Este coche eléctrico (e inteligente) irrumpe en el mercado con un pack de tecnología pensado para nativos digitales y a un precio asequible

Este coche eléctrico (e inteligente) irrumpe en el mercado con un pack de tecnología pensado para nativos digitales y a un precio asequible
3 comentarios

Hace no tanto que nos sorprendíamos con prototipos de automóviles 100% eléctricos de ensueño, creativos e inteligentes que jamás salían del salón del automóvil en el que se presentaban. Por fortuna, la situación ha cambiado. Modelos como el ORA CAT aspiran a demostrarlo.

Los fabricantes acometen una suerte de cuadratura del círculo, es decir, dar con un modelo 100% eléctrico de autonomía superior, a un precio asequible y cuyo equipamiento no defraude, sino que incorpore las últimas novedades tecnológicas.

Puede parecer algo básico u obvio, pero estas características constituyen un logro (hace una década, más que de logro, se hablaba de utopía eléctrica) que la industria del automóvil no ha sido capaz de alcanzar por completo.

No hay más que echar un vistazo a los coches 100% eléctricos más vendidos en los últimos años. La mejora en las baterías de iones de litio y el consiguiente aumento en la autonomía, generación tras generación, han ido acompañado de incrementos en los precios de los vehículos.

Además, la apuesta por la motorización no se igualaba en otras áreas del coche. La inversión eléctrica condenaba los salpicaderos al plástico y a una apariencia entre lo minimalista y lo cicatero.

Hacia la estandarización del coche inteligente

Ora Cat interior

Dado el panorama con el mercado de la automoción, las marcas ya no deberían permitirse esta clase de lujos. El acierto consiste en, tomando como base el coche eléctrico, descargar un peso tecnológico a la altura de las circunstancias actuales.

Estas requieren meditar sobre el concepto de Smart City o Ciudad Inteligente. En las mismas, el transporte aspira a transformarse con la vista puesta en la conducción autónoma a través de su diferentes niveles, la conectividad y la gestión masiva de datos aplicada a los desplazamientos.

El ORA CAT destaca por la capacidad de su pack de baterías, 63 kWh en total; una eficiencia que se materializa en un consumo de 16,9 kWh/100 km

Se trata de estandarizar el concepto del coche inteligente y eléctrico, pero sin perder su nueva y moderna personalidad. En ese sentido, fabricantes como Great Wall Motors (GWM) se han valido de ello para elaborar su hoja de ruta eléctrica.

El fabricante chino, referente en especial por sus superventas en el segmento de los todocaminos, ha presentado en Europa su 100% eléctrico ORA CAT. En China se corresponde con el bautizado como Good Cat, integrante de una familia eléctrica y felina más amplia.

El ORA CAT destaca por la capacidad de su pack de baterías, 63 kWh en total; una eficiencia que se materializa en un consumo de 16,9 kWh/100 km; y un precio desde 30.000€.

¿A qué llamamos coche inteligente?

Ora Cat Electrico

Sin embargo, comentar sus características técnicas no hace justicia a un modelo que bebe de esa estandarización tecnológica. Pocos coches de su categoría presentan el despliegue tecnológico del ORA CAT.

Comenzando su nivel de asistencia, equivalente al nivel de conducción autónoma 2. Para ello, se vale de un LiDAR, 12 radares ultrasónicos y cuatro cámaras.

El ORA CAT domina así el espacio circundante y permite al conductor una visión de 360 grados alrededor del vehículo. Igualmente, la asistencia se traslada a sus diversos sistemas ADAS en pos de la seguridad vial: control de velocidad de crucero adaptativo o asistente de mantenimiento en carril, aparcamiento automático  o detector de fatiga y distracciones.

Mención especial merecen los dos últimos. Y es que, el asistente de aparcamiento (Automated Reverse Assist), por su parte, registra 50 metros de su recorrido para facilitar que el modelo circule en marcha atrás de forma automática a la hora de estacionar.

Sincronía entre vehículo y conductor

Ora Cat 2

El detector de fatiga y distracciones se basa, no solo en el comportamiento del conductor, sino en el reconocimiento facial.

Esta misma habilidad digital se explota cuando el conductor accede al vehículo y ocupa su puesto. El ORA CAT lo reconoce y carga el perfil del conductor en cuestión: ajustando los asientos, el sistema de entretenimiento o la navegación.

El IoT está presente en la gestión de estas funciones, al permitir el control mediante comandos de voz o desde su app específica. Del mismo modo, recibe actualizaciones OTA periódicas de forma automática.

63 kWh para una autonomía estimada de 400 kilómetros

En su faceta de 100% eléctrico, el ORA CAT cuenta con un mencionado pack de baterías de 63 kWh. Según el fabricante, son suficientes para que el modelo de 1.510 kilogramos alcance los 400 kilómetros recorridos.

La energía eléctrica almacenada alimenta un bloque con una potencia de 170 CV y 250 Nm de par motor. Alcanza los 50 km/h en 3,8 segundos y los 100 km/h en 8,5 segundos.

La genética eléctrica procede de la plataforma ME de GWM. El fabricante chino ha desarrollado la misma para que sirva de cuna de unos modelos eléctricos, centrándose en apurar la ligereza.

Las cifras del modelo son más que dignas y lo sitúan a la altura de las circunstancias en un mercado de eléctricos puros cada vez más reñido e igualado. De ahí que su nivel de inteligencia de serie le otorgue una identidad algo más especial.

Una tecnología montada sobre un diseño con guiños al pasado

Ora Cat Interior

Si hablamos de identidad tecnológica, el diseño exterior del ORA CAT complementa esa facultad. Más allá de sus medidas (4.235 milímetros de largo; 1.825 mm de ancho; con una altura 1.596 mm y 2.655 de distancia entre ejes), su apariencia tiene un fuerte estilo de bávaro y transalpino de la década de los años 60.

Así lo demuestran sus faros delanteros, que contrastan con unos traseros más propios de esta década. La mezcla le imprime un guiño temporal, como un eslabón de unión automovilística entre pasado y futuro.

El interior es más que un coche eléctrico al uso. GWM ha cuidado los detalles combinando una tapicería con un toque suave y delicado (y vegana, por cierto) que salta a la vista y el lado tecnológico. Este se concreta en una doble pantalla central flotante y táctil de 20,5" y que fusiona la instrumentación y el infoentretenimiento.

Los próximos conductores de este modelo 100% eléctrico agradecerán que el fabricante haya querido distinguirse así del resto. Al mismo tiempo, han introducido prestaciones de serie inusitadas para el segmento y la clase de vehículo, ensalzando la mencionada estandarización del coche inteligente.

GMW ha anunciado que el modelo podrá reservarse a partir de finales de 2021 y que lo veremos en las carreteras el año próximo.

-------------------------

DATOS ORA CAT:

Consumo eléctrico: 16,9 kWh/100 km
Emisiones de CO2: ciclo combinado 0 g/100 km

Inicio