Discos duros multimedia, qué debemos tener en cuenta para comprarlos (hardware)

Sigue a Xataka

lacinema.jpg

La oferta de discos duros multimedia es tan abrumadora que si no nos centramos y enfocamos en lo que realmente buscamos, posiblemente acabemos comprando un equipo en el que echamos algo en falta o al contrario, uno en el que muchas de sus capacidades no las podemos aprovechar.

¿Para qué quiero un disco compatible con la alta definición si no veo ese tipo de contenido? ¿Por qué no busqué uno con ranura para tarjetas SD cuando lo que más hago es pasar las fotos de la cámara de vídeo al disco duro multimedia?

En esta parte del especial sobre discos duros vamos a analizar qué debemos tener en cuenta cuando queremos comprar un disco duro multimedia.

Capacidad de los discos duros multimedia

Es habitual entre los iniciados en el mundo de la electrónica de consumo mirar datos fríamente. Se hace con los megapíxeles cuando se trata de fotografía digital o tamaño en pulgadas si hablamos de un televisor. Al hablar de discos duros, la cifra mareante es el tamaño.

De capacidad podemos encontrar casi lo que queramos: apenas unos GB hasta discos duros multimedia de más de 1 TB. Lógicamente a mayor capacidad, precio más alto, por lo que es fundamental valorar el espacio que realmente vamos a usar. No nos dejemos llevar por el tamaño solamente.

bestbuy-big-data-1tb.jpg

Un dato importante que debemos mirar también es la compatibilidad del reproductor con diferentes sistemas operativos y el sistema de archivos compatible, que suelen ser FAT32 y NFTS.

Ruido y velocidad de funcionamiento

Más interesante que la propia capacidad nos parece la calidad del propio disco duro incluido. Descubrirlo no suele ser fácil, pues no son datos que podamos comprobar a simple vista, por lo que os aconsejamos que miréis detenidamente la hoja de características del modelo en cuestión.

El primer dato en el que podemos fijarnos es en el nivel de ruido. El disco duro multimedia va a usarse junto al televisor para reproducir vídeos y música, por lo que tener una fuente de ruido no es lo que buscamos.

Otro dato en el que es importante fijarse es la velocidad de escritura y lectura del disco duro, que debe ser lo más alta posible. Las revoluciones por minuto y la memoria caché forman parte de esa serie de datos a analizar.

disco_duro.gif

Posibilidad de cambiar el disco duro

Una característica interesante en los discos duros es que podamos acceder a los mismos y cambiarlos si es necesario. Esto es muy sencillo de realizar con los modelos en los que compramos solamente la carcasa multimedia y nosotros ponemos el disco duro.

En el resto, debemos de asegurarnos de ello y conocer el tipo de disco que monta de serie, que suelen ser de 3.5 o 1.8 pulgadas.

moviestation_maxi_tu_300a-1.jpg

Conexiones de un disco duro multimedia

Uno de los aspectos que comentamos que diferenciaba a un disco duro tradicional de uno multimedia era la disponibilidad de conexiones de audio y vídeo. Eso es básico.

La más elemental es la conexión USB que nos permitirá introducir contenido al disco duro desde el ordenador. Debe ser USB 2.0.

1802.jpg

Como veremos en las siguientes entregas de este especial, si disponemos de más de un puerto USB en el disco duro multimedia es más que probable que podamos usarlo para conectar otros discos USB (que no tienen que ser multimedia) y poder acceder a su contenido. Es una función también deseable en nuestro disco multimedia ideal.

Conexiones de vídeo

De las conexiones de vídeo, estamos acostumbrados a hablar del euroconector o el vídeo compuesto, pero si de verdad queremos calidad y soporte para vídeo en alta definición, debemos exigirle que tenga salida de vídeo por componentes y sobre todo, HDMI. Ésta última nos ahorrará cables y tendremos la mejor calidad de todas.

Conexiones para acceder a la red

Teniendo en cuenta que mucho del contenido que queremos que nos reproduzca nuestro futuro disco duro portátil estará en el ordenador y lo habremos descargado de Internet, poder acceder a nuestro ordenador a distancia es una opción muy interesante.

Lo más habitual es encontrarnos en discos duros de gama media un puerto Ethernet. Eso nos hará poder conectarnos a la red local y traer los archivos al disco duro desde la distancia. Mucho mejor opción es la conectividad WiFi, pues nos olvidaremos de los cables.

Portabilidad del disco duro

Como última parte de consideraciones relacionadas con el hardware que debemos analizar a la hora de comprar un disco duro multimedia, vamos a hablar de la portabilidad de los diferentes discos duros. Evidentemente la mayoría se pueden mover de un lado a otro, pero hablamos de la facilidad para poder transportarlos de forma habitual y cómodamente.

Básicamente nos encontramos con dos tipos de disco duro multimedia:

  • El disco duro multimedia portátil, muy parecido a un disco externo tradicional, compacto y de poco peso y capacidad. Sería perfecto que no necesitara una fuente de alimentación externa para funcionar.
  • El disco duro multimedia de sobremesa, de mayores dimensiones y capacidad, y que necesitamos conectar a la alimentación para hacerlo funcionar.

seagete_dave.jpg

[La siguiente parte tratará sobre lo que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un disco duro multimedia pero en el ámbito del software y formatos]

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios