Compartir
Publicidad
ZTE Axon Elite, análisis: bueno pero inconsistente en algunos apartados importantes
Análisis

ZTE Axon Elite, análisis: bueno pero inconsistente en algunos apartados importantes

Publicidad
Publicidad

ZTE lleva varios años en el mercado de los smartphones con un perfil discreto en Europa. La mayoría de sus lanzamientos han sido móviles de entrada o gama media. Al menos en Occidente porque en China tienen ya una larga familia de smartphones con especificaciones punteras. Ahora, por fin, parece que se animan a demostrar que son un gigante del tamaño de otras empresas como Huawei, Samsung, Sony o LG. En realidad no lo dudábamos pero ahora parece que por fin se animan a mover los pies de Asia.

Axon es la familia que ZTE propone para traer smartphones Android tope de gama a Europa y Estados Unidos. El primer producto que nos llega es el phablet Elite. Finalista en los Premios Xataka y que deberíamos ver como una línea de dispositivos que mira más al futuro que al presente. Así debutan en el mercado y esto es todo lo que tiene que ofrecer un buque insignia con muchas (y algunas) buenas ideas pero con una ejecución que debe mejorar.

Especificaciones técnicas: entre lo canónico y lo experimental

ZTE viene con la lección aprendida de otros tope de gama de 2015 y sus especificaciones son el canon que hemos visto en meses anteriores: Snapdragon 810, 3GB de RAM, una cantidad generosa de memoria interna (32GB) y una batería de gran capacidad. Sin sorpresas pero con la tranquilidad de que estamos ante un dispositivo puntero, sin medias tintas.

ZTE Axon Elite, principales especificaciones
Dimensiones físicas 154 x 75 x 9.3 mm

170 gramos
Pantalla IPS LCD de 5.5 pulgadas con protección Gorilla Glass 3
Resolución 1920 x 1080 píxeles (400 ppp)
Procesador Qualcomm® Snapdragon™ 810 2.1 de 8 núcleos a 2 GHz
Procesador gráfico Adreno 430
RAM 3 GB (LPDDR3)
Memoria 32GB (ampliables con tarjetas microSD)
Sistema Operativo Android 5.1 Lollipop
Conectividad WiFi 802.11ac 2x2 (MIMO), Bluetooth 4.2
NanoSIM
LTE Cat 6 / NFC
Cámara Trasera 13+2 Megapíxeles (dual) con Flash Led

Sin estabilización óptica
Cámara Delantera 8 megapíxeles
Batería 3000 mAh
Otros
Sensor de huellas
Desbloqueo por voz
Escáner de iris
Precio de referencia 490 euros, desde 385 euros en Amazon.

La combinación de especificaciones ha demostrado funcionar y dar un buen rendimiento. Con los problemas de calentamiento del 810 resueltos, se nos queda un dispositivo atractivo pero en la media con sus competidores. Pierde brillo porque si bien es cierto que son buenas especificaciones, ZTE no aporta nada que no hayamos visto hasta la fecha.

La batería de 3.000 mAh está en la media de otros gama alta y vuelve a demostrar que esa es la cifra a la que cualquier fabricante debe aspirar en esta categoría. En el día a día se traduce en autonomía suficiente para aguantar un día, algo más si no tenemos muchos procesos en segundo plano o bien no estamos encendiendo la pantalla cada dos por tres.

ZTE rehuye, de momento, del 2K y el Full HD en esas 5,5 pulgadas es suficiente para ver imágenes nítidas y llenas de detalle, de hecho para leer texto sigue siendo muy cómodo. El panel IPS LCD es correcto y ZTE demuestra una vez más que tienen buen ojo para elegir proveedores, correcto pero tampoco destaca sobre sus competidores. Sus apuestas más personales vienen por otros lados.

Axon Elite

En la parte trasera encontramos un lector de huellas que funciona al instante y sin necesidad de pulsar el botón de encendido primero. Es decir, mismo sistema que en el Mate S, OnePlus 2 o Nexus 6P. También tenemos una doble cámara de 13 y 2 megapíxeles para hacer fotos con un desenfoque más pronunciado. Los experimentos de este tipo nunca han terminado de funcionar y este móvil no rompe la tónica.

La cámara frontal además de para hacer selfies sirve para introducir un sensor de iris. No esperéis una tecnología tan sofisticada como la de Fujitsu. Está ahí, la podemos usar o desactivar a nuestro gusto pero no ofrece nada rompedor en términos de seguridad. Como veremos luego peca de lentitud a la hora de identificarnos.

Para acabar, en el software, Lollipop de serie con la capa de personalización de ZTE. De momento la compañía china no ha confirmado si habrá una actualización futura a Marshmallow. Entendemos que siendo un gama alta terminará llegando pero no podemos confirmarlo de momento. La mala noticia es que de serie nos vamos a encontrar bastante bloatware pero de eso hablaremos más tarde.

Diseño: una desafortunada combinación que no termina de funcionar

Es difícil diferenciarse en el diseño de un móvil. El concepto de rectángulo negro es difícil de romper y aquí ZTE se trae algunas ideas nuevas para darle un toque único. Lo consigue, el problema es que la fórmula no termina de funcionar por algo muy sencillo: siguen teniendo muy en cuenta al mercado oriental.

Axon Elite solo está disponible en color dorado y el diseño no es especialmente atractivo. Llama la atención, es cierto, pero tiene algunas decisiones que nos hacen levantar la ceja. La primera que llama la atención cuando vemos el teléfono es el diseño de las dos rejillas en la frontal. A simple vista da la sensación de que todo es altavoz pero si observamos en detalle vemos que en realidad es un pequeño hueco arriba y abajo.

El frontal del terminal es muy largo y no aprovecha muy bien ese espacio para que la pantalla (72%) sea un elemento más dominante. Marcos horizontales demasiado grandes que no aportan mucho. En mano, eso sí, cae bien. Cómodo, agradable al tacto pero en muchas ocasiones necesitaremos usar las dos manos para llegar a todos los puntos de la pantalla.

Axon Elite

Los botones de los laterales son algo endebles. Tienen poco recorrido y dan la sensación de que con el paso del tiempo se van a terminar rompiendo. Quizá no sea así pero se echa en falta algo de robustez al pulsarlos. El detalle de añadirles un pequeño relieve para identificarlo rápido con los dedos se agradece.

En la parte de atrás es donde más luce el chasis de metal del Axon Elite pero donde ZTE toma una extraña decisión de diseño: en la parte inferior y superior introduce una banda de plástico de falso cuero. ¿Os acordáis el Galaxy Note 3? Pues la misma idea. ¿Por qué? Es algo que me sigo preguntando porque afea con un detalle de poca calidad una trasera que por lo demás es elegante y atractiva.

Ahí también nos encontramos con el lector de huellas con un tamaño suficiente para apoyar el dedo de forma cómoda gracias al marco que sirve para señalar al tacto dónde empieza y acaba para pulsar correctamente. En grosor nos encontramos con una cifra correcta y muy discreta: 9,3 milímetros de grosor. En mano no se nota mucho y teniendo en cuenta que dentro hay una batería de 3.000 mAh no es un problema.

Si nos centramos a la experiencia táctil, ZTE Axon Elite cumple con su trabajo. No despunta pero es cómodo y agradable al tacto. El problema viene cuando nos fijamos en él con los ojos y en las atrevidas decisiones de diseño que han tomado. “El color oro funciona muy bien en los móviles chinos” me decía un amigo de Hong Kong. Seguro que sí pero aquí el público espera otra cosa, o al menos más opciones.

Axon Elite

Hay que aplaudirle a ZTE que haya querido ser diferente en su propuesta. Sorprende que el resultado final sea tan poco atractivo ya que en la familia Nubia, por poner un ejemplo cercano, tienen terminales muy bonitos y bien acabados. Quizá sea el color porque en el Axon Pro con unos tonos más oscuros la idea funciona muy bien.

Pantalla: Full HD y con un panel de calidad

En la pantalla nos encontramos con un panel IPS LCD de 5,5 pulgadas. Buena elección en el componente (desconocemos el proveedor) que de nuevo demuestra que ZTE elige bien a sus socios. Es una pantalla de calidad que no despunta pero que cumple con su papel.

El cristal frontal es fino y no da muchos reflejos cuando rebota sobre él luces directas. Se ve sin dificultades gracias también al sistema de retroiluminación que da suficiente luminosidad cuando ponemos el brillo al máximo. En exteriores hemos hecho prueba en días con mucho sol y podemos ver lo que muestra sin necesidad de activar toda la luminosidad del panel. En interiores, con luz tenue, con un valor cercano al brillo mínimo es perfecto para leer y no consumir mucha batería.

Axon Elite

Echando un ojo más en profundidad a la pantalla vemos que la temperatura es algo fría y tiende a los azules cuando intentamos ver el blanco más puro posible. El contraste, observándolo con el ojo, es suficiente para ve la riqueza de las imágenes y el espacio de color es más o menos igual de amplio que en otros dispositivos parecidos.

El ángulo de visión es casi completo y solo se aprecia un poco de pérdida en posiciones que normalmente no utilizaremos para ver la pantalla. La respuesta táctil es correcta y no se aprecia lag en los toques.

Sobre la resolución, Full HD es suficiente en mi opinión. Son 400 píxeles por pulgada en este tamaño de pantalla y tras estar un par de semanas con él no he echado de menos más puntos. Tanto para ver fotos como para vídeos o leer texto 1920 x 1080 es suficiente para no apreciar los puntos y ver todo con nitidez.

Rendimiento de tope de gama con una muy buena batería

Snapdragon 810 y 3GB RAM se ha convertido en la opción más habitual en la gama alta de 2015. Me gustaría decir que además es combinación ganadora pero la realidad es que este año a Qualcomm no le ha terminado de salir bien. Rinde bien pero por debajo de lo esperado, vamos con los benchmark.

ZTE Axon Elite (Snapdragon 810) Nexus 6P (Snapdragon 810) Galaxy S6 Edge (Exynos 7) HTC One M9 (Snapdragon 810) Nexus 5X (Snapdragon 808)
Antutu 58383 61623 63422 56335 45463
Geekbench (Single/Multi) 1242 / 4568 1342 / 4778 1442 / 4469 1145 / 3758 1215 / 3461
Quadrant 21320 23643 36379 31220 19139

En los tests sintéticos el Axon Elite lucha bien con los demás. Buenas cifras en los benchmark pero al usar casi el mismo hardware que otros móviles no le sirve para despuntar y ofrecer algo diferente. Al menos podéis tener la tranquilidad de que el móvil va a ir bien porque en la experiencia del mundo real así lo demuestra.

Abre aplicaciones, pequeñas o muy exigentes, sin dificultades y los tiempos de respuesta están en la media de otros dispositivos de esta categoría. No hay sorpresas ni para bien ni para mal, es un móvil que se porta muy bien en las tareas diarias, sean cuales sean.

¿Se calienta mucho? Con procesos exigentes (juegos o aplicaciones que usan mucho el modem del procesador) no hemos notado retardos ni un aumento excesivo en la superficie del dispositivo. Qualcomm ha sabido atajar los problemas de temperatura y aunque se pierde un poco de potencia bruta por el camino no lo notaremos cuando usemos el terminal, solo en los benchmark.

Axon Elite

En el almacenamiento nos encontramos con 32GB de capacidad que se traducen en unos 26 libres para el usuario. Si no te son suficientes, siempre puedes ampliarlos con una microSD “sacrificando” una de las ranuras nanoSIM que tiene el Axon Elite.

Los 3.000 mAh de la batería están en la línea de otros dispositivos tope de gama. Cantidad suficiente para aguantar un día aunque algo escasa si queremos llegar a dos completos. Si la exprimimos bien, podemos conseguir día y medio pero en mi caso lo he cargado todas las noches al ver que iba a tener que cargarlo a media mañana para aguantar más horas.

En mi uso habitual (intercalando datos, WiFi y bastantes notificaciones push) he logrado sacarle cuatro horas de pantalla encendida. En dos semanas con él los resultados han sido positivos y no he tenido que recurrir a baterías o cargas rápidas para aguantar hasta llegar a la mesita de noche y el cargador.

Axon Elite

Si aún así se nos quedara corta, ya sabéis que depende mucho de cómo uséis el móvil, la buena noticia es que el Axon Elite viene con carga rápida por lo que podemos darle un buen empujón y cargar la mitad de batería en una media hora. 34 minutos de media para llegar al 50% en las pruebas que he realizado.

Software: muchas funciones y detalles, pocos de ellos son realmente útiles

ZTE nos trae Android Lollipop 5.0.2 de base con una capa de software parecida a la que vimos en el Blade S6. Mucha personalización con ese toque “made un China”: launcher sin cajón de aplicaciones, personalización en los menús del sistema, la posibilidad de cambiar muchos elementos del móvil a través de temas…

Por fortuna la capa de suficiente libertad para ponerlo a nuestro gusto y que el toque ZTE se note menos. Lo que sí que incomoda un poco más es la gran cantidad de bloatware y aplicaciones extras que introduce el fabricante chino. ¿Aportan algo? La mayoría de ellas no pues son sustitutos de otras apps (como la galería de fotos) o el clásico navegador web sin mucha personalidad y que probablemente enterréis para usar Chrome o Firefox.

Axon Cap 1

Al final son megas de espacio ocupado que no aportan mucho. Podemos bloquearlos, eso es cierto, e incluso borrarlos si hacemos root. Con el espacio interno al menos nos da un respiro porque sus 32GB son suficientes para instalar y poner todo lo que necesitamos sin que sus aplicaciones nos molesten.

La seguridad en el Axon Elite: lector de huellas impecable, escáner de iris algo lento

Uno de los puntos donde ZTE quiere destacar más es la seguridad orientada al usuario y a posibles robos. De hecho, por defecto no viene con la encriptación de datos activada por lo que dejan claro que lo que quieren centrarse más en opciones más visibles para los usuarios.

Por un lado tenemos un lector de huellas en la parte trasera. Es rápido y efectivo en su trabajo: reconoce nuestros dedos al instasnte y además no hace falta pulsar el botón de encendido o despertar la pantalla, con ponerlo será suficiente para desbloquearlo. Para que os hagáis una idea: es tan ágil como el del Mate 7.

Axon Cap 2

Todavía estamos lejos de tener un escáner de iris útil en el móvil. El de ZTE funciona bien pero no es más rápido que otras opciones de desbloqueo.

El otro pilar de la seguridad del Axon Elite es un escáner de iris. No tengo muy claro que esta tecnología sea útil en el móvil, aquí el fabricante chino usa la cámara frontal para reconocernos y desbloquear el dispositivo. Es curioso (no hay ningún móvil en el mercado occidental con esta tecnología) pero en la práctica no es la opción más aconsejable.

Para desbloquear el móvil con el lector de huellas, tan solo es necesario tocar en la parte trasera. Si usamos el escáner de iris tenemos que encender la pantalla, hacer un gesto con el dedo para activar esta opción y esperar a que nos identifique (este último paso es rápido). En total tres acciones que en principio no garantizan un mayor nivel de seguridad que el susodicho lector de huellas.

Axon Cap 3

** También es capaz de reconocer nuestra voz** y desbloquear el móvil así pero falla bastante. No hay duda de que los asistentes saben reconocer lo que le decimos pero por ahora parece que no siempre son tan buenos identificando si somos nosotros quien hablamos o es otra persona haciéndose pasar por nosotros. Un añadido más que no aporta mucho.

Cámara: el experimento de las dos cámaras sigue sin funcionar

La última vez que vimos dos sensores fotográficos en la parte trasera fue con el HTC One M8 y el resultado no fue del todo bueno. El Axon Elite decide seguir por ese camino y los resultados no son mucho mejores.

¿Por qué esa decisión? Por ofrecer algo diferente y sí: a la hora de hacer fotografía macro se consiguen imágenes atractivas. Una opción que es bienvenida pero que a estas alturas no es suficiente para puntuar con buena nota en nuestro apartado de Cámara. Veamos algunas muestras.

Axon Pic 5

Situación difícil para la cámara: mucha luz pero también un contraste agresivo entre las partes iluminadas y las oscuras. El rango dinámico es extenso: muchos detalles en las bajas sombras pero tiende a perder información en las zonas con más luz. Mucha atención al recorte al 100%. Gran trabajo del software de procesado al verse y diferenciar todos los números del anuncio.

Axon Pic 4

En situaciones nocturnas la cámara del Axon Elite sufre. Entra más luz, las zonas iluminadas tiene mucho color pero el resultado final da una sensación irreal que no se corresponde con la escena. Empasta mucho las textura pero no genera mucho ruido.

Axon Pic 3

Foto de interior con mucha luz ambiente en el fondo. Bien en los detalles y en la captación de color. El ligero desenfoque por detrás es correcto. Lástima que aquí el software de procesado no termine de dar la talla en algunas partes. Fijaos en la diagonal de la derecha: se aprecian dientes de sierra.

Axon Pic 2

Foto de exteriores con mucha luz. La cámara aquí hace un buen trabajado captando muchos detalles sutiles como las líneas en el suelo que señalan el paso de un vehículo o los colores de los árboles al fondo. Solo muestra un poco de flaqueza empastando los colores en las zonas más oscuras pero el resultado en general es muy bueno.

Axon Pic 1

Una prueba de cómo el Axon Elite aprovecha el doble sensor de la parte trasera para crear un bokeh. El efecto es sobresaliente, muy parecido al que conseguiríamos con una cámara reflex. Lástima que el sistema no sea perfecto y que a veces haya pequeñas aberraciones como la que podéis apreciar en el cable que sujeta el tronco de madera por la izquierda.

El uso de dos sensores debería de ayudar a mejorar el sistema de enfoque pero en la práctica sigue lejos de los móviles más rápidos del mercado. A su favor hay que decir que es preciso una vez enfocamos tanto en automático como en manual.

Como habéis podido ver en las imágenes, el rendimiento es irregular. Con buena luz ofrece resultados de calidad aunque tiende a saturar los colores más vivos para dar una sensación demasiado vibrante.

Axon Cap 4

** La aplicación de la cámara es muy acertada** eso sí: buen aprovechamiento del espacio, rápido acceso a los controles manuales… Buen trabajo de ZTE en este apartado pero quizá para generaciones posteriores debería replantearse poner un sensor de más calidad y no dos que en conjunción no ofrecen un gran rendimiento.

ZTE es atrevida pero tienen mucho que mejorar. La opinión de Xataka

ZTE es un fabricante que lleva varios años haciendo smartphones y ha demostrado tener experiencia con móviles tope de gama con la familia Nubia. El problema con Axon es que esa continuidad no termina de verse: el producto es bueno pero inconsistente en algunos apartados importantes.

Ponen muy buenas ideas sobre la mesa pero necesitan mejorar para tener una experiencia redonda. Aciertan con el procesador y el lector de huellas mientras que con la cámara ofrecen un rendimiento irregular. Hay que darle tiempo a ZTE para que sea un competidor duro en la gama alta fuera de China y de momento lo que hemos visto nos gusta, pero tienen mucho margen de mejora.

7.5

Diseño:6.5
Pantalla:8
Rendimiento:8.2
Autonomía:8.5
Software:7
Cámara:7

A favor

  • Un tope de gama por menos de 400 euros.
  • Buena batería, con el aliciente de la carga rápida.
  • Lector de huellas rápido y fiable.

En contra

  • Rendimiento fotográfico irregular.
  • Demasiado bloatware.
  • Malas decisiones de diseño.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos