Sigue a Xataka

HTC One S análisis en mano

Aunque el HTC One X ha sido el terminal de la saga One que más miradas y palabras se ha llevado, no os equivoquéis. El verdadero teléfono importante de HTC para este 2012 es sin duda el HTC One S.

Un grosor de escándalo, un acabado innovador y un equilibrio perfecto entre tamaño de pantalla, autonomía y cámara de fotos han obrado el milagro de que HTC repita en nuestro análisis con otro terminal de muy buena nota.

A continuación el análisis completo del HTC One S en Xataka.

HTC One S, la confirmación de que HTC va en serio

HTC tendrá mayor o menor suerte en este complicado 2012 pero lo que no podemos negar es que con su saga One ha vuelto a ser improtante sobre el papel en el mercado de los smartphone.

El HTC One S es el segundo en la escala de importancia por tamaño de pantalla e impacto mediático, pero para mi está más equilibrado a la hora de hacer cosas importantes en el mercado.

HTC One S análisis navegador

Toca repasar con calma por qué opino así con este análisis del HTC One S.

Diseño

Si con el HTC One X ya te dijimos que la compañía taiwanesa había conseguido una identificación nueva y reconocible sin perder rasgos clásicos de la compañía, el HTC One S consigue también que nada más mirarlo ya quieras conocer más cosas de este smartphone.

Del diseño del HTC One S hay dos claves de las que tengo que hablarte ya: grosor y acabado. De lo primero no hay más que hablar cuando se mira la cifra oficial de su grosor: 7.8 mm.

HTC One S análisis grosor del teléfono

En mano esa sensación de terminal delgado y ligero (119 gramos) se acentúa por el uso de un acabado metálico que no lo parece. Seguramente hayas escuchado algo sobre el tratamiento que HTC le ha dado a la carcasa de una sola pieza metálica y de aluminio, consistente básicamente en someterlo al paso de una cantidad abrumadora de electrones que producen una especie de oxidación con la que se consigue una robustez digna de un cohete de la NASA y un acabado rugoso que da la sensación de que es cerámico.

Si como te decía has escuchado sobre este tratamiento, seguramente conozcas que la compañía ha admitido que en algunas unidades hay problemas con ese tratamiento, pero no parece nada grave. Cosas de las innovaciones.

HTC One S análisis acabado

La otra opción de acabado es menos espectacular en su explicación pero igualmente efectiva. Se trata de aluminio anodizado con una gradiente bastante atractivo y agradable al tacto también.

Ese cuerpo de una sola pieza con el que HTC consigue un terminal de grosor de récord y peso muy bueno tiene sus efectos secundarios en forma de batería integrada y uso de tarjetas microSIM, además de no contar con ranura para tarjetas de memoria microSD. Además, han recurrido a una pantalla AMOLED sin la cual hubiera sido imposible bajar de los 8 mm de grosor en este diseño.

HTC One S análisis carcasa

Metiéndonos en tema de conexiones y botones físicos, la única parte del HTC One S que podemos “abrir” está situada en la parte superior, donde con mucha más dificultad de la que nos hubiera gustado – siempre preferimos el acceso por deslizamiento que por fuerza bruta -, se accede al compartimento de la tarjeta microSIM. Justo en esa parte superior están el agradable botón de encendido, las pestaña para abrir el compartimento, la entrada de 3.5 mm y un micrófono.

HTC One S análisis conexiones parte superior

En el lateral izquierdo está situado el puerto microUSB en solitario (que hace las veces de salida MHL y HDMI con sus respectivos cables adaptadores), mientras que en el derecho encontramos el cómodo control de volumen, de acertadas generosas dimensiones.

HTC One S análisis puerto

En el frontal del HTC One S domina por supuesto la pantalla, delimitada por un marco metálico diminuto, el altavoz microperforado (uno de sus agujeros es el LED de notificaciones) junto con la cámara frontal (hundida en el diseño y que posiblemente sea un escondite perfecto para diversos tipos de partículas nada recomendables) y en la parte inferior ya encontramos los botones de Android táctiles.

HTC One S controles Android

Acabamos el repaso físico del HTC One S con la parte trasera, dominada por la cámara de fotos principal con marco metálico en color – sigue sobresaliendo ligeramente de la carcasa – y el flash LED acompañándolo fiel. Al final de la carcasa está otro altavoz, el segundo micrófono y el identificador de que este terminal lleva sonido Beats. Justo en el centro de la carcasa trasera queda hundido el logo de la compañía.

HTC One S análisis beats

Como en el HTC One X, personalmente sigo echando en falta un botón físico para la toma de fotografías. En el lateral derecho encontramos un espacio muy amplio donde habría quedado genial.

Pantalla

Como os he adelantado, conseguir el grosor de menos de 8 mm del que goza este HTC One S – y colocarlo en la gama media/alta – ha requerido por parte de HTC de la utilización de una pantalla AMOLED, concretamente una SuperAMOLED con recubrimiento Gorilla Glass.

El tamaño es de 4.3 pulgadas, con resolución de 540×960 píxeles, lo que nos deja una densidad de 256 ppp.

HTC One S análisis pantalla SuperAMOLED

Durante el uso, la pantalla se ve luminosa, con buenos ángulos de visión (aunque con toques azulados notables) y colores muy vivos. No es hasta que la ponemos al lado de una LCD o AMOLED Plus sin matriz Pentile que podemos apreciar – hay que fijarse primero detenidamente – la saturación excesiva de los colores y el problema del “grano” que afecta al detalle y definición de texto y bordes de iconos principalmente, lo que en ocasiones deja en un segundo plano la buena resolución del panel.

Pero también os digo que hay que afinar mucho y ser consciente de ese problema para darse cuenta de que está presente.

Rendimiento y conectividad

Bajo la apariencia de “niño bueno”, el HTC One S esconde bastantes secretos en su interior. Para empezar, es un terminal con procesador Snapdragon S4 de doble núcleo a 1.5 Ghz (MSM8260A) al que acompaña 1 GB de memoria RAM y la GPU Adreno 225.

El almacenamiento solo puede ser de 16 GB, y te recuerdo que no ampliable con tarjetas. La elección de HCT ha sido dar dos años de cuenta Premium en Dropbox con 25 GB de capacidad.

Este procesador se combina con la versión 4.0 de Android para conseguir unas cifras en test que son de 5.105 en Quadrant y de 2.366 en Vellamo, que son los dos benchmark que en Xataka tomamos como referencia.

HTC One S análisis multotarea

Esos datos traspasados al funcionamiento del teléfono se traduce en una fluidez a prueba de fuego y un comportamiento en todo momento acorde con lo que se espera de un terminal como el HTC One S.

En el apartado de comunicación, este HTC One S es un equipo HSPA con Wifi n, DLNA y Bluetooth 4.0 que ha demostrado buena calidad en las llamadas (gracias en parte al la calidad de los altavoces microperforados). La cobertura wifi mantiene el alcance sin problemas a la par que otros smartphone de gama alta.

Respecto al sonido Beats, el HTC One S afina el volumen final subiéndolo y reforzando los graves, lo que seguro que aprecian muchos consumidores.

Software

Habiendo analizado lo que HTC Sense 4.0 ofrece combinado con Ice Cream Sandwich en el HTC One X, poco hay que añadir en el caso de lo que nos hemos encontrado de la mano del HTC One S.

Insistimos en que nos parece que este Sense 4.0 aporta más que limita a la versión nativa de Android sobre la que trabaja, especialmente con la multitarea basada en paneles que fluyen perfectamente bajo el corazón S4 de este One S.

HTC One S software

Cámara

El HTC One S es el terminal fotográfico por excelencia del trío que la compañía presentó en Barcelona. Precisamente por eso nos extraña todavía más que se haya obviado el botón dedicado físico para hacer fotos.

HTC One S cámara física

En el apartado hardware, el HTC One S ofrece a su poseedor una cámara con sensor de 8 megapíxeles retroiluminado con apertura f2.0 que ofrece un resultado estupendo en condiciones óptimas de luz, donde la nitidez es muy buena. Los únicos problemas los hemos tenido, como pasa habitualmente, con las escenas con mucha luz donde el contraste dinámico es difícil de controlar.

En modo nocturno ya encontramos más limitaciones, pero pese a todo, es una de las mejores cámaras fotográficas en un smartphone sin duda alguna.

Ver galería completa » HTC One S muestras (10 fotos)

Pero no podemos entender completamente la función de cámara de este HTC One S sin analizar el apartado de software. Como en el HTC One X, el trabajo de la compañía ha sido estupendo y completo, dejándonos una interfaz limpia pero llena de opciones.

HTC One S interfaz fotográfico

En funcionamiento que que decir que la cámara toma las fotos de forma casi instantánea y se recupera para la siguiente en menos de un segundo. El enfoque también es de los más veloces que hemos probado en un smartphone y solo duda cuando estamos en un modo macro complejo.

Podemos también tomar instantáneas a la máxima resolución mientras grabamos fotos y está por supuesto presente la ráfaga de fotos de la que luego podemos escoger la que más nos guste o dejar que el teléfono la escoja por nosotros. Son 20 las fotos seguidas que realiza la cámara si mantenemos pulsado el botón. Los efectos en tiempo real o el vídeo a 1080p (aunque de menos calidad que en el Sony Xperia S) completan un apartado fotográfico de grandísimo nivel.

Batería

Sobre el papel, los 1.650 mAh nos parecían justos para un terminal con tanto potencial. Pero una vez más las compañías están demostrando que afinan cada vez mejor el comportamiento de sus equipos para que la autonomía, sin llegar a ser perfecta, cumpla con su misión en un smartphone.

En nuesta prueba centrada en el día a día – en este caso con mucho uso de la cámara de fotos que para eso es un punto fuerte de este terminal – el HTC One S soporta sin problema un día completo de uso. Para que puedas comparar, ha funciona más horas que el HTC One X que ya nos gustó bastante.

HTC One S navegador

La otra prueba a la que solemos someter los teléfonos avanzados – reproducción continua de vídeo, sin WiFi y con brillo a la mitad – nos ha dado cerca de siete horas, casi una más que el HTC One X en la misma prueba.

HTC One S, la opinión de Xataka

Segundo terminal de la gama One que analizamos a fondo en Xataka y segundo equipo de nota para HTC. Las armas que el HTC One S presenta son ya marca de la casa en los modelos de este año: poco grosor, buen diseño con un acabado diferenciador, rendimiento excelente y un apartado fotográfico de lo mejor que podemos encontrar en el mercado.

Ya de manera personal, las 4.3 pulgadas me parecen una medida de lo más justa para un smartphone, lástima que se haya optado por una SuperAMOLED sin más apellidos, porque afea ligeramente el resultado de la prueba a los ojos de los más exigentes. El “usuario de la calle” solo verá una pantalla donde todo se ve espectacular y muy vivo.

El teléfono ha sido cedido para la prueba por parte de HTC. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios