Sigue a

Eesha Khare

El evento Internation Science and Engineering Fair patrocinado por Intel ha anunciado sus ganadores, y entre ellos está Eesha Khare, una joven de 18 años que ha desarrollado un supercondensador muy especial, capaz de lograr que un teléfono móvil se cargue teóricamente en 30 segundos.

Los supercondensadores son componentes capaces de almacenar una gran cantidad de energía en un pequeño volumen, y el desarrollo de Eesha Khare hace uso de una estructura de red especial que aún mejora esas prestaciones y que podría ser aplicado para recargar todo tipo de baterías, desde las de los móviles hasta las de los coches eléctricos.

La recarga no solo sería casi instantánea, sino que según su desarrolladora dichas baterías soportan hasta 10.000 ciclos de carga, lo que supone multiplicar por 10 el número de cargas disponibles en una batería convencional.

Aunque su creación solo ha sido aplicada para alimentar LEDs, su aplicación en otros campos como las mencionadas baterías de teléfonos móviles, tablets y portátiles que según esta joven se podrían recargar por completo en apenas 20 o 30 segundos. El proyecto aún está en una fase muy temprana y de hecho está por ver si llegará a tener aplicaciones prácticas en un futuro cercano.

Khare ganó un premio de 50.000 dólares por ese desarrollo, y ahora solo queda por ver si su supercapacitador acaba siendo utilizado de forma práctica en este tipo de soluciones. Eso demostraría que este tipo de investigaciones se pueden traducir en mejoras en un campo tan relevante como el de las baterías de dispositivos móviles, uno de los segmentos que menos ha evolucionado en años.

Muchas barreras por superar

En este segmento hay que destacar otros estudios como el de la Universidad de Illinois, que ha creado microbaterías 3D con una estructura “porosa” que ofrecen mayor densidad de potencia (hasta 100 W por centímetro cúbico) que la mayoría de los supercondensadores y tanta densidad energética (hasta 15 mWhr por centímetro cúbico) como en las baterías de Ión Litio convencionales.

Aún así, los supercondensadores parecen especialmente adecuados para dar opciones a este segmento, pero hay problemas por resolver. Por ejemplo, estos elementos son dispositivos de bajo voltaje, lo que obliga a juntar muchos de ellos para ofrecer un suministro de energía suficiente para ser aplicado a escenarios prácticos.

Eso es un hándicap, ya que la producción masiva de supercondensadores es algo que por el momento no se ha logrado hacer de forma eficiente en cuanto al coste económico. Como indican en Dvice, si quisiéramos usar actualmente esta tecnología en una batería de un portátil tendríamos que invertir varios cientos de dólares en una batería que, de hecho, sería tan grande que ese portátil dejaría de serlo.

Y aún así, hay esperanzas: un grupo de investigación de la Universidad de UCLA presentaron recientemente una forma de crear supercondensadores basados en grafeno, y hacerlo además gracias al uso de una grabadora de DVDs convencional. El láser del DVD provocaba un elemento que se convierte en grafeno, y al crear varias capas de grafeno y unirlas con electrolitos entre ellas, creaban un supercondensador barato y tres veces más eficiente en tiempo de carga que las baterías actuales.

Más información | Intel ISEF

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

47 comentarios