Sigue a Xataka

Tortuga-robot

¿Como quiere que se lo enviemos? ¿Por avión, por barco o por tortuga? Esta pregunta que parece absurda podría no serlo tanto si los investigadores del laboratorio de robótica del Instituto Tecnológico ETH en Zúrich convencen al mundo de las bondades de su último invento: la tortuga-robot.

El ETH es conocido por ser responsable de muchos avances en el terreno de los cuadricópteros autónomos, y en 2008 comenzó una línea de investigación para robots que pudiesen nadar. Al principio, trataron de imitar el comportamiento de uno de los mejores nadadores del mundo, el atún.

Desgraciadamente, es difícil y muy caro diseñar un robot con tantos actuadores como para que se mueva como un atún, así que los investigadores del ETH pensaron en la tortuga. El resultado se llama Naro-Tartaruga, y tiene algunas ventajas muy interesantes.

La primera de estas ventajas es de diseño. El caparazón rígido de las tortugas es fácil de imitar en aluminio y su gran capacidad interior permite instalar maquinaria con facilidad. Incluso queda espacio abundante para carga o instrumental adicional.

Tortuga-Robot

En segundo lugar, los actuadores que propulsan las aletas de la tortuga son relativamente sencillos, independientes y, lo que es más importante, muy eficientes desde el punto de vista energético. Es cierto que la velocidad obtenida (poco más de siete kilómetros por hora) no es muy satisfactoria, pero es más que suficiente para determinadas tareas acuáticas.

El primer prototipo de esta tortuga-robot pesa 75 kilos, mide un metro de largo, equipa un procesador Intel Core i7 y puede ser controlado manualmente o de forma autónoma. De aquí a que estemos recibiendo paquetes poco urgentes de Amazon vía tortuga aún hay mucho, pero seguro que es un futuro que enorgullecería a Terry Pratchett, aunque no lleve elefantes-robot sobre su caparazón.

Vía | PopSci
Más información | Naro ETH Zurich

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

24 comentarios