Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Podrían emularse a día de hoy los superpoderes de los cómics mediante tecnología?

¿Podrían emularse a día de hoy los superpoderes de los cómics mediante tecnología?
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los tebeos han hecho creer en sueños imposibles. Durante generaciones, Marvel ha creado toda una factoría de hombres y mujeres virtuosos, salvadores contra los enemigos más feroces: estarán ahí cuando el resto del mundo tire la toalla. Además, de vez en cuando se organizan en alianzas. Siempre por una buena causa, claro.

Cuatro tipos, Daredevil, Jessica Jones, Iron Fist y Luke Cage, se alían para combatir a Alexandra, una mala malísima interpretada por Sigourney Weaver en la inminente serie de Netflix (18 de agosto). ¿Qué hace tanto súper héroe junto? Resumen: una ensalada de guantazos por todos lados, peleas que duran días y heridas que curan solas. Y, en mitad de la contienda, una pobre Claire Temple, una enfermera mimosa interpretada por la poderosa Rosario Dawson.

Pero la pregunta que nos tortura es, ¿sería posible heredar estas facultades? ¿Se puede sobrevivir a tantísimo dolor, gas radioactivo y cortes lacerantes mediante algún tipo de trampa biológica o tecnológica? Al fin y al cabo, los cuatro Defenders son mortales. Y sus dones, no son tan únicos, como veremos más adelante.

Daredevil: el ninja de Hell’s Kitchen

El púgil de ojos azules —cuando se le ven— debutó en 1964 como una marca blanca de Spiderman. Matthew Michael Murdock, hijo de un boxeador perdedor y criado por un demente de las artes marciales llamado Stick, quedó ciego tras un accidente, al exponerse a productos químicos radioactivos. Pero no, esto no le proporcionó superpoderes.

Si hay algo que siempre recalcaron sus creadores, Stan Lee y Bill Everett, es que sus poderes eran un medio, no un fin. Y que llegar a ellos sería resultado de mucho sacrificio.

El “hombre sin miedo” se doctoró en Derecho en la Universidad de Columbia porque las injusticias hay que pelearlas por la vía legal hasta agotarla. Pero, como a cualquier habitante de una Hell’s Kitchen podrida —el popular barrio de Manhattan que comprende más o menos desde la Calle 34 a la 57, por la Octava Avenida del Río Hudson—, la vía muscular requiere menos papeleo.

Un hombre perfecto

Entre sus poderes destacan sus sentidos súper agudos: si se concentra puede detectar el latido de un corazón a varias calles de distancia. Su tacto se ha agudizado tanto que puede leer hasta el relieve de la letra impresa. Detecta cambios de temperatura sólo analizando la presión atmosférica; reconoce olores y olfatea rastros como un sabueso.

El sentido del tacto de Daredevil se ha agudizado tanto que puede leer hasta el relieve de la letra impresa

Como algunos murciélagos (o delfines), Matt ha desarrollado un radar: a través del sonido mapea todas las superficies y crea mentalmente un mapa tridimensional. Pura telemetría. Este sexto sentido le proporciona una agilidad extra: cuenta con un súper equilibrio que le concede ventaja al desplazarse por entornos urbanos, lo que también se traduce en esquivar proyectiles con relativa facilidad.

Su fuerza se ha venido a considerar por encima de los atletas olímpicos, un verdadero Peak Human de fuerza extraordinaria: ha zarandeado limusinas y roto cadenas. Domina la meditación, ninjutsu, jiu jitsu, judo, boxeo americano… Demonios, si hasta derrotó a 100 yazukas en 3 minutos con sus propios puños. Si todos los abogados penalistas pudiesen hacer esto, probablemente tendríamos un sistema legal distinto.

Sus talentos dependen de las cargas de trabajo, resistencia y constancia a la que se vea sometido

¿Puede existir alguien así? Sí y no. Es sabido que la pérdida de ojos "fomenta" la mejora en el resto de sentidos. Los impulsos nerviosos pasan a viajar por otras vías, algo así como un circuito paralelo que retroalimenta la energía de los demás. Populares son casos como el de Daniel Kish, quién perdió la vista tras un tumor y, mediante chasquidos con la lengua aprendió a interpretar las ondas sonoras que rebotaban, ecolocalizando los objetos.

O el joven Ben Underwood quien, tras un cáncer de retina, aprendió a visualizar mediante ecolocalización hasta el punto de reconocer las texturas de las cosas a cierta distancia. En cuanto a las artes marciales y sus acrobacias varias, todo depende de las cargas de trabajo, resistencia y constancia a la que se vea sometido. Aunque esta es la parte menos “mágica” de su condición: todo recae en último término en su forma física y metabolismo.

Jessica Jones: detective a domicilio

Jessica Campbell Jones es una creación relativamente reciente: Alias #1, donde hace su primera aparición, data de noviembre de 2001. Jessica fue una de esas personas que sí estuvieron expuestas a un contenedor radiactivo y, en vez de acabar con un tumor severo, adquirió poderes.

Siempre fue esa eterna secundaria: de joven estaba enamorada de Peter Parker (Spiderman) y de adulta estuvo manipulada por el Hombre Púrpura —el Dr. Zebediah Killgrave— durante más tiempo del que recuerda.

En 2012, una joven de 22 años levantó un coche de 1500kg para salvar a su padre, que había quedado atrapado debajo

Sus poderes, he hecho, nunca han sido cuantificados. Técnicamente puede levantar dos o tres toneladas de peso sin excesivo esfuerzo, pero su piel puede ser cortada y perforada. Sus poderes, digamos, están siempre condicionados por sus limitaciones “mentales”. ¿Podría volar? Sí, pero su perfil de trabajo se acerca más al detective noir, al periodista investigador de bajos fondos.

El personaje interpretado por Krysten Alyce Ritter recuerda a todos esos casos de súper personas por las bravas: en 2012, una joven de 22 años llamada Lauren Kornacki levantó el BMW 525i de su padre mientras él trataba de arreglarlo. El récord mundial de levantamiento de peso muerto está en 500 kg —marcado por el británico Eddie Hall—. Lo que zarandeó la joven de Glen Allen, Virginia, se acercaba a los 1500 kg. Es sabido que hasta los atletas de élite sólo aprovechan el 80% de su fuerza teórica.

Chicos

Estos límites pueden forzarse mediante fármacos. Cuando se libera, desde nuestras glándulas suprarrenales, un chute de adrenalina, nuestra capacidad de respuesta, fuerza y agilidad puede llegar a multiplicarse por tres respecto a nuestro estado en reposo. Pero la fuerza histérica suele desembocar en músculos hechos trizas, rotos.

La fuerza histérica suele desembocar en graves lesiones, con músculos hechos trizas

Sobre a la resistencia al dolor y enfermedades —Jessica es una consagrada alcohólica a la que la graduación le afecta menos de lo que debería—, un equipo de expertos de la Universidad Escolar de Medicina de Yale ya demostró que, mediante ejercicios de respiración, se puede regular la temperatura corporal, la presión sanguínea y mejorar el sistema inmunológico.

Estos ejercicios aumentan la liberación de epinefrina. Por ende, el paciente se encontraba mejor ante condiciones adversas. Incluso respiraba con mayor facilidad, lo que propiciaba una mejor “alimentación” para sus músculos. Al reducir el temblor y la contracción causado por el frío, la elasticidad muscular se mantiene. Ideal para soltar tollinas en cualquier condición.

Luke Cage: cierrabares profesional

Carl Lucas, con nombre cambiado legalmente a Luke Cage, es otro de esos héroes de alquiler. Uno de 121 kg, criado en Harlem y residente habitual de todas las prisiones y reformatorios de las proximidades. Sus poderes son obra de varios acontecimientos: Dr. Noah Burstein trabajó con él para crear un supersoldado, desde la Prisión Seagate. Un envidioso y corrupto guarda de seguridad, Albert Rackhman, quiso acabar con él y el resultado se volvió en su contra: un mutágeno le concedió fuerza sobrehumana.

Cage es, literalmente, indestructible. Excepto por el agua en sus pulmones. La densidad de su piel y tejido muscular, sumado a su capacidad de regeneración celular le hacen resistente a balas de alto calibre, heridas punzantes, corrosivos ambientales e incluso temperaturas extremas. Normal que hasta Nicholas Cage heredara su apellido en honor a esta fiera.

La creación de Archie Goodwin & John Romita es una combinación interesante entre Wolverine y Ben “la Cosa”, el más enfadica de Los 4 Fantásticos. En el mundo real conocemos que dos grupos de genes, oncogenes y genes supresores de tumores, son los responsables del proceso de curación y regeneración celular, junto a proteínas como el p21. Si se activase de forma natural, como en animales como los ajolotes, nunca tendríamos cánceres.

Muscles

Respecto a esa densidad corporal, nos tememos que por mucha memoria muscular que adquieran los miocitos nunca se podría llegar a tener un disparo de alto calibre.

Mediante ingeniería genética podríamos emular la capacidad regenerativa de ratones o anfibios

Una persona de 1,81 metros podría acabar pesando más de 200 kg. Mediante ingeniería genética podríamos emular la capacidad regenerativa de los ratones, pero sería más factible, en un futuro tecnológico, usar minúsculos biobots para reconstruir el tejido roto. Luke Cage se aproxima más a la ficción que a la realidad.

Eso sí, un apunte final: ya se pueden adquirir prototipos HAL que actúan como las servoarmaduras de Fallout o los exotrajes de Metal Gear. El Instituto Wyss de la Universidad de Harvard lleva cinco años investigando para crear “ropa indestructible”. Lockheed Martin fabricó un exoesqueleto de alta resistencia y adaptabilidad y Sarcos diseñó Raytheon XOS 2, un traje robótico con fines militares que podría competir con el de Iron Man. Es decir, Luke Cage podría valerse de suficientes corazas artificiales para ser como es.

Iron Fist: puños desde otra dimensión

El más extraño y poderoso de todos los Defenders fue creado en 1974 para combatir enemigos cada vez más infalibles. Aquí entramos en el territorio de la ficción especulativa. Iron Fist, conocido como Daniel Rand, viaja a través de un nexo dimensional hacia K’un-Lun. Ya os hacéis una idea.

Iron Fist es capaz de romper un muro de un puñetazo o deformar el acero, incluso moverse a velocidades superiores a las que captaría un ojo normal

Daniel vivió en la ciudad mística y se formó en todas las artes y disciplinas. Íntimo de Luke Cage —fue quien le enseñó a luchar—, Puño de Hierro posee capacidades físicas extraordinarias y el denominado aumento de Chi. Ki para los japoneses, Pneuma para los griegos, Prana para los hindúes, estamos hablando de una energía interior que, en teoría, puede canalizarse.

Concentrando su Chi a través de su mano, Daniel puede drenarlo y adquirir una fuerza sobrehumana. También es capaz de romper un muro de un puñetazo o deformar el acero; adquiere resistencia y velocidad extraordinaria al desviar su energía hacia el punto que desee, incluido objetos externos a su cuerpo. Es capaz, de hecho, de destruir un portal interdimensional, creando un vórtice.

Chi

También puede enfocar su Chi para curarse con rapidez y otros milagros como fundir su conciencia temporalmente con otra persona, compartiendo recuerdos y emociones. Absorbe energía de otros ataques para potenciar los propios y —esto tiene más que ver con la hechicería y lo místico— podría «sobrevivir al ataque de una bomba atómica».

En el mundo real, este maestro del karate y kung fu no tiene cabida.

Aunque conviene matizar un par de puntos: el Qi posé un gran valor dentro de las medicinas tradicionales chinas, es comúnmente citado en filosofía, religión y medicina antroposófica por su valor histórico. El texto médico Huangdi Neijing deja clara constancia de las capacidades sugestivas del control propio a través de meditación y respiración. Evitar sangrado, resistir temperaturas adversas, golpes, incluso canalizar fuerza y presión arterial.

Los límites siempre son difusos. Mientras que cualquier ciudadano corriente no aguanta más de cinco minutos bajo el agua, el catalán Aleix Segura Vendrell marcó un Récord Guinness de 24 minutos y 3,45 segundos, superando los hitos marcados por Stig Severinsen y el alemán Tom Sietas.

A través de estimulación, dedicación y severo entrenamiento se pueden alcanzar metas realmente extraordinarias. Aún no conocemos ese "límite de nuestro potencial".

Pero someter el cuerpo humano a este límite de forma diaria y común, desde que desayunas hasta que te acuestas, es otro cantar. Así que nos quedará seguir soñando, como decíamos, con que nos salven ellos. Y que nosotros lo disfrutemos viéndolo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos