Sigue a

Google Server

A simple vista, esto nos puede parecer el interior de un ordenador normal y corriente, y si pensamos así tampoco iríamos muy desencaminados. Y es que se trata de un ordenador casi normal. Lo que lo aparta de la normalidad es que es uno de los servidores de Google.

Durante mucho tiempo se ha sabido que Google no utiliza máquinas especiales como servidores, sino ordenadores montados a medida con componentes como los que podemos encontrar en las tiendas. Gracias a eso, han conseguido reducir los costes tanto de adquisición como de mantenimiento, pues que los recambios son baratos.

Cada uno de estos servidores, que ocupa un par de unidades en un rack, utiliza placas base de Gigabyte, un par de procesadores x86, indistintamente de Intel y AMD, dos discos duros y ocho ranuras de memoria. Pero donde más se apartan de lo habitual es al incorporar una batería de 12 voltios.

Al contrario que la mayoría de centros de datos, que utilizan SAIs grandes y que ofrecen energía a todos los servidores, Google ha optado por incorporar una batería a cada ordenador, en aras de conseguir una mayor eficiencia energética. Según ellos, un SAI consigue entre un 92 y un 95% de eficiencia, mientras su solución obtiene un 99.9% de eficiencia. De este modo reducen los costes de energía y los problemas con las máquinas, ya que estas emiten menos calor.

Estos servidores se almacenan en containers de transporte, en los que caben 1160 servidores, y en cada centro de datos hay muchos containers de este tipo, por lo que podemos hacernos una idea de la gran cantidad de servidores que tiene en marcha el gigante de las búsquedas.

Aunque para la mayoría de nosotros este tipo de instalaciones, tanto por número como por capacidad, casi se nos escapan de la mente, siempre resulta curioso ver que dirección han tomado los grandes para solucionar sus problemas, en este caso el de la escalabilidad.

Vía | CNET.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

35 comentarios