Sigue a

habra paz para las blackberry

Hoy entrevistamos a Eduardo Fernández de RIM España en Xataka Móvil y creo que merece la pena atender a sus respuesta más allá del momento “Crackberry”. En mi opinión el debate no es tanto entender cómo ha sucedido esta crisis y cómo van a compensar a los usuarios – que también – sino si realmente el modelo Blackberry sigue siendo competitivo o supone un lastre en el mercado actual de la telefonía móvil.

Y es que lo que pone sobre la mesa la caída de Blackberry no es tanto el tener fallo grave – como han tenido otras compañías y que cualquiera es suceptible de cometer – sino sobre su arquitectura y su propuesta de valor. Si atendemos a cómo funcionan los servicios de Blackberry, lo que ha hecho “crack” esta vez es lo que a su vez RIM presenta como su rasgo más competitivo: servicios asociados a la conexión de datos tanto para usuarios finales (BIS) como para administradores (en el caso de BES) que no ofrece ni la propia operadora.

Convertir en defecto la virtud

BBM

Parte del precio a pagar por esos servicios de mensajería, como hemos podido comprobar, es la de añadir un nuevo eslabón a la cadena, lo que supone otro posible punto de fallo. Hasta ahora apostaría a que la inmensa mayoría de sus clientes de consumo no era consciente de ello y que más de uno ahora se está preguntando si ese valor diferencial lo sigue siendo y merece la pena pagar con él. Toda vez que las operadoras ofrecen tarifas de coste muy similar al de contratar una tarifa Blackberry (hace años sí que podía llegar a ser diferenciador) y que los servicios de mensajería de la competencia empiezan a ser más competitivos (y multiplataforma), ¿qué queda en Blackberry más allá de terminales especializados para la mensajería y cierto efecto red de quienes tienen a todos sus amigos con BB Messenger?

Y ahí es donde creo que RIM va a tener su asignatura principal en los próximos dos años, claves a la hora de saber que tres o cuatro sistemas tienen posibildades de permanecer relevantes en el mercado de la telefonía móvil. La crisis importante para Blackberry no es la de la caída del sistema, sino la de caída de cuota en Estados Unidos – en España siguen creciendo – y de percepción de marca con terminales menos atractivos que la competencia, plataforma anticuada y con escasas aplicaciones y un cada vez menor valor añadido diferencial a la conexión, al menos en el mercado de consumo.

Blackberry: apostar fuerte por su modelo o huída hacia adelante

Eduardo Fernández apunta a que el “crackberry” servirá de motivador y que la estrategia de la compañía será perseverar en su modelo. Hay una carrera terrible en las plataformas móviles por añadir un valor diferenciador: integración con la nube (ahí están todas), consumo y acceso a contenidos (sobre todo Amazon y Apple), servicios propios online (Google, Microsoft), reconocimiento de voz e inteligencia añadida (Apple con Siri)… RIM apunta que ofrecerá más valor con su conexión, que es lo que realmente la distingue del resto de actores. ¿Cuáles serán? De momento no se mojan demasiado, sólo que se quieren hacer fuertes en su arquitectura e infraestructura.

BES estructura

Adicionalmente tenemos que van a seguir empujando QNX (que ya ha demostrado estar a buena altura en el Playbook) y que no son cortoplacistas sino que miran a diez años vista. ¿Es esto apostar fuerte por el modelo en que crees o una huída hacia adelante? El tiempo probablemente nos lo dirá, mientras tenemos que Blackberry a día de hoy disfruta de una tarificación muy competitiva, de los mejores dispositivos para el correo y la mensajería y cierto efecto red difícil de mantener a medio plazo. ¿Suficiente? Creo que ellos mismos saben que no y que en los próximos meses están obligados a comunicar novedades de calado para seguir estando en las quinielas.

PD: el titular es obviamente un homenaje a una película que acabará siendo un clásico, “No habrá paz para los malvados

Avatar de Antonio Ortiz

Antonio Ortiz es cofundador de WeblogsSL, la empresa que hace Xataka y en la que ejerce el cargo de director de Estrategia Online. Escribe habitualmente en su blog Error500 sobre internet y tecnología. Está en Twitter y en Google Plus

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios