Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Cuáles son las conexiones realmente imprescindibles para el televisor y cómo explotarlas al máximo

Cuáles son las conexiones realmente imprescindibles para el televisor y cómo explotarlas al máximo
3 Comentarios
Publicidad

Junto a la calidad de imagen o la televisión a la carta de los Smart TV, las posibilidades de conexión de nuestros televisores es otro de los aspectos que no debemos obviar a la hora de elegir un modelo. Ya no se trata de encender el televisor y visualizar los contenidos que llegan a través de la antena, sino de conectar el aparato con la mayor cantidad de dispositivos posible.

En la época analógica de vídeo y audio, inicialmente los televisores sólo necesitaban dos cables para funcionar, el de alimentación y el coaxial de antena. Progresivamente, las conexiones fueron ampliándose con las de Euroconector o las de vídeo compuesto o por componentes, así como los RCA de audio o las conexiones ópticas digitales para el sonido S/PDIF.

Con la adopción de los contenidos digitales, el panorama cambió radicalmente, dejando paso a HDMI, USB o las conexiones de red Ethernet y WiFi e incluso Bluetooth, mientras se mantenían las de audio digital. El repertorio es tan amplio que, en no pocas ocasiones, el usuario se puede ver un tanto abrumado tratando de decidir cuáles son óptimas o imprescindibles para conectar el televisor con todos nuestros equipos multimedia de un modo natural y sencillo.

One Connect, un dispositivo para conectarlos todos

En la mayor parte de los televisores, las conexiones están integradas en el propio aparato. Es una estrategia adoptada por la mayoría de los fabricantes; sin embargo, en los modelos de gamas altas o con énfasis en el diseño, ya hay propuestas en las que las conexiones están ubicadas en una caja externa.

Samsung One Connect1

One Connect de Samsung es una propuesta excelente para eliminar de un plumazo los inconvenientes habituales de las conexiones integradas en el televisor: ocupan espacio, estropean la estética y es un engorro conectar y desconectar los diferentes dispositivos y accesorios, al no estar visibles en muchos casos.

La solución One Connect integra todas las conexiones físicas que requieren un cable, tanto las HDMI como las USB o la salida óptica y Ethernet. Ahora, que tengamos todas las conexiones depende de la gama y modelo de televisor.

Cable

El accesorio que consigue redondear esta solución de conectividad es el cable de fibra óptica “casi invisible” que Samsung ofrece como opción para conectar One Connect con el televisor. Se trata de un cable traslúcido con un grosor de 1,8 mm y una velocidad de transmisión de los contenidos de hasta 12,5 Gbps.

Hay versiones de 3 y 15 metros. Ambas permiten tener la caja de conexiones en un lugar que no afecte a la estética y que además esté mejor ubicado para conectar y desconectar los accesorios y dispositivos multimedia.

Es Feature Free Your Space 65780574

Qué contenidos vamos a consumir en la pantalla

Pero, para saber qué conexiones precisamos en el televisor o en una caja externa, lo primero que tenemos que ver es qué tipo de contenidos multimedia solemos consumir o cuáles manejaremos en el futuro cercano.

En este capítulo, entran desde los reproductores de DVD o Blu-Ray hasta las consolas de videojuegos, pasando por unidades de almacenamiento donde tengamos películas, imágenes o audio. También pueden ser servicios online de streaming, o equipos y dispositivos conectados a la red doméstica capaces de manejar archivos multimedia.

Sea como fuere, en la práctica, para manejar todas estas posibles fuentes solo necesitamos unos pocos tipos de conexiones. A continuación vamos a ir viendo cada uno de ellos.

HDMI, un conector irrenunciable

Es el tipo fundamental de conexión multimedia para vídeo y audio. En las televisiones se usa la variante estándar, aunque para dispositivos con menos espacio físico hay otras variantes de tipo “mini”. Lo importante, sin embargo, además del formato físico del conector, es saber qué versión de la especificación HDMI tenemos en nuestros dispositivos.

Actualmente la variante deseable y habitual es HDMI 2.0, aunque ya se ha presentado en sociedad la HDMI 2.1. La diferencia entre las especificaciones HDMI es, esencialmente, la cantidad de datos que puede manejar la conexión multimedia. A mayor cantidad de datos (ancho de banda), más resolución y más cuadros por segundo (frames por segundo). Así, HDMI 1.0 permitía transmitir 4,9 Gbps. HDMI 2.0 permite hasta 18 Gbps y HDMI 2.1 llega a nada menos que 48 Gbps.

Con HDMI 2.0 se pueden manejar resoluciones 4K a 60 Hz (60 frames por segundo), mientras que con HDMI 1.4 se llegaba a 4K a 24 Hz. HDMI 2,1 alcanza 120 Hz para 4K y 60 Hz para 8K con compatibilidad 10 K.

Hdmi Opener

La conexión HDMI también transporta audio, por lo que en un único cable tendremos todo lo necesario para disfrutar de una experiencia audiovisual a partir de dispositivos muy diversos. Los más habituales son los reproductores de DVD y los de Blu-Ray, así como las consolas de videojuegos y los set top boxes de proveedores de contenidos multimedia, como los operadores de telecomunicaciones que ofrecen servicios convergentes de televisión y conectividad de banda ancha o móvil.

Asimismo, resulta óptima para conectar un portátil o un PC, accesorios multimedia, la salida de vídeo de un smartphone o una tableta siempre y cuando usemos un adaptador de USB a HDMI. El número mínimo de conexiones HDMI en un televisor sería de cuatro. A saber: set top box, consola, ordenador y accesorios.

Vídeo compuesto y vídeo por componentes

Las conexiones analógicas de vídeo compuesto (un cable amarillo) o por componentes (con cables rojo, verde y azul), si bien pueden ser útiles para conectar equipos de hace mucho tiempo, tales como vídeos VHS o cámaras de vídeo antiguas, son prescindibles.

Rbvahvyker2aksbxaaiwd Iynkk947

En caso de necesidad, si queremos acceder a una cinta de vídeo o a una grabadora analógica, lo mejor es recurrir a otros métodos para recuperar los vídeos analógicos y convertirlos en archivos que podamos manejar de un modo digital. Entre ellos, un servicio de digitalización.

El omnipresente USB

Las conexiones USB permiten acceder a archivos digitales, como vídeos, fotos o música. Se pueden usar llaves USB o unidades de almacenamiento externas, por ejemplo, discos duros portátiles, preferiblemente de 2,5 pulgadas.

One Conect Ret

A través de USB también es factible enlazar accesorios del tipo de teclados y ratones o mandos de juegos. De esta forma, tendremos la posibilidad de manejar la interfaz de los televisores Smart TV de un modo más cómodo que a través del mando a distancia o la aplicación móvil.

El número mínimo de conexiones USB es de dos. Tres es óptimo para usuarios todoterreno. Y a partir de ahora, es interesante empezar a fijarse en la presencia de conexiones USB-C. No es habitual, pero de cara a gamas que aparezcan en los meses venideros es interesante.

WiFi, líder para navegar por la Internet

La conexión WiFi es la preferida por muchos usuarios para acceder a Internet. Internet es la fuente de contenidos por antonomasia: ahí podemos encontrar desde los servicios de streaming de vídeo y audio, hasta archivos de vídeo, fotos o música procedentes de fuentes muy diversas, tales como unidades de almacenamiento online o servicios de archivos compartidos.

En la conexión WiFi, lo importante es disponer de la tecnología de conectividad más reciente

En este caso, lo ideal es contar con WiFi 802.11ac con doble banda de 2,4 GHz y 5 GHz y con una configuración de antenas de 2x2 (dos para transmitir y dos para recibir) preferiblemente. A más antenas, más ancho de banda tendremos (hasta 4 antenas, para usos convencionales), pero con dos será suficiente.

Las conexiones más rápidas y menos sujetas a interferencias son las de la banda de 5 GHz. Hemos de tenerlo en cuenta a la hora de configurar la red WiFi si queremos acceder a contenidos 4K o 4K y HDR, en los que se necesitan velocidades de transferencia superiores a los formatos Full HD y HD.

El número de conexiones en este opción es una: WiFi 802.11ac de doble banda. En su defecto, una conexión WiFi 802.11n puede servir, aunque siempre dando preferencia a la banda de 5 GHz.

Conexión de red Ethernet

En una televisión 4K HDR actual, las redes WiFi son útiles y cómodas, pero la máxima velocidad de red se consigue con un cable Ethernet conectado directamente desde el televisor al router. Con velocidades de hasta 1 Gbps, estaremos seguros de que podremos aprovechar el máximo de las tasas de bits de los contenidos 4K de proveedores como YouTube, Netflix o Amazon.

Ethernetok

Con una conexión es suficiente. Que sea de tipo Gigabit, eso sí. Si la conexión WiFi no da problemas por lejanía del router o interferencias, la conexión Ethernet es prescindible, pero es una conectividad robusta y fácil de manejar (enchufar y listo), siempre que sea viable llevar el cable al TV de un modo fácil.

Bluetooth, un plus de conectividad

La conexión Bluetooth es un valor añadido interesante para conectar accesorios tales como teclados, ratones, mandos de juegos o auriculares.

La tecnología más reciente es la de tipo Bluetooth 5.0. No obstante, con BT 4.2 tendremos bastante.

Conexiones de audio, el gran olvidado

Aunque los televisores suelen llevar sistemas de sonido correctos, para disfrutar de una potencia elevada, multicanal o efectos, se necesitan sistemas de altavoces dedicados. Estos pueden traducirse en forma de barra de sonido, múltiples altavoces o unos buenos auriculares.

En este apartado, una conexión jack, así como una salida óptica digital permiten el uso de otros sistemas de audio en los que escuchar las emisiones multimedia que estemos disfrutando, o jugando, si se trata de una consola.

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio
Inicio

Ver más artículos