Síguenos

Fibra de carbono

Hablar de ciencia y tecnología a veces suena a ciencia ficción. Sin embargo, poco a poco, se van consiguiendo pequeñas hazañas que hacen que toda esa nebulosa de ideas sea un poco más real. Aunque todavía hay mucho camino que recorrer, sin duda.

El último paso lo ha dado Takashi Kozai en su trabajo de investigación presentado en Nature Material. La conexión entre el cerebro y la mente está más cerca gracias a una única fibra de carbono de siete micrómetros de diametro conectada al cerebro.

Gracias a un revestimiento químico, para evitar que se dañe por el contacto con las proteínas del cerebro, esta fibra puede captar la actividad de una neurona. En comparación con la tecnología que se usa a día de hoy en investigación es un salto notable ya que es 100 veces más fino que los electrodos convencionales.

El objetivo de este proyecto es crear electrodos que duren setenta años con el fin de mejorar la conectividad con el cerebro y poder crear interfaces que conecten al hombre a una máquina directamente. Hay muchos pasos que dar todavía pero de momento las primeras pruebas son muy buenas.

Esta fibra se está probando en pacientes voluntarios con parálisis y gracias a ella pueden controlar extremidades robóticas o incluso el ratón de un ordenador. Gracias a este tipo de conexión, y a la resistencia del conector, se puede estudiar las señales que envía las neuronas y aprender a decodificarlas.

Otros investigadores que estudian en este campo han elogiado el trabajo de Takashi Kozai pero también señalan algunos riesgos: es difícil de insertar en el cerebro y también asegurar que estén bien protegidos.

Vía | MIT Technology Review

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios