Síguenos

Asus Padfone Infinity

Hacemos alto en nuestro viaje por las profundidades del Mobile World Congress para echarle mano al Asus Padfone Infinity, segundo smartphone con accesorio para convertirlo en tablet que la taiwanesa ha presentado este año.

Inevitable comparar al Padfone Infinity con su inmediato antecesor, el Asus Padfone 2, comercializado a finales de 2012. Las diferencias entre ellos son, fundamentalmente que el Padfone Infinity es más grande como Smartphone, su resolución se eleva de los 1280 ×720 hasta FullHD y el procesador Qualcomm Snapdragon Krait de cuatro núcleos sube de 1.5 a 1.7Ghz.

Asus Padfone Infinity

A la vista de estas pocas diferencias no tiene mucho sentido que cambiemos un Padfone 2 por un Infinity. Sabido esto, los que no tengan un convertible y quieran hacerse con uno tienen en el Padfone un serio candidato con Android Jelly Bean y un precio, eso sí, algo hinchado.

Externamente, el Padfone no es especialmente fino o liviano (8.89 milímetros y 141 gramos, pero presume de una nueva carcasa de aluminio monobloque agradable al tacto, insensible a las huellas y realmente bonita.

Asus Padfone Infinity

La pantalla del Padfone, una Súper IPS 1080p con 441 píxeles por pulgada ofrece una calidad de imagen estupenda. Igualmente ocurre con la cámara de 13 megapíxeles, capaz de grabar vídeo en 1080p y prácticamente idéntica a la del Padfone 2.

Padfone Station

En líneas generales, el Padfone Infinity es un smartphone bien manufacturado y potente como el sólo, aunque su precio es mayor que el de otros modelos equivalentes debido al accesorio que incluye y lo convierte en tablet.

Asus Padfone Infinity

Este accesorio, conocido como Padfone Station, es básicamente una carcasa con pantalla Súper IPS de 10.1 pulgadas, un dock en su parte trasera y batería adicional. Con la parte central algo más abultada para albergar el tablet, el Padfone Station es una buena solución si necesitamos imperiosamente un tablet para llevar, pero no es especialmente destacable ni supera a otras tabletas del mercado. Por otra parte, un smartphone de cinco pulgadas ya es casi un mini Tablet y el uso del Padfone Infinity como tablet casero no justifica mucho su abultado precio de 999 euros.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

29 comentarios