Sigue a Xataka

Órgano 3D

Maki Sugimoto es cirujano en el Hospital Universitario de Kobe. Recientemente, él y su equipo afrontaron un caso particularmente delicado en el que debían adaptar el hígado de un donante adulto para ser trasplantado en un paciente menor de edad.

El problema principal era que había que cortar el órgano para adaptarlo a la cavidad de menor tamaño del paciente sin seccionar vasos sanguíneos importantes. Para guiarse, Sugimoto ideó un procedimiento poco común: imprimir una réplica tridimensional del hígado utilizando una impresora 3D.

Las nuevas tecnologías de diagnóstico como la tomografía 3D ofrecen modelos tridimensionales muy fiables sobre el interior de nuestro cuerpo. Sugimoto partió de esa base para reproducir los vasos sanguíneos del órgano en un tipo de resina, y el resto del tejido en un compuesto blando y translúcido.

El resultado era una reproducción fiel, aunque de apariencia fantasmal, del órgano en la que el médico puede planificar en detalle los cortes a realizar sin temor a equivocarse. La operación se realizó con éxito.

Órgano 3D

Una tecnología en auge

La impresión 3D es una tecnología que está empezando a ser popular entre los médicos. Hasta ahora la mayor parte de modelos eran plantillas de huesos para cirugías maxilofaciales o reconstrucciones óseas, pero la iniciativa de Sugimoto va más allá al permitir a los cirujanos trabajar con modelos reales para afrontar con más garantías operaciones delicadas.

Las impresoras capaces de realizar copias de órganos son aún muy caras para hospitales y centros médicos pequeños. Además se requieren conocimientos técnicos para manejar la impresora. Por ello en Japón están comenzando a proliferar empresas externas que realizan este trabajo a petición de los médicos con los modelos tridimensionales que ellos les envíen.

El doctor Sugimoto apunta a que el futuro pasará por imprimir directamente órganos funcionales a partir de células madre del propio paciente, pero mientras ese futuro llega, la impresión de modelos en resina es de gran ayuda en medicina.

Vía | The Wall Street Journal

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios