Compartir
Publicidad

Cuántas horas deberían jugar los niños (y los no tan niños) con videojuegos, según la ciencia

Cuántas horas deberían jugar los niños (y los no tan niños) con videojuegos, según la ciencia
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La investigación sobre los efectos de los videojuegos es un lío tremendo. Siento ser tan directo, pero es así. Por un lado, hay pruebas de que los videojuegos pueden mejorar las habilidades cognitivas y emocionales de los jóvenes (y no tan jóvenes). Por el otro, hay numerosos estudios que los vinculan con problemas conductuales, violencia y un mayor riesgo de desarrollar adicciones.

La batalla entre los que piensan que los videojuegos son el mal hecho bits y los que consideran que son algo bueno se remonta a la popularización de los primeros juegos en los setenta. Aunque, como siempre, hay posiciones intermedias: un equipo de investigadores del Ciberesp sostiene que la clave no es si jugamos o no jugamos a los videojuegos, sino cómo lo hacemos y, sobre todo, en cuánto jugamos.

Los videojuegos están invadiendo todo, ¿nos arrepentiremos?

Interactive Whiteboard At Cebit 2007

No es un tema inocente. Y no solo porque la industria de los videojuegos mueva más de 90 mil millones de dólares y haya protagonizado uno de los fenómenos culturales del año. Es que las escuelas de todo el mundo están cambiado progresivamente para convertir el vídeo, la realidad virtual y los videojuegos en los nuevos libros de texto. Como dice Juan Ramón Barrada, profesor de psicología de la Universidad de Zaragoza, "apenas hay datos que indiquen que así se aprende más: el problema es de modos docentes y no de medios docentes".

Y si descartamos sus beneficios docentes, ¿qué nos queda del cada vez más popular uso de los videojuegos? ¿Es posible que hasta desde los colegios estemos promocionando el uso de cosas objetivamente peligrosas para los jóvenes? Para estudiarlo, el equipo del Centro de Investigación Biomédica en Red estudió a 2.442 niños en edad escolar. La idea era analizar la relación real entre el uso semanal de videojuegos y distintos efectos (tanto positivos como negativos) que se han ido asociando durante los últimos 30 ó 40 años.

Jugar, pero no demasiado

3308271344 A5122cc34e B

Los resultados son que, efectivamente, jugar a videojuegos parece asociado a una mejor coordinación motora, una mayor rapidez mental y de procesamiento de la información, y mejor memoria de trabajo, atención y motivación. Además, los jugadores no presentaban problemas conductuales comparados con los no jugadores. Si jugaban poco, al menos.

El hallazgo más interesante de este estudio es que, como preveían los investigadores, cierto tiempo semanal dedicado a los videojuegos es bueno. Los beneficios cognitivos y académicos aparecían cuando se le dedicaba apenas una o dos horas al juego. Pero en los niños que dedicaban más de nueve horas, los investigadores observaron problemas conductuales, falta de habilidades sociales y trastornos del sueño.

¿Causa o señal de alarma?

4460564381 1e84181969 B

Es importante tener en cuenta que este estudio no nos habla de causas. Es decir, no nos dice que jugar demasiadas horas a videojuegos produzca estos u otros problemas. Mientras tenemos teorías que explican la mejora cognitiva y académica, los científicos tienen problemas para encontrar mecanismos de acción que expliquen cómo los videojuegos causan el comportamiento antisocial (+).

Es más, por lo que sabemos, es probable que, al menos en parte, los videojuegos actúen como 'refugio' para niños que ya tienen problemas sociales: un refugio que puede ser una bendición o puede ser una trampa dependiendo de cómo se gestione. Por eso, aunque no hay investigaciones de este tipo sobre adultos, los investigadores apuntan a que el abuso de videojuegos puede ser un indicador de problemas subyacentes. Sobre todo, cuando ese abuso supone un problema en otros ámbitos de nuestra vida.

Sea como sea, está claro que necesitamos investigar, reflexionar y experimentar más profundamente si queremos sacarle el máximo potencial a las herramientas que nos ha traído el (ya no tan) nuevo mundo digital.

Imágenes | Wikipedia, Casey Fleser, Radly J Phoenix

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos