Los mejores cómics para leer este verano: seis mitos nórdicos, un relato de 76.000 años y los orígenes de una leyenda épica

Los mejores cómics para leer este verano: seis mitos nórdicos, un relato de 76.000 años y los orígenes de una leyenda épica
Sin comentarios

En plena ola de calor, este verano, más que invitar a salir a tomar el aire, es tiempo de coger un buen cómic y desconectar del abrasador mundo exterior. Las vacaciones estivales no implican una pausa en la producción dentro del enorme corpus de títulos mensuales. Más bien al contrario: el noveno arte se nutre cuando los demás duermen. Y en Planeta de Libros hay material para todos.

Ya seas de playa, montaña o piscina, te presentamos viñetas que te harán viajar hasta los confines mismos de Midgar, que te acompañarán en una brutal travesía de 76.000 años de historia o que darán un par de vueltas al manido género de la ciencia ficción apocalíptica para plantear, como las mejores lecturas, un futuro lleno de dudas morales.

‘Mitos Nórdicos’

Podríamos decir que ‘Mitos Nórdicos’ es la lectura recomendada para entender al vuelo siglos de mitos y leyendas. Si la dinastía nórdica no es sino un tapiz concentrado en las Eddas Mayor y menor, esta adaptación es una lectura coloquial para entender la heterogeneidad y mística de una de las mitologías más atractivas jamás conservadas.

Si no sabes de dónde vienen nombres tan extraños como Yggdrasil o quién fabricó el Mjölnir, mitiquísimo martillo de Thor y bajo qué pretexto, o qué fue de los hijos de Loki, este primer volumen concentra la esencia de los mismos. Seis cuentos y una introducción que derriban cualquier barrera idiomática y estilística y sirve de resumen para casi cualquier edad.

Pero dediquemos unas líneas a sus responsables. Russell es de los pocos ilustradores norteamericanos que puede presumir de haber dado calabazas a Eclipse, Dark Horse, Marvel y DC para hacer, en esencia, lo que le da la gana. Con su trazo fino, composición y encuadre tan Art Nouveau y ese uso de color tan emparentado con Moebius, sus obras poseen esa cualidad inusual de no envejecer al paso del tiempo.

P. Craig Russell debutó en 1972 y hacia finales de los 80 ya acumulaba cuatro nominaciones a los Premios Kirby y sonaba para el Eisner. Galardones que después se metería en el bolsillo, por cierto —atención especial merece su obra ‘Night Music’—. Pronto comenzaría una de esas relaciones que recuerda a la de Frank Darabont adaptando a Stephen King, donde el segundo entiende a la perfección cómo adaptar la mirada de un género en otro.

Russell es el “adaptador maestro” de Gaiman. Así fue con ‘American Gods’ y ‘Sandman’, primero entintando y después adaptando cuentos del prolífico escritor. Y después con esta gloriosa ‘Mitos Nórdicos’, un tríptico de tres volúmenes de los cuales ya podemos disfrutar el primero gracias a una gloriosa edición en tapa dura.

‘Mitos Nórdicos’ es, como su nombre indica, una revisión desde el génesis vikingo, desde la creación de los Nueve Mundos hasta el mismísimo Ragnarok

‘Mitos Nórdicos’ es, como su nombre indica, una revisión desde el génesis vikingo, desde la creación de los Nueve Mundos hasta el mismísimo Ragnarok, el fin de toda existencia, pasando por algunos de los momentos culminantes en esa gran estirpe de reyes compuesta por Odín, Thor y su hermano Loki, sin olvidar otras lecturas claves como la boda de Freya.

La edición se conmemora con las cubiertas oficiales y alternativas a todo color y una exposición sobre el proceso de bocetaje a cargo de Jerry Ordway o nuestro ilustrador más internacional, el gigantesco David Rubín. Porque si ‘Mitos Nórdicos’ destaca por algo, es por su all-star team, su manera de engarzar estilos tan dispares como Mike Mignola con Jill Thompson o Dave Stewart y que todo encaje a las mil maravillas.

‘Orígenes’

Y vamos ahora con el primer volumen de ‘Orígenes’, las seis primeras grapas reunidas de esta sólida ciencia ficción post-apocalíptica. Porque aquí hay mucha tela que cortar.

Sobre el papel es difícil de explicar el poderío de una obra que, en apariencia, es más de lo mismo. Pero el resultado es como coger huevos y patatas y reinventar la tortilla hacia un nuevo y totalmente desconocido plato. De hecho, la trama arranca así: una IA mató a los humanos —algo visto mil veces, desde ‘Terminator’ hasta ‘Matrix’—. Mil años después, David Adams, el responsable de aquello, resucita. Y ahora tiene la oportunidad, con ayuda de la encantadora Chloe, de arreglar las cosas, si es que merecen ser arregladas.

‘Orígenes’ pronto gira hacia una narrativa más propia de ‘NieR’, la aclamada saga de videojuegos de Yoko Taro.

Ni la composición de las escenas, ni la primera línea de guión ni siquiera la portada transmite la sensación de estar ante algo tan especial. ¿Cuántos mundos distópicos llevamos ya? Sin embargo, el resultado es único en su especie. Y tal vez el mérito sea, contra todo pronóstico, responsabilidad de muchas manos: Arash Asmel (‘Una guerra privada), Lee Krieger y Joseph Oxford adaptan un guión del salvaje Clay McLeod Chapman, dibujado por Jakub Rebelka (‘Judas’) y coloreado por el argentino Patricio Delpeche. Tanto autor, en otras obras, diluiría el músculo en una sopa de clichés. Nada de eso sucede aquí.

Ideada para BOOM! Studios —'Hay algo matando niños’, ‘Folklords’—, ‘Orígenes’ pronto gira hacia una narrativa más propia de ‘NieR’, la aclamada saga de videojuegos de Yoko Taro. No en vano, las máquinas en realidad consideran al viejo David una especie de padre, una deidad que les dio la oportunidad de heredar el poder. Un David bíblico que debe cargar, como Prometeo, con la responsabilidad y la culpa hasta las últimas consecuencias.

‘BRZRKR’

Y nos despedimos con uno de esos lanzamientos que presume de estar en un estado de salud plena, un cómic-río al que le sale todo bien. Hace algunos meses que hablamos del primer número de ‘BRZRKR’. Ahora, que casi hemos llegado al ecuador de la serie —ya están disponibles las cuatro primeras grapas de doce—, es el momento de revisar porqué B, mitad dios-mitad mortal, es uno de los personajes más interesantes del cómic americano actual —y el original más vendido en los últimos 30 años—.

La clave está en el carisma: el guionista Matt Kindt y el dibujante Ron Garney (popular por ‘Lobezno’) juntaron fuerzas el año pasado con un tal Keanu Reeves. Porque si ya eres inmortal en el mundo del cine, tal vez sea hora de probar suerte en otra disciplina artística. Con razón este proyecto arrancó por medio de una campaña de mecenazgo dentro de Kickstarter y en menos de 24 horas superó los 50.000 dólares del primer objetivo.

Inmortal como el propio B, un chaval con 76.000 años de edad, un estado vital perfecto… para la eterna soledad. Utilizado durante siglos por distintos clanes para liberar batallas y ganar guerras, B está a punto de descubrir por qué no puede confiar en nadie. Con póster central exclusivo en cada grapa, ‘BRZRKR’ sigue a su ritmo, a velocidad de crucero, mientras se rueda una película y se adaptan dos series a cargo de Netflix —una de animación y otra de acción real—.

‘BRZRKR’ hereda la narrativa bárbara del 'Conan' de Robert E. Howard y, lo estilístico, del 'Sin City' de Miller

Y para quien no haya oído hablar de este nuevo hito, ‘BRZRKR’ hereda en cierta medida la narrativa bárbara del Conan de Robert E. Howard, en un relato que yuxtapone inocencia y crueldad, constante culpabilidad y el poderoso frenesí de saber que puedes partir en dos a un caballo con tus propias manos. Dolor y gloria, qué remedio. Algo que se traduce al trazo, de hecho: a veces rudo, a veces ricamente coloreada, con cambios de los tonos cálidos del combate a los fríos del laboratorio o la inacción general.

También es imposible no citar aquí al Frank Miller de ‘Sin City’, tanto en ritmo como en mala baba: frases cortas y contundencia física. Y también hay mucho de otros autores como el argentino Jorge Zaffino —no en vano fue el responsable de ‘Savage Sword of Conan’—, a través de composiciones rápidas, de reiteraciones y una visceralidad sin cortar, sin edulcorar con esos golpes de humor que aquí quedarían totalmente fuera de lugar.

Está claro que, acabe como acabe, te recomendamos descubrir esta travesía por ti mismo, antes de que se convierta en cultura de masas.

Inicio