Sigue a


Parece que la tarjeta gráfica de los nuevos MacBook Pro no está configurada por defecto para funcionar a su máximo rendimiento. La tarjeta es una ATI Radeon X1600 que funciona a 310 MHz (la GPU) y 278 MHz (la RAM), cuando la configuración recomendad por ATI es 475 MHz y 47o MHz respectivamente.

Supuestamente, esta reducción se ha hecho para evitar el calentamiento del ordenador y el uso intensivo de los ventiladores, además de aumentar la duración de la batería. Si modificamos la frecuencia de funcionamiento podemos conseguir una mayor velocidad. Como ejemplo, una prueba de Counter Strike subió de 61 FPS a 97 FPS.

Como siempre, hay que tener mucho cuidado con estas modificaciones pues podrían invalidar la garantía del ordenador.

Vía | Digg.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios