Compartir
Publicidad

Buscadores de tendencias: la democratización de la tecnología podría transformar al usuario medio en un early adopter

Buscadores de tendencias: la democratización de la tecnología podría transformar al usuario medio en un early adopter
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un componente fundamental de la tecnología es la innovación. De no ser por ella, aún seguiríamos viviendo bajo los auspicios de las dinámicas de la Biosfera, incapaces de crear un espacio robusto y seguro para desarrollar nuestra actividad como individuos y como sociedad. En los últimos años, especialmente con el advenimiento de la tecnología digital, Internet y las comunicaciones móviles, la innovación ha calado de un modo determinante entre los usuarios, que ven cómo llegan a sus dispositivos nuevas funcionalidades, nuevos diseños y componentes paulatinamente más avanzados.

El fenómeno de la capilarización de la innovación en la sociedad y los usuarios de a pie fue estudiado en la década de los 60 por el sociólogo Everett Rogers. En su 'Teoría de la Difusión de Innovaciones', promulgada en 1962, introdujo conceptos tan interesantes como el de "early adopter". Rogers definió el término “innovación” como "una idea, práctica u objeto que es percibido por un individuo como nuevo". En su teoría, modeló estadísticamente cinco tipos de usuarios: innovadores, usuarios pioneros o early adopters, mayoría temprana o early majority, mayoría tardía o late majority y los rezagados o laggards.

Difusiondeideas Svg

La primera mayoría o early adopters

Tradicionalmente ha habido una asociación casi unívoca entre la adopción temprana de las innovaciones y pagar un precio elevado por el dispositivo o producto donde se encontrasen. Y también ha habido muchos casos en los que se ha dado la vuelta a la tortilla, por decirlo de algún modo: en vez de innovar con el objetivo de ofrecer una solución práctica para una necesidad real, las empresas han introducido soluciones no siempre prácticas para crear en los usuarios la percepción de algo nuevo.

Esto sucede cuando las empresas dan prioridad a los objetivos económicos, generalmente tras haberse forjado una imagen de marca que “automatiza” la asociación de una novedad proveniente de una empresa con un atributo atractivo y deseable.

Screenshot 2019 07 06 Xiaomi Espana

El perfil tradicional de un early adopter es el de aquel usuario que ve en la innovación un elemento diferencial en sí mismo, suficiente como para justificar la adquisición de un producto o dispositivo para ser de los primeros en disfrutar de una novedad, o de una tecnología o funcionalidad que se perciba como novedad.

De hecho, juega un papel fundamental a la hora de inclinar el sentido de la evolución tecnológica. No solo actúa como pionero en la adopción de tecnologías innovdoras, sino que comparte su experiencia de usuario con el siguiente grupo a la derecha del modelo de Rogers, los early majorities, marcando el camino a seguir.

En el modelo clásico, los early adopters son una minoría frente al resto de tipologías, con la excepción de los propios innovadores, aunque hay una tendencia que empieza a materializarse gracias a los esfuerzos que compañías como Xiaomi están haciendo en aras de democratizar la tecnología.

La democratización de la innovación

En tecnología, la diferenciación por gamas de producto es una constante desde hace mucho tiempo. Las gamas altas se caracterizan por exhibir precios elevados, asociados a elementos diferenciadores y exclusivos, al tiempo que innovadores. Estos elementos diferenciadores van llegando a las gamas medias y bajas, dejando espacio para otros elementos diferenciadores que indefectiblemente van ligados a un precio premium y también a un perfil de usuario que coincide, en muchos casos, con el de early adopter y, en otros, con aquel que asocia “lo mejor” con lo más caro, ligando esta asociación a una imagen de marca “potente”.

En las gamas medias, tradicionalmente es más complicado diferenciarse: los dispositivos tienden a ser similares y sin elementos singulares que los hagan sobresalir. En cambio, Xiaomi ha sabido llevar a un rango de precio asequible elementos que hasta ahora eran únicamente patrimonio de los dispositivos con precios más elevados, como la innovación.

Screenshot 2019 07 06 Xiaomi Espana 2

Cuando hablamos de innovación, lo hacemos en el sentido más amplio de la palabra. La imagen de marca de Xiaomi empezó a forjarse a partir de sus móviles con tecnologías propias de terminales de gama alta a precios de gamas medias o de entrada. Y se forjó a través del “boca a boca” o el “foro a foro” en su acepción actual. Pero Xiaomi no son solo móviles: son cepillos de dientes, patinetes y bicis eléctricas, auriculares, dispositivos, sensores y bombillas para el hogar conectado, por poner algunos ejemplos.

En todos los casos, Xiaomi añade componentes y tecnología con un marcado componente de innovación. Puede ser un elemento dentro de un dispositivo, como la cámara frontal retráctil del Xiaomi Mi MIX 3, o una gama de dispositivos por entero, como los patinetes eléctricos, que fueron acogidos por los usuarios de un modo espectacular.

Todos podemos ser early adopters

Lo que ha hecho Xiaomi es modificar de un modo significativo la distribución de la gráfica de la difusión de la innovación de Rogers. Por un lado, las innovaciones que introduce Xiaomi son eminentemente prácticas y útiles, como las carcasas cerámicas de terminales como los Mi MIX, o la cámara frontal deslizante, sin olvidar otras soluciones como los kits de sensores o de iluminación en un contexto de IoT (del inglés Internet of Things o Internet de las Cosas).

Por otro, son innovaciones que llegan a productos con precios al alcance de muchas economías. La política de Xiaomi es rigurosa, con un margen de ganancia ajustado que hace posible que sus soluciones lleguen a audiencias amplias. Precisamente es este cambio en la demografía de los usuarios lo que motiva que las innovaciones de Xiaomi sean prácticas y sencillas de entender, sin un exceso de artificio.

Abre Mix3 Xiaomi

Los móviles, primero, tienen que ser robustos, fiables, ergonómicos y estéticamente atractivos. De igual modo, tienen que aportar elementos funcionales que justifiquen su presencia de un modo natural y fluido. Si la cámara frontal es deslizante, tiene que ser rápida y fiable, y aprovechar este hecho para hacer una pantalla que ocupe el mayor espacio posible en el frontal, que en el caso de la pantalla de 6,39" del Mi MIX 3 alcanza una proporción del 93,4%. Si el cuerpo es de cerámica, tiene que estar disponible en diferentes colores y no suponer un aumento de grosor.

Un patinete tiene que ser rápido y con buena autonomía, además de estéticamente y ergonómicamente agraciado. Y, bien construido y acabado: que den ganas de montar en él, pero a un precio que pueda permitirse una mayoría sin realizar un sacrificio por encima de las posibilidades económicas que se tengan.

En general, la filosofía de Xiaomi es esencialmente la misma en todos sus productos: introducir elementos percibidos como nuevos por los usuarios, que funcionan y aportan un valor añadido, un valor diferencial o ambos al mismo tiempo al alcance de todos.

La innovación como imagen de marca

La innovación en sí misma se usa como elemento capaz de conferir imagen de marca. Son elementos conectados en vez de desconectados, como sucede en productos y dispositivos premium en los que sí o sí hay que ser disruptivos, aunque sea a costa de “obligar” a los usuarios a usar innovaciones innecesarias.

La imagen de marca de Xiaomi no está ligada a los móviles exclusivamente. Está ligada a una práxis simple conceptualmente, pero compleja en su ejecución: los productos tienen que ser buenos, satisfacer una necesidad o crear una necesidad pero con los pies en el suelo y a un precio que no cause fricciones y se diluya en una experiencia de uso satisfactoria.

Electricscooter 5

El patinete eléctrico es un ejemplo reciente: Xiaomi detectó una necesidad real, como es la de movilidad, y diseñó una solución para unos, mientras creaba una necesidad en otros, complementando e incluso mejorando a otras propuestas como la bicicleta, el transporte público o los vehículos de uso compartido.

En teléfonos, el Xiaomi Mi MIX 3 integra una cámara frontal deslizante, dejando la pantalla libre de orificios, notches o incluso marcos, junto con una carcasa de material cerámico y tecnología solvente. Sin olvidar la capa de personalización MiUI, otro de los elementos de innovación de Xiaomi, o la amplitud de algoritmos de inteligencia artificial que permiten dar un salto cualitativo en fotografía con móvil.

Ahora, se adelanta a la generalización en la cobertura 5G de nuestro país y pone en el mercado el modelo Mi MIX 3 5G por 599 euros para poner al alcance de cualquiera esas primeras experiencias de navegación y comunicaciones ultrarrápidas.

Lo nuevo, por otro lado, no necesariamente significa experimental. Son los fabricantes los que deciden cuándo llevar al mercado una determinada tecnología o solución. Se puede hacer cuando aún no ha sido probada o implementada completamente, o se puede hacer cuando ya está probada y validada. En ambos casos se trata de innovación, porque el usuario lo percibirá como nuevo, aunque en el segundo caso será una innovación útil y práctica.

Hay una línea delgada entre early adopter y early tester. No es extraño ver cómo los fabricantes en ocasiones convierten a los primeros seguidores en primeros probadores de una determinada novedad tecnológica. En algunos casos los early adopters prefieren ser también probadores, pero su verdadera vocación es la de detectar tendencias y disfrutar de la experiencia de uso de la nueva tecnología.

Imágenes | Xiaomi, Difusión innovaciones de Wikipedia

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio