con su cargador y un cable cualquiera con microUSB). Así, logra cargar la batería de cero al 100% en aproximadamente una hora y media.

Alcatel Idol 4s

En cuanto al uso multimedia, tenemos un total de cuatro altavoces que ocupan los bordes superior e inferior en ambas caras del terminal, con los agujeros en la base del borde metálico. La calidad es muy buena y al probar el volumen hemos llegado a los 117 decibelios. Además lleva instalada de serie la app de MaxxAudio que permite configurar el sonido para aquellos que busquen este ajuste más en detalle (veíamos antes la interfaz, al hablar del software).

Alcatel Idol 4s

La mejor sensación la tenemos sosteniendo el móvil con la mano (el agarre normal, no el de tipo videojuegos) al no tapar ninguna salida y estar expuestas las cuatro de igual manera, pero lo destacable es que la calidad se mantiene incluso a volúmenes altos. De hecho, la atenuación es menor al apoyar que en otros casos, puede que por la mínima distancia de separación que queda con la superficie aunque apoyemos.

Ajustando demasiado en las cámaras

La cámara trasera de Idol 4s monta un sensor Sony IMX 298, el mismo que incluyen otros terminales como los Asus Zenfone 3, el OnePlus 3 o el Xiaomi Mi5, de 16 megapixeles con apertura f/2.0 y flash dual. Hablando de la frontal tenemos un sensor de 8 megapíxeles con f/2.4. Pero más allá de los números tenemos una app que además de controles manuales ofrece alguna función curiosa.

Además del automático, panorámico, manual y vídeo, lo que podemos crear con la app de serie son las fotos con efecto 3D, con Fyuse, de modo que podemos "movernos" dentro de la misma. Algo que no es nuevo pero que con los microvídeos o la cámara lenta representan añadidos para el usuario. Eso sí: sólo podremos "jugar" con las fotos de Fyuse en el móvil, no pueden exportarse.

Fyuse

En cuanto a la navegación por la interfaz es sencilla y bastante cómoda, si bien las opciones de configuración son las justas (silenciar el disparo, cuadrícula, etc.). Los controles manuales (ISO, velocidad del obturador, balance de blancos y enfoque) son de los de deslizar, pero en su manejo hay un problema básico que impide hacer el uso deseado de los mismos: el hecho de que haya algo de lag en su aplicación o que directamente no la veamos (por ejemplo, al variar la velocidad de obturación vemos el cambio directamente en el resultado, sin poder ajustar).

Cámara: disparo manual

En cuanto a los resultados con las cámaras, hablando de la trasera arranca y funciona con una fluidez media, con un enfoque bastante obediente incluso con poca luz. Los mejores resultados los tenemos cuando la cantidad de luz es abundante, sacando instantáneas bastante definidas y con buen color, obteniendo unas buenas macro.

Se echa en falta algo de saturación y contraste en muchos escenarios, y se aprecia pérdida de nitidez cuando aún hay bastante luz solar

La cosa cambia bastante en cuanto la luz disminuye un poco, encontrándonos bastante ruido en interiores con luz abundante o por la tarde con el sol ya poniéndose. De noche obviamente todo esto se acentúa, aunque a favor está la posibilidad de disparar de manera manual y probar con el modo noche (según la situación saldrá mejor con uno u otro modo). Se echa en falta también algo de saturación y contraste en muchos escenarios, y se aprecia pérdida de nitidez cuando aún hay bastante luz solar.

Alcatel Idol 4s

La cámara frontal responde también con una fluidez media y dispone del ajuste de "belleza", siendo el típico efecto maquillaje que encontramos desde hace tiempo en las apps de algunos fabricantes. Como suele ocurrir, estas lentes frontales se aquejan más en interiores y con poca luz, pero lo que nos hemos encontramos aquí una deformidad bastante acusada debida a la lente en los bordes (más de lo habitual).

Cámara: corrección de

Una capa ligera y buen rendimiento, pero algunos detalles que revisar

En el Idol 4s nos encontramos la versión 6.0.1 de Android sobre la cual se ejecuta la capa de personalización del fabricante. Ésta es bastante ligera y nada agresiva, y de hecho no notamos apenas aspectos distintos salvo algunas funciones propias como la configuración de MaxxAudio en la cortinilla de accesos rápidos, el cajón de apps con favoritos y en vertical o algunas apps preinstaladas (que no siempre podremos eliminar).

Maxxaudio

Otra particularidad es la tecla boom. Un botón que como hemos explicado al principio está a mitad del borde derecho y que permite configurar algunas funciones para que las activemos sólo con pulsando, como realizar una captura o activar una aplicación. También dispone de Ambient Display (muestra las notificaciones en pantalla de bloqueo de manera automática), doble toque para activar pantalla y accesos rápidos configurables desde la pantalla de bloqueo.

Capturas del sistema
La sensación tras su uso es generalmente buena, aunque hemos encontrado algunas pegas de manera puntual

Hablamos pues de un teléfono con un procesador Snapdragon 652 y 3 GB de RAM, la misma que una de las versiones del BQ Aquaris X5 Plus y 1 GB de RAM menos que el Oppo R9 Plus o el Samsung Galaxy A9 Pro (con el mismo procesador). La sensación tras su uso es generalmente buena, aunque hemos encontrado algunas pegas de manera puntual.

La navegación por el sistema es fluida, encontrándonos puntualmente algún pequeño lag al abrir alguna app o navegar en sus secciones (en DropBox, por ejemplo). Algo de retraso también en el teclado (el estándar de Google) y más si usamos uno más exigente (como Swiftkey), y en muy pocas ocasiones hemos tenido el cierre repentino de alguna app.

Alcatel Idol 4s

Pese a esto, hemos podido ejecutar tanto videojuegos de carga gráfica como otras apps exigentes como las de visualización de multimedia, Pokémon Go o Snapchat sin problemas (en el caos de ésta última, sin añadir otros a los que ya tiene la app per se). Y las apps para la realidad virtual también se mueven sin problemas; aquí Alcatel pone de serie un par para que podamos probar el kit (Lamper VR, un juego, y Titans of Space, un paseo guiado por el espacio).

Lamper VR

Para quien pueda interesar los tests de los benchmarks, a continuación disponemos los resultados de este terminal así como las capturas y su comparación con otros smartphones de configuración similar. También algunas fotos más en detalle del kit VR que se incluye con el teléfono.

Antutu Geekbench
(single core/multicore)
3DMark
(IceStorm Unlimited)
Vellamo
(browser/metal)
Alcatel Idol 4s 71264 1176/2842 10036 5125/2504
BQ Aquaris X5 Plus 73000 1409/4481 10127 3968/1896
OPPO R9 Plus 83804 1566/4999 10640 4312/2186
Samsung Galaxy A9 Pro 63153 1376/4670 11125 4539/1094

Alcatel Idol 4s, la opinión de Xataka

El Alcatel Idol 4s es una opción para quien no quiera un terminal de plástico sin tener que irse a la alta gama por precio u otras prestaciones. Sobre todo para aquellos usuarios que prioricen un uso multimedia o de entretenimiento, con un buen sonido y calidad de reproducción y aportando un plus con el casco de realidad virtual (específico para este móvil, no podremos ajustar otros al menos de manera estanca).

VR

Las buenas sensaciones con la batería y el audio no las hemos tenido con la cámara, que teniendo en cuenta la gama y las especificaciones es mediocre en demasiadas situaciones (más de las esperadas para una cámara media, y este sensor lo vemos en otros terminales de gama alta). Aunque haya un modo manual, esto puede ser un punto en contra de cara al usuario que acostumbra a hacer un uso intensivo de la cámara para redes sociales. Tampoco incorpora lector de huellas, algo que en algunos casos se preferiría a algunos extras como el botón boom.

Alcatel Idol 4s

Así, en cuanto a precio, con sus 499 euros empata con el Oppo R9 Plus, si bien en este caso incluye los auriculares, una funda de plástico, dos láminas protectoras transparentes y el kit VR. Queda por encima de otras opciones parecidas como el BQ Aquaris X5 plus, actualmente por 279 euros en su web.

7.7

Diseño7,5
Pantalla8,25
Rendimiento8
Cámara7,25
Software7,25
Autonomía8

A favor

  • - El sonido: muy buena calidad y volumen
  • - La batería: sin ser sobresaliente da muy buenos resultados
  • - Muy ligero y cómodo

En contra

  • - La cámara: algo por debajo de las expectativas, es difícil sacar una buena instantánea incluso con luz abundante.
  • - La posición de los botones
  • - Los ligeros problemas con el software (en la versión actual, podrá mejorar con actualizaciones)

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de Alcatel. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos