Compartir
Publicidad

La otra cara del Black Friday

La otra cara del Black Friday
Guardar
42 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un estudio de la consultora CMO revelaba que el pasado Black Friday se lograron vender productos por valor de 3.340 millones de dólares solo en EE.UU., una cifra asombrosa que supone un 11,3% más que el año pasado y que superó de largo las previsiones. Aún hay más: fue la primera vez que los dispositivos móviles fueron fuente de ingresos por valor de más de 1.000 millones de dólares en esas compras.

A esas cifras escandalosas que demuestran cómo ese frenesí consumista se extiende de forma notable hay que ponerles perspectiva: en tiendas online como Amazon hubo protestas por las infernales jornadas de trabajo, pero además están las iniciativas contra ese consumo masivo. Un millón de personas celebró por ejemplo el 'Buy Nothing Day', el día en el que el objetivo era, precisamente, no comprar nada.

Luces y sombras del Black Friday

El estudio revelaba cómo entre los productos de más éxito estaban los iPad, MacBooks, la Xbox, televisores de Samsung y LG, además de juguetes como pistolas Nerf, drones y juegos de LEGO. La actividad fue frenética en todo tipo de tiendas online, pero sobre todo en Amazon, donde desde luego se vivió una jornada con dos caras muy distintas.

Amazon

El gigante del comercio electrónico es admirado por su eficacia y sus agresivos precios, pero un grupo de personas dejaron claro que no todo es de color de rosa en días como estos. En los almacenes de Amazon en Dunfermline, en el Reino Unido, hubo protestas porque según diversas organizaciones en estas semanas se obliga a los trabajadores a jornadas de 60 horas semanales con sueldos que están tan solo ligeramente por encima del salario básico.

A ello se le suman las protestas anti-consumo de grupos que utilizan el Black Friday como argumento perfecto para luchar contra esa fiebre de comprar cosas que en realidad no necesitamos. Desde principios de los 90 estos grupos crearon el llamado 'Buy Nothing Day' un día en el que se trata de mentalizar a la gente de ese consumo responsable.

Aiden Enns, editora de la revista Geez, explicaba que esta campaña ayuda a la gente a replantearse la época navideña: "el espíritu de la navidad no es el de comprar, sino el de vivir, amar, disfrutar". La agencia Adbusters es una de las que más apoyan esa campaña, y según sus responsables más de un millón de personas la sigue en todo el mundo.

Vía | Slashdot
En Xataka | Cuando 'Cartas Contra la Humanidad' troleó al Black Friday: subió precios y vendió más

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos