Sigue a Xataka

iRobot Scooba 390

iRobot se ha traído a esta IFA su nuevo modelo de robot friegasuelos, la Scooba 390, que viene a sumarse a la pequeña 230 que ya conocíamos. Hemos aprovechado nuestro paso por el stand de la compañía para conocer un poco más a fondo estos dispositivos.

La Scooba 230 debe su pequeño tamaño a que está pensada para poder colarse en rincones muy estrechos como detrás del lavabo o el inodoro. Además, su área máxima es de 13.9 metros cudrados, por lo que no llegará mucho más lejos de un baño o una cocina.

Esta pequeña friegasuelos funciona en tres etapas, primero inyecta agua en los cepillos, después mueve estos para fregar el suelo, y por último aspira el agua sucia a un depósito distinto.

La hermana mayor

Estos tres pasos no significan que el dispositivo haga tres pasadas, sino que tienen lugar en la base de la propia aspiradora a medida que esta avanza y se ven mucho más claramente en la Scooba 390. Este nuevo modelo de iRobot añade un paso previo más, que es aspirar pequeñas pelusas y polvo.

La capacidad de aspiración, sin embargo, es mucho menor que la de cualquier Roomba. Las pelusas cazadas van a parar al mismo depósito del agua sucia.

Ver galería completa » iRobot Scooba 230 y 390 (7 fotos)

La Scooba 390 amplía su área de limpieza hasta 41.8 metros cuadrados. Ambas aspiradoras utilizan sólo agua. Si queremos añadirle algún elemento jabonoso al agua, iRobot recomienda vinagre o algún limpiador neutro que no haga espuma. ‘Robots Don’t like foam’ (A los robots no les gusta la espuma) nos dijo muy serio el responsable de iRobot. No vamos a ser nosotros los que desencadenemos el robocalipsis enfadando a una Scooba. La compañía vende un jabón neutro específico para el que quiera un producto desarrollado expresamente para estos robots.

Ambos dispositivos están pensados para un manejo muy sencillo. Basta cargarlos de agua, pulsar un botón y dejarlos hacer. Después se agitan un poco y se vierte el agua sucia en el inodoro.

Los Scooba no son programables por la sencilla razón de que alguien tiene que llenar nuevamente el depósito cada vez que se utilizan. La carga, eso sí, sigue siendo automática. El Scooba 230 cuesta 349 euros. El Scooba 390 cuesta 539 euros. Ambos están ya a la venta

Más información | iRobot España

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios