Sigue a

Sony Vaio Duo 11 en nuestras manos

El Sony Vaio Duo 11 es un portátil. Esto, que en otro contexto lo podría haber firmado el “señor Obvio”, se hace pertinente subrayarlo en el contexto actual de dispositivos híbridos, a camino entre el tablet y el portátil / ultrabook. Si en otros casos podemos hablar de tabletas que se van acercando a la experiencia de un “laptop”, en éste debemos hablar del camino contrario, sobre todo por la ergonomía, tamaño y peso del dispositivo.

Si atendemos a las características del Sony Vaio Duo 11 observamos un peso y un grosor competitivos para un ultrabook, pero que cuando buscamos la experiencia tablet no lo es tanto: como casi todos los dispositivos convergentes obliga a sacrificar algún aspecto importante de los especializados que unifica.

Primeras sensaciones y calidad de los componentes

El Sony Vaio Duo 11 se siente en las manos como un portátil ligero y llamativo, pero cuando se transforma en tablet tenemos un grosor y peso muy por encima de los estándares actuales para esa otra categoría. ¿Qué tenemos a cambio de ese sacrificio? Entre 4 y 8 gigas de RAM, micro potente, disco SSD, conexión HDMI y USB, además de una salida VGA que parece un guiño a los entornos corporativos pero que resulta chirriante con su grosor en un portátil tan innovador como este.

La pantalla de 11.6 pulgadas luce excelente con sus 1080p, al nivel de los materiales que siguen la línea de la gama alta de VAIO. Donde tenemos aspectos más controvertidos es con el teclado y el mecanismo que hace de este Sony Vaio Duo 11 un “convertible”. En el primer caso tenemos un tamaño de teclado algo pequeño incluso comparado con otros equipos de 11 pulgadas, aunque la sensación al escribir ha sido bastante buena. Un factor a tener en cuenta es que carece de touchpad y apuesta por un “nub” tipo trackpoint en el centro de las teclas.

Sony Vaio Duo 11 en nuestras manos lateral

Este punto puede preocupar a algunos inquietos por la pérdida de usabilidad, entre los que a priori se encuentra un servidor. Esta duda puede quedar mitigada por el hecho de ser táctil y traer Windows 8, de repente uno se encuentra solucionando bastantes situaciones llevando el dedo a la pantalla.

Estas dos decisiones hacen del Duo 11 un equipo con el que se han llegado a compromisos fuertes por parte de Sony: un diseño muy atractivo, con mecanismo de transformación único y un tamaño en grosor que resulta – aunque sea mucho mayor que el de un tablet – más ajustado que otros convertibles que hemos visto en IFA.

Sony Vaio Duo 11 cerrado

El Sony Vaio 11 en plena transformación

No podemos dejar de hablar del proceso de transformación del Sony Vaio Duo 11. La primera vez te da miedo ¿lo romperé si lo empujo muy fuerte?, pero una vez realizado dos o tres veces no entraña mayor problema ni dificultad, en un paso el equipo pasa del modo portátil al modo tablet de forma rápida e indolora. De hecho la gente de Sony nos ha enseñado cómo realizan las pruebas de estrés y resistencia del equipo, con una máquina que abría y cerraba el mecanismo miles de veces seguidas. Eso sí, una vez fijado el Vaio Duo 11 en “modo portátil”, la posición de la pantalla es fija, algo en lo que resulta menos flexible que otros equipos similares.

Sony Vaio Duo 11 en el stand IFA 2012

A pesar de que, como hemos señalado, el equipo es un portátil y su función como tablet queda limitada por su peso y grosor (mayor ojo si añadimos una segunda batería para duplicar autonomía, 300 gramos más de peso), el Vaio 11 tiene también la ventaja de un muy buen comportamiento con lápiz. Sony ha integrado una tecnología a la que llaman “OptiContrast” que en una primera aproximación ofrece una experiencia notable a quienes gusten de tomar notas en sus dispositivos.

Sony Vaio Duo 11 en nuestras manos análisis de Xataka

¿Podemos valorar tantos cambios?

Un portátil que tiene pantalla táctil y un sistema operativo pensado para aprovecharla, mecanismos de transformación para que pase a configurarse como un tablet… son cambios profundos de la forma en que hemos trabajado hasta ahora y cuya valoración e impacto en la productividad y experiencia de usuario creo que precisan de pruebas de al menos semanas para valorar con justicia.

Las primeras sensaciones con Sony Vaio Duo 11 son por un lado el estar frente a un equipo de una calidad patente y que hace apuestas fuertes, pero hay aspectos en los que plantea compromisos (que la pantalla quede fija en el modo portátil y que carezca de touchpad en el teclado, son apuestas que tenemos que valorar antes de lanzarnos a por él) y otros en los que brilla con luz propia, como es el caso del diseño, la calidad de la pantalla y la experiencia escribiendo con lápiz.

Este otoño con Windows 8 va a estar animado y el nuevo equipo de Sony es candidato a ser una de las referencias en la ola de cambios que viene con él. Si el campo de los portátiles transformables te atre, el Vaio Duo 11 de Sony viene poniendo el listón alto.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

19 comentarios