Sigue a

A pocos días de poder disfrutar del iPod touch (la fecha de lanzamiento prevista es el 28 de septiembre) y a la espera de ver que anuncian mañana Apple sobre el iPhone en Europa, para muchos es el momento de decidir si esperan a que el teléfono de Apple esté disponible o adquieren el iPod touch.

Pero, ¿qué diferencias hay entre el iPod touch y el iPhone?. La falta de las funcionalidades de teléfono es la más clara, pero no la única, así que lo mejor será hacer un repaso y una comparativa entre ambos dispositivos, con lo que la elección entre uno y otro será más sencilla.

La principal diferencia entre los dos es de concepto. Aunque en un primer momento titulamos al iPod touch como el iPhone sin teléfono, en realidad Apple no piensa eso, sino que para ellos sigue siendo un reproductor de música con algunos añadidos, y eso se nota en algunos detalles. Es decir, no estamos ante una PDA que reproduce música, sino ante un reproductor con Wi-Fi. Y el navegador que incluye, aunque funciona con cualquier web (no deja de ser Safari), lo incluye básicamente para que podamos autentificarnos en las redes que así lo requieren y, posteriormente, podamos usar la iTunes Wireless Store.

Es por ello que algunas de las aplicaciones del iPhone no se incluyen en el iPod touch y algunas de las funcionalidades han sido quitadas. Pero mejor vamos al detalle de cada una de ellas.

Empecemos por las diferencias en el hardware. Dejando de laso las funcionalidades de teléfono, también desaparecen los altavoces que incluye el iPhone, por lo que siempre necesitaremos unos auriculares para escuchar música, la cámara de fotos y el Bluetooth, el cual se podría haber usado para permitir conectar auriculares inalámbricos pero que finalmente no se ha incluido. Por cierto, el conector de auriculares es diferente en el touch, lo que permite conectarle cualquier auricular sin necesidad de adaptadores.

Desaparecen, además, los controles de volumen laterales, lo que obliga a cambiar el volumen a través de la interfaz táctil, impidiendo hacerlo sin tener que sacar el reproductor del bolsillo.

Otro de los cambios, este tal vez menos notable a primera vista, es que las pantallas de ambos dispositivos no son exactamente iguales, de forma que la del iPhone es más brillante que la del iPod touch. Esta última, además, se ve peor en escenas oscuras de los vídeos, tal como nos cuentan en Applesfera.

En el apartado de software, las bajas más notables son las aplicaciones de correo, Google Maps y los applets de previsión del tiempo y de valores de la bolsa, además de la aplicación de notas, que permite introducir pequeños textos. Como consecuencia de la desaparición de la aplicación de correo, Safari tampoco permite enviar enlaces por este sistema.

Otro de los detalles que nos recuerdan que Apple quiere que el iPod touch sea solo un reproductor, similar a la desaparición del programa de notas, es la imposibilidad de añadir nuevos elementos al calendario.

Finalmente, encontramos también diferencias en capacidades y precios. Mientras el iPod touch estará disponible con capacidades de 8 y 16 GB, al precio de 289 y 389 euros respectivamente, el iPhone solo se vende con 8 GB de capacidad a 399 dólares (en Estados Unidos), teniendo que sumar a eso el plan de datos que hay que contratar con AT&T.

La conclusión es que el iPod touch es un reproductor de música, y que no debemos esperar mucho más de él, aunque el añadirle Wi-Fi y un navegador le abre muchas posibilidades, mientras que el iPhone es mucho más que eso, no solo en el apartado de teléfono sino en el de dispositivo multifunción.

Tras esto, que cada cual decida con cual se queda, el touch, el iPhone o con ninguno de los dos.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

15 comentarios