Compartir
Publicidad

Con este robot no necesitaremos ir al espacio, ya que su operación la haremos desde la Tierra y en tiempo real

Con este robot no necesitaremos ir al espacio, ya que su operación la haremos desde la Tierra y en tiempo real
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tal vez pueda sonar sencillo, pero programar un robot para que funcione en el espacio sin la intervención de un ser humano es algo muy complicado, por ello hemos visto como la NASA sigue buscando la manera de mandar robots al espacio sin que estos se vuelvan inservibles a los pocos días. Pero ahora gracias un proyecto ruso-alemán esto podría ser una realidad a medio plazo.

El proyecto nace de la DFKI, que es una especie de DARPA alemán que se centra en la fabricación y desarrollo de robótica, quienes han desarrollado un robot bautizado como AILA, el cual está diseñado para tareas en el espacio, donde la parte interesante es que se controla por medio de un ser humano conectado a un exoesqueleto, todo esto desde la Tierra.

AILA y CAPIO, la pareja espacial-robótica perfecta

El exoesqueleto ha sido bautizado como CAPIO, y se trata de un sistema robótico de ocho contactos que permite controlar a AILA de forma remota y en tiempo real. Este exoesqueleto además está equipado con respuesta háptica, lo que permitirá tener retroalimentación de cuando el robot está tocado algo o ejerciendo fuerza sobre algún objeto.

En las primeras pruebas han logrado controlar al robot AILA ubicado en Alemania, mientras que uno de los científicos usaba el exoesqueleto CAPIO en Rusia, donde los resultados fueron satisfactorios ya que la tasa de respuesta fue de menos de un segundo, con lo que será posible reaccionar a distancia ante eventuales emergencias.

Capio Exo 01

En el proyecto también interviene desarrollo de inteligencia artificial y machine learning, todo aplicado a la robótica avanzada donde el objetivo es tener una potente herramienta para tareas en el espacio, lo que reduciría los costes de enviar astronautas a tareas de alto riesgo.

Las aplicaciones de AILA y CAPIO no están limitadas al espacio, ya que su trabajo puede servir para miles de tareas en la Tierra, incluso sus creadores consideran que sería una herramienta ideal para la rehabilitación de pacientes con alguna lesión cerebrovascular, ya que el robot podría funcionar como una especie de avatar para tareas diarias.

Sin embargo, aún hay mucho camino por recorrer, ya que hasta este momento el exoesqueleto es demasiado pesado, además de que tiene que perfeccionar las habilidades motoras y la precisión de los movimientos, para que así se convierta en una herramienta fiable de cara a la próxima década.

Más información | DFKI

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos