Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Así se estudian las carreras de ciencias en Oriente y Occidente

Así se estudian las carreras de ciencias en Oriente y Occidente
2 Comentarios
Publicidad

Oriente y Occidente, liderados por China y Estados Unidos, compiten por el dominio geopolítico del planeta. Una de las principales áreas de desafío es el ámbito tecnológico. Por esta razón, la formación específica ofrecida en los dos bloques de esta nueva Guerra Fría se ha convertido en un aspecto estratégico fundamental.

Desde el cambio de siglo, China ha experimentado una revolución en la educación de tercer nivel. Ha superado a Estados Unidos y Europa en cifras de graduados y, a partir de 2016, construye el equivalente a casi una universidad por semana. Algunas estimaciones consideran que el número de graduados chinos de entre 25 y 34 años aumentará en un 300 por ciento hasta 2030, en comparación con solo el 30 por ciento de Estados Unidos y Europa.

Según el Foro Económico Mundial, en las asignaturas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) China ‘produjo’ 4,7 millones de graduados en 2016. India, 2,6 millones y los EE.UU. solo 568.000. Rusia, Japón, Corea del Sur e Irán ocupan las otras posiciones de este ranking muy asiático. La República Popular ha superado a la UE y los EE.UU. también en número de trabajos académicos publicados sobre tecnologías de vanguardia, como la inteligencia artificial.

estudiantes

Enlace entre universidad y empresa

A pesar del rápido aumento del número de graduados, las compañías chinas se han ido quejando en los últimos años de la real preparación al mundo laboral de los nuevos trabajadores. El principal déficit se encuentra en las llamadas soft skills, tales como habilidades comunicativas, analíticas y gerenciales. McKinsey apunta a que hay una escasez de graduados chinos con estos activos.

Las universidades del país del dragón acostumbran a enfocar sus programas en las ‘hard skills’, sobre todo en las especializaciones técnicas y cuantitativas. Otras habilidades, como el problem solving (resolución de problemas), la empatía, la flexibilidad y la creatividad no son parte integrante del proceso formativo. Muchos jóvenes asiáticos todavía deciden estudiar en los Estados Unidos precisamente para mejorar estos aspectos, así como para aprovechar las posibles colaboraciones y prácticas con empresas y startups de Silicon Valley.

En Europa se paga la falta de campeones tecnológicos del tamaño de las empresas asiáticas y estadounidenses

La relación entre universidad y el mundo del trabajo es uno de los puntos fuertes del modelo estadounidense. En los últimos años, sin embargo, también China y Corea, a través de compañías como Huawei o Samsung, han comenzado a desarrollar esta valiosa ósmosis. En Europa, en cambio, además de un modelo formativo que en muchos casos sigue siendo demasiado teórico, se paga la falta de campeones tecnológicos del tamaño de las empresas asiáticas y estadounidenses.

A nivel pedagógico existen algunas felices excepciones, como explica Álvaro San Juan Cervera, profesor en el Grado de Ingeniería del Software y Doble Grado de Ingeniería del Software y Matemáticas del Centro Universitario U-tad. “En U-tad, además de los convenios accesibles a estudiantes de cualquier universidad, tenemos una oferta de prácticas propia con empresas muy ligadas a los estudios concretos que impartimos”, asegura.

“Además ─matiza el docente─ disponemos de asignaturas para despertar el espíritu emprendedor en nuestros alumnos, para que aprendan cómo llevar a cabo un proyecto propio. Los profesores estamos ahí para ayudar a nuestros estudiantes a iniciarse en el mundo laboral, y en muchos casos mantenemos el contacto después del paso del estudiante por nuestras asignaturas”.

Corea Occidente

Enfoque práctico y personalización en la enseñanza

Kyungmee Park y Frederick Leung Koon, autores del estudio 'A Comparative Study Of The Mathe-matics Textbooks Of China, England, Japan, Korea, And The United States, in Mathematics Education in Different Cultural Traditions’, escriben que “en los países asiáticos las clases suelen ser muy numerosas. En los países occidentales, en cambio, las clases son más pequeñas, las actividades grupales son más frecuentes y se suele apostar por individualizar la enseñanza lo máximo posible".

Una tendencia compartida por el profesor San Juan: “Hay que conseguir llegar de verdad al alumno, lograr captar su interés y que derribe las barreras de su cerebro. Cada persona es diferente, por ello en U-tad la enseñanza se imparte en grupos reducidos, con la finalidad de personalizar la enseñanza para adaptarla a cada estudiante y potenciar las aptitudes de cada uno”.

Park y Leung Koon revelan que los manuales asiáticos siguen un enfoque deductivo según el cual los conceptos generales se presentan antes de los casos específicos. Por ejemplo, un texto chino básico presenta una demostración rigurosa de la geometría euclidiana antes e independientemente de cualquier referencia a la vida cotidiana. En cambio, en el método inductivo de los manuales estadounidenses e ingleses, normalmente se ofrecen actividades en un contexto realista para que los estudiantes puedan comprender el significado de los conceptos matemáticos abstractos.

Este enfoque práctico y personalizado adoptado por el Centro Universitario U-tad mejora el aprendizaje de los alumnos, tal y como explica el profesor San Juan: “Yo defiendo el aprendizaje basado en la práctica, que fomente el interés del alumno por la investigación y el aprendizaje autónomo. Intento que los alumnos vean la utilidad real de lo que les explico. Con el aprendizaje experiencial, intento alternar entre teoría y práctica en mis clases para que asocien rápidamente los conceptos teóricos con la aplicación práctica”.

corea

La experiencia en Corea del Sur

Lo cierto es que los países del Pacífico asiático en los últimos diez años han mejorado mucho sus estándares y calidad de educación acercándose al modelo occidental. Las universidades orientales, especialmente las chinas, surcoreanas, indias y japonesas, ya son instituciones respetadas a nivel internacional. Los campus son muy similares a los estadounidenses: pequeños pueblos universitarios equipados con todo lo necesario para la vida cotidiana.

Jose Miguel Acitores Cortina es un alumno del Grado de Ingeniería de Software de U-tad que tuvo la oportunidad de estudiar en una de las más prestigiosas universidades de Corea del Sur, la Universidad Soongsil, en Seúl. “En las asignaturas que cursé, primaban los trabajos y ejercicios prácticos, te empujan a hacer cosas todo el rato, probar y aprender de esta manera, un método al que ya estábamos habituados en U-tad. Por otro lado, en Corea, se fomentan mucho las presentaciones en público”, asegura Acitores.

En el país asíatico, la nota final no se basa únicamente en el examen, sino en la capacidad de participar activamente en los muchos proyectos de equipo. En esto resulta evidente la influencia del modelo estadounidense en comparación con el enfoque chino clásico, que, no obstante, también ha cambiado mucho en los últimos diez años.

Como confirma Acitores, “En Corea, hay un ambiente ambicioso, pero no llega a ser competitivo. La gente hace lo posible por ayudarse y el trabajo de equipo se fomenta en todas las clases que he experimentado”.

Learning by doing

Para motivar a los estudiantes, las clases deben ser interesantes y estimulantes. Algunas tendencias pedagógicas de los Estados Unidos se han adoptado con éxito también en Europa, pese a que todavía no sean patrimonio del sistema educativo en su conjunto. En particular, el enfoque práctico, la gamificación y el aula invertida se combinan perfectamente con las necesidades de asignaturas científicas, como la de Ingeniería del Software.

En estos campos de estudio, el enfoque práctico es fundamental. De hecho, sin experiencia concreta, los métodos y conceptos son difíciles de aplicar en el desarrollo de software a escala industrial. Apostar por el ‘Learning by Doing’ es probablemente la mejor solución. Aún mejor si se consigue introducir un elemento de diversión.

En U-tad, explica el profesor San Juan, “una de nuestras fortalezas es la calidad y cantidad de actividades prácticas. Es fundamental que los alumnos tengan acceso a las tecnologías que estudian y es importante que estas tecnologías sean las mejores del mercado”.

Corea2 Occidente

Gamificación y aula invertida

En cuanto a la importancia del elemento lúdico, San Juan comenta que “en U-tad, además de las actividades prácticas de cada asignatura, organizamos competiciones para que los alumnos desarrollen proyectos en equipo y luchen por el primer puesto. Tenemos equipos que han participado en competiciones como los PlayStation Awards, obteniendo varios premios”.

La metodología del aula invertida lleva tiempo siendo utilizada por las más prestigiosas universidades del mundo

El aula invertida lleva tiempo siendo utilizada por las más prestigiosas universidades del mundo. Los estudiantes tienen más control sobre el aprendizaje y pueden manejar una mayor cantidad de información. Además, el aprendizaje se centra en el alumno y en la colaboración, ya que el conocimiento se construye en grupo y cada alumno debe esforzarse por encontrar información útil para toda la comunidad. Esto genera confianza y crea una red de conocimiento dentro de la clase.

Según Álvaro San Juan “el éxito consiste en el equilibrio entre diferentes metodologías y en saber adaptarlas a las necesidades de cada grupo. No tiene sentido que los alumnos memoricen los conceptos de cara a un examen final, prefiero que entiendan y apliquen los principios que hay detrás y puedan asociar cada concepto a una experiencia práctica”.

Finalmente, explica el docente, “la labor del profesor debería ser la de guía, una persona que le muestra los posibles caminos al alumno, pero quien tiene que andar ese camino es, en última instancia, el alumno”. Aquí y en la China Popular.

Imágenes | Wikimedia Commons, Flickr/icannphotos

Publicidad

También te puede gustar

Inicio